San Isidoro de Sevilla

San Isidoro de Sevilla (h. 560-636), teólogo, obispo y enciclopedista español, uno de los últimos padres latinos de la Iglesia Católica, proclamado Santo y Doctor Universal. Su obra Etimologiae (Etimologías), enciclopedia sobre lo humano y lo divino, es una de las más importantes en el campo de la glosografía (compilación de glosarios), y durante muchos siglos constituyó una de las obras de consulta más relevantes.

Isidoro de Sevilla (en latín, Isidorus Hispalensis) nació en Cartagena o Sevilla(no se conoce a ciencia cierta su ciudad de nacimiento) hacia el año 560 en el seno de una familia de orígenes hispanorromanos por parte de su padre, Severiano, y godos por parte de su madre. Es probable que cuando los bizantinos invadieron Cartagena, los padres de Isidoro se trasladaran a Sevilla, donde murieron poco tiempo después. Fue Leandro, el hermano mayor, el que tuvo que encargarse de la educación de sus tres hermanos menores, entre ellos Isidoro, a quien transmitió su pasión por los clásicos y por la religión.

En el año 578, Leandro fue nombrado obispo de Sevilla, cargo que ocuparía posteriormente Isidoro. Durante los años en que Leandro estuvo al frente del obispado hispalense fundó diversos monasterios, en uno de los cuales se educó Isidoro, centrándose en el estudio de la historia, la literatura y la lengua clásica grecolatina. Poco después tomó los hábitos.

Trayectoria eclesiástica

Isidoro y Leandro tuvieron que huir de Sevilla al comenzar las luchas entre católicos y arrianos por ser defensores del catolicismo. Una vez finalizadas, Isidoro pasó a ocupar el cargo de abad del monasterio más importante fundado por Leandro. En esta etapa, trató de inculcar diversas reglas entre los monjes, como la obediencia, el esfuerzo intelectual y la capacidad de trabajo.

Promulgando con el ejemplo, Isidoro escribió diversos libros y tratados de temática tanto religiosa como histórica o filosófica. Cabe destacar su tratado Etimologiae formado por veinte libros acerca de todas las ramas de conocimiento de la época: aritmética, geografía, geometría, gramática, retórica, dialéctica, astronomía, medicina, música, derecho, teología, anatomía, zoología, arquitectura, etc.

Obispado

Con la muerte de su hermano, en el año 600, Isidoro pasó a ocupar el cargo de obispo de Sevilla, continuando con la labor religiosa y cultural iniciada por Leandro. En este sentido, creó escuelas episcopales para la formación de los aspirantes a sacerdotes y trató de inculcar entre el clero un conocimiento más extenso.

Además de su labor como defensor de la cultura entre los miembros de la Iglesia, no olvidó su labor pastoral y acudió a diversos púlpitos de todas las diócesis, donde mostró su elocuencia como orador.

En 619 y en 625 convocó sendos concilios con el fin de inculcar su idea de hacer de los clérigos hombres más sabios. En 633 convocó un tercer Concilio en Toledo, el más importante, en el que se decretó la unión entre la Iglesia y el Estado, la tolerancia hacia el pueblo judío y la creación de unas leyes y una estructura jerárquica para la persistencia de la Iglesia. Además de los concilios, Isidoro continuó desarrollando con éxito la labor iniciada por su hermano de convertir al cristianismo a los nobles visigodos pertenecientes al arrianismo.

San Isidoro trabajó de manera incansable durante toda su vida escribiendo diversos textos, entre los que destacan De ordine creaturum y De natura rerum, de temática teológica o Historia de regibus gotorum, mandalorum et suevorum, de carácter histórico.

Su muerte tuvo lugar en Sevilla el 4 de abril del año 636. En el año 1598 fue canonizado por el papa Clemente VIII y en 1722, el papa Inocencio XIII le declaró formalmente Doctor de la Iglesia.