Néstor Kirchner

    Néstor Kirchner

    Néstor Kirchner (1950-2010), abogado y político argentino, presidente de la República Argentina (2003-2007), durante su mandato tuvo que hacer frente a la grave crisis económica y social provocada por la deuda externa, el déficit fiscal y la fuga de depósitos de los bancos.

    Néstor Carlos Kirchner Ostoic nació en Río Gallegos, Santa Cruz (Argentina), el 25 de febrero de 1950. Estudió Derecho en la Universidad Nacional de la Plata, al tiempo que militaba en las filas del Movimiento Justicialista integrado en la Juventud Peronista. Presidió la Caja de Previsión Social desde finales de 1983 hasta julio de 1984, y entre 1987 y 1991 fue alcalde de Río Gallegos. Posteriormente, gracias al apoyo popular, se le nombró gobernador de Santa Cruz en 1991, cargo que ocuparía hasta el año 2003.

    Poco antes de finalizar su labor al frente del gobierno de Santa Cruz, Kirchner reveló públicamente sus intenciones de presentarse a las elecciones internas del Partido Justicialista, las cuales debían dilucidar quién sería el candidato peronista para las elecciones presidenciales de la primavera del 2003. Sin embargo, por primera vez en la historia de la democracia argentina, el Partido Justicialista acudió a las urnas presentando tres candidaturas distintas: la de Néstor Kirchner, la Adolfo Rodríguez Saá, y la de Carlos Menem.

    Los resultados de la primera vuelta, que se celebró en abril de 2003, refrendaron los pronósticos que situaban las candidaturas de Carlos Menem y Néstor Kirchner como las dos favoritas para disputar la jefatura del Estado en una segunda vuelta. Ante la inevitable y amplia derrota que le vaticinaban todos los pronósticos, Menem optó por abandonar la contienda cuando faltaban cuatro días para la celebración de la segunda ronda, lo cual permitió a Néstor Kirchner tomar posesión como presidente de la Republica Argentina el 25 de mayo de ese mismo año.

    Al frente del Gobierno, Kirchner tomó medidas destinadas a contentar a buena parte de la opinión pública, como la reforma de las cúpulas militares y judiciales y la revocación de las leyes de impunidad, Obediencia Debida y Punto Final, aprobadas en 1986 y 1987 bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, y que hasta entonces habían evitado el procesamiento de los militares acusados por delitos de secuestros, asesinatos y desapariciones cometidos durante la dictadura en Argentina (1976-1983). Asimismo, Kirchner tuvo que afrontar una grave crisis económica y social, que atajó mediante la participación del Estado en la economía, lo que suponía el abandono del liberalismo y la creación de organismos públicos encargados de velar por la recuperación del sistema financiero argentino reduciendo la elevada evasión fiscal.

    En septiembre de 2003 el presidente logró alcanzar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un acuerdo que permitía a Argentina refinanciar a tres años la deuda de casi 10.000 millones de dólares y que le concedía una moratoria de tres años en el pago de la misma. Apenas dos años después, a principios de 2006, Argentina cancelaría definitivamente el montante total de su deuda con el FMI.

    Al finalizar su mandato presidencial, Néstor Kirchner fue sucedido en la presidencia de la república por su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, que ocuparía el cargo hasta 2015. En las elecciones legislativas de 2009, Néstor Kirchner logró un escaño en la Cámara de Diputados y su prestigio internacional le valió, en diciembre de ese mismo año, su nombramiento como secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). No obstante, su salud se deterioró rápidamente y hubo de ser intervenido quirúrgicamente por problemas cardiocirculatorios. El 27 de octubre de 2010 falleció en la localidad de El Calafate, en la provincia argentina de Santa Cruz, a consecuencia de un paro cardiaco.