Horacio

    Horacio según una representación moderna de A. von Werner

    Quinto Horacio Flavio (65-8 a.C.), reconocido como uno de los grandes poetas latinos, destacó sobre todo en el terreno de la poesía lírica y la satírica.

    Horacio nació en Venusia, actual Venosa, Italia, el 8 de diciembre del año 65 a.C. Estudió en Roma y en Atenas.

    Fue tribuno militar en el ejército de Casio y Bruto en la batalla de Filipos (42 a.C.), en la guerra civil desatada tras el asesinato de Julio César. Aunque triunfó su gran rival, Marco Antonio, Horacio volvió a Roma gracias a una amnistía, ganándose al poco tiempo la confianza de Cayo Mecenas, quien se convirtió en su protector.

    En sus últimos años se adhirió al pensamiento estoico, "oficial" en la época de Octavio Augusto, y alabó en sus obras la paz impuesta por el príncipe. Falleció en Roma el 27 de noviembre del año 8 a.C.

    En cuanto a su obra, sus Sermones (Sátiras, 35 a.C.), constan de dos libros que contienen algunos de los mejores escritos de la literatura latina. En ellos Horacio retrató la Roma de su tiempo a través de todos los estamentos sociales.

    Hacia el año 30 a.C. redactó sus Épodos, unos diecisiete poemas en los que, con un estilo mordaz inspirado en los trabajos del griego Arquíloco, expresó su sentir ante los abusos surgidos durante las continuas guerras civiles que habían azotado al mundo romano.

    En el año 23 a.C. dio a conocer sus tres libros de Odas que contienen unas ochenta y ocho composiciones, donde los imitados fueron Alceo y Safo. Las Odas no conocieron un gran éxito pero agradaron a Octavio Augusto.

    Como resultado de ello, el emperador le encargaría la creación de un himno para ser entonado en los ludisaeculares(Juegos Seculares, celebrados cada cien años) del año 17 a.C. El resultado fue el Carmen saeculare (Canto secular), que encomiaba la labor del príncipe.

    Durante sus últimos años, Horacio agregó a sus Odas un cuarto libro en el que también elogió la figura y los logros de Augusto.