Juan de Herrera

    El Palacio Real de Aranjuez fue la primera construcción destacada del arquitecto Juan de Herrera

    Juan de Herrera (h. 1530-1597), arquitecto español, principal diseñador del palacio de El Escorial, cuya estructura expresa los ideales del imperio español durante el siglo XVI. Herrera creó un estilo conocido como estilo herreriano, con el que se construirían múltiples palacios e iglesias en el territorio español durante el reinado de Felipe II.

    Juan de Herrera nació en Mobellán (España) hacia 1530. Hombre inquieto y culto, viajó por toda Europa como soldado de la corona española, ocupación que conjugó con el desarrollo de su arte y el estudio de diversas disciplinas humanistas, como las matemáticas, la filosofía y el dibujo.

    La primera obra con la que alcanzó cierta notoriedad no estuvo relacionada con la arquitectura, y consistió en la ilustración del Libro del saber de astronomía firmado por el rey español Alfonso X el Sabio.

    Poco después empezó a desarrollar su saber arquitectónico, proyectando la que sería la realización de su mejor obra: el palacio de El Escorial. Esta obra debe gran parte de su aspecto a los estudios que Juan de Herrera hizo de la obra de los autores clásicos, muy especialmente de la lectura de los Diálogos de Platón.

    Vista aérea del monasterio de El Escorial, obra cumbre de Juan de Herrera.

    Herrera comprendía la arquitectura, tal y como expresó Alberti en Italia, como el desarrollo de un concepto a partir de unas proporciones ideales y unas magnitudes lógicas, que se expresaban a través de las matemáticas. No en vano, el propio Juan de Herrera se encargó de desarrollar una obra teórica, en la que trató temas como la geometría.

    El Escorial es además una muestra de que el Renacimiento español no fue un fenómeno aislado, ajeno a lo que sucedía en Italia, ya que el edificio está inspirado en gran medida en los edificios de Bramante.

    El monasterio de El Escorial, de planta cuadrada, se caracteriza por la sobriedad y por la perfección de las proporciones. Tiene cuatro grandes pilares que soportan una bóveda. El exterior del edificio recuerda al estilo románico, aunque el interior es mucho más rico en decoración y en detalles que aquél. Dentro del monasterio destacan un pabellón, una gran cúpula y lo que se conoce como "El templete de los Evangelistas", inspirado en la obra de los arquitectos renacentistas italianos y que prefigura muchos de los aspectos del barroco arquitectónico español.

    El Escorial es la obra más importante del Renacimiento de España, y es un antecedente de la evolución de la arquitectura no sólo en España, sino también en gran parte de Europa.

    La obra de Juan de Herrera va sin embargo más allá de la proyección y realización del monasterio de El Escorial. El artista español también diseñó otros edificios célebres, entre los que destacan la Catedral de Valladolid, que anuncia mucho de los elementos del barroco.

    Juan de Herrera, además de ser un gran arquitecto de edificios religiosos también fue un genial constructor de espacios públicos, como la mayor parte de los arquitectos renacentistas italianos. Así, no sólo proyectó iglesias y monasterios, sino también la forma de algunos edificios públicos, como el ayuntamiento de Toledo, en el que conjuga el clasicismo español con la arquitectura jónica y dórica griega, y la lonja de Sevilla, que terminó Juan de Mijares.

    Juan de Herrera murió en Madrid el 15 de enero de 1593.