Leonardo da Vinci

“La Virgen, el Niño y Santa Ana”, obra del polifacético artista Leonardo da Vinci (Museo del Louvre, París)

Autorretrato, dibujo de Leonardo da Vinci.

Leonardo da Vinci (1452-1519), pintor, escritor, arquitecto, escultor, ingeniero, científico e inventor italiano. Polifacético y genial, se le considera uno de los artistas más completos del Renacimiento italiano, donde destaca especialmente su pintura, y un adelantado a su tiempo en lo que a innovación científica y tecnológica se refiere.

Entre sus obras pictóricas más famosas están La Virgen de las rocas, el retrato de la Gioconda o el fresco de La Última Cena. Célebres son también los innumerables manuscritos y códices que se han conservado con bocetos y escritos sobre estudios de anatomía, botánica, ingeniería, aeronáutica, etc., entre los que destaca el famoso dibujo del Hombre de Vitrubio.

Juventud y formación: Leonardo en Florencia

Leonardo nació el 15 de abril de 1452 en Vinci, un pueblo de la Toscana cercano a Florencia, adonde se trasladaría en 1460. Su padre, notario, no pondría impedimento para la excelente educación humanista que recibió los primeros años de su vida, aprovechando, además, las oportunidades, recursos y esferas intelectuales que la ciudad a la que se acababa de mudar ofrecía.

Cuando en 1466 entró de aprendiz en el taller del pintor y escultor Andrea Verrocchio, Leonardo ya destacaba por su carácter inquieto y curioso; sabía música y era buen conversador. Con su maestro, Leonardo aprendió la técnica para pintar sobre retablos, así como a esculpir en mármol y bronce. Las primeras muestras de su talento pudieron verse cuando ayudó a Verrocchio en el Bautismo de Cristo (hacia 1470). Suyos son el ángel en posición arrodillada en la parte izquierda de la pintura y la realización del paisaje nublado del fondo.

La virgen del clavel, una de las primeras obras de Da Vinci.

En 1472 ya era miembro del gremio de pintores de Florencia o Compagnia di San Luca, y en 1478 recibió su primer encargo: un retablo para el Palazzo Vecchio de Florencia que no llegó a ejecutar. A éste le fueron sucediendo otros en forma de pinturas y dibujos, que se pueden enmarcar dentro de su etapa juvenil: La Adoración de los magos, que quedó inconclusa; la Madonna Benois (hacia 1478); el Ritratto di Ginebra de Benci (hacia 1474); la Virgen del clavel y el San Jerónimo (hacia 1480), que también quedó inacabado. Sobre todas ellas se percibe cómo va depurando un estilo cada vez más personal y único, sin que por ello dejen de apreciarse claras influencias de su primer maestro, Verrocchio, y otros pintores como Pollaiolo (también escultor y orfebre) o Boticelli, este último pocos años mayor que Leonardo.

Primera etapa en Milán: 1482-1499

Llamado por Ludovico Sforza en 1482 tras haber recibido éste un carta en la que se ofrecía, además de como artista, como arquitecto, inventor, broncista, ingeniero (militar y civil), etc., Leonardo llegó a Milán. Lo más característico de este primer periodo milanés fue precisamente el desarrollo que dio a su talento científico y a su afán por plasmar sus estudios y experiencias en campos menos artísticos. Innumerables manuscritos constituyen el legado de estos años, sobre los que Leonardo combinaría el dibujo (principal herramienta de comunicación y estudio y de la que Leonardo es precursor e innovador en su utilización para tales fines) y la escritura, elaborando auténticos conglomerados del saber. Los contenidos iban desde tratados de geofísica, botánica o hidrología, a los referentes a anatomía, arquitectura o mecánica. De esta época es el celebérrimo dibujo del Hombre de Vitrubio (1485-1490), que supone una escrupulosa búsqueda de las proporciones humanas perfectas.

La última cena, una de las obras cumbre de Da Vinci.

Respecto a su faceta artística, fue en este periodo cuando Leonardo plasmó y mostró de forma evidente su lenguaje, sobre todo en lo que a pintura se refiere. Además de perfeccionar las formas aplicando los diversos conocimientos científicos que iba adquiriendo mediante sus investigaciones (sobre todo en el campo de la anatomía y el estudio de la naturaleza), Leonardo creó el sfumato. Esta técnica consistía en dar un aspecto vaporoso e impreciso en las líneas de la pintura combinando distintas capas de color, con la intención de buscar el volumen y la distancia en el espacio. De ella hizo gala en las que se pueden considerar sus obras más importantes de este periodo: la Virgen con Santa Ana y El Niño o Virgen de las rocas (1483-1485), y la que posiblemente es su obra maestra, La última cena (1495-1497). Ésta, realizada para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, se encuentra estropeada a causa de la técnica experimental que empleó, consistente en utilizar pintura al óleo directamente sobre yeso seco, sin preparación previa, lo que provocaría el rápido deterioro del fresco. Otras pinturas destacables fueron la Dama del armiño y el Retrato de Músico.

Entre otras obras y encargos que no se han conservado destaca su más grande empresa hasta el momento, el monumento ecuestre en bronce a gran tamaño de Francesco Sforza, que debía ocupar el patio del castillo de la familia. La escultura no se terminó y quedó finalmente destruida cuando los franceses entraron en Milán en 1499, lo que provocó la caída de la poderosa familia milanesa.

Breve regreso a Florencia: 1503-1506

Tras perder el poder sus principales mecenas, Leonardo se vio obligado a viajar hasta establecerse de nuevo en Florencia en 1503. Antes, estuvo en Mantua y Venecia, para, en 1502, ponerse al servicio de César Borgia, Duque de Romagna. Para él realizaría labores de ingeniero y arquitecto militar, destacando la supervisión de las fortalezas de los diversos territorios papales, que recorrería durante casi un año, que ocupaban, sobre todo, el centro de la península italiana. De los trabajos de esta etapa se conservan diseños y estudios de gran valor.

Ya en Florencia recibió el encargo de decorar el gran salón del Palazzo della Segnoria. Leonardo ideó un fresco con el tema de la Batalla de Anghiari, para conmemorar la victoria militar de Florencia contra Pisa. De la obra realizó diversos bocetos y dibujos preparatorios, así como un cartón en 1505 (destruido más tarde pero conocido gracias a las copias que elaboraría Rubens), pero nunca se llegó a realizar la pintura sobre el muro.

No obstante, la obra cumbre de este periodo, la pintura que puede considerarse como la más famosa del Renacimiento, es el universalmente conocido retrato de La Gioconda (1503-1506). Único retrato conservado de los varios que Leonardo hizo en esta época, el de la también llamada Mona Lisa, representa, posiblemente (aunque se barajan otras teorías) a la esposa del aristócrata Francesco del Giocondo. Famoso por la evocadora sonrisa de la modelo, el cuadro parecía tener un especial valor para su autor, tanto por la delicadeza y cuidado que se percibe en su manufactura como por el hecho de que Leonardo parecía llevarlo siempre consigo durante sus largos desplazamientos.

Entre Florencia y Milán: 1506-513

En 1506 Leonardo regresó a Milán para ponerse al servicio del gobernador francés Charles d'Amboise. Poco después, Luis XII de Francia, fascinado por el talento del genial artista, lo nombraría pintor de la corte.

En Milán ejerció de ingeniero trabajando en varios proyectos. También realizó estudios y dibujos del monumento ecuestre de Gian Giacomo Trivulzio, que no llegaría a realizarse.

En este periodo encuadran la mayoría de expertos la segunda versión de la Virgen de las rocas. El cuadro, realizado en colaboración con el pintor y discípulo de Leonardo Ambrogio de Predis, arroja otras incógnitas acerca de la autoría de determinadas partes de su obra. También de esta época es Santa Ana con la Virgen, el Niño y el cordero.

1514-519: últimos años

En 1514 se trasladó a Roma, donde permanecería dos años. Aunque el panorama parecía atractivo para un artista de su clase, debido al importante mecenazgo que ejerció el Papa León X, Leonardo fue incapaz de competir con figuras como las de Rafael, Miguel Ángel o Bramante. No obstante, protegido por Giuliano de Medici, que lo alojó en el fabuloso Palacio Belvedere, pudo continuar con sus estudios de botánica, anatomía, matemáticas y otras ciencias. En lo referente al arte, el San Juan Bautista, realizado antes de 1517, constituye su obra pictórica más importante de este momento.

Desilusionado, finalmente se marchó a Francia aceptando la invitación del rey Francisco I, que lo instaló en una estancia de su castillo de Cloux (donde fallecería el 2 de mayo de 1519), cerca de Amboise. Gozando de la libertad y el beneplácito del rey, Leonardo pudo continuar sus investigaciones. En esta época realizó los dibujos del Diluvio, testimonios de las últimas reflexiones del artista acerca del universo y la naturaleza.

El legado de Leonardo

A diferencia de sus contemporáneos y aunque su aportación artística resultó sobresaliente, la obra de Leonardo se sitúa más en el ámbito de la experiencia y el conocimiento que en la pura contemplación y el placer estético, a pesar de ser uno de los principales baluartes a la hora de dotar al Renacimiento de lenguaje y estilo propios. Desde el punto de vista científico, sus manuscritos y códices han resultado de gran aportación al conocimiento en general. Sin embargo, paradójicamente, éstos son más valorados como objetos artísticos, pues sólo la faceta de artista de Leonardo alcanzó fama durante su vida, no llegando ninguno de sus inventos a llevarse a la práctica.

Cronología de Leonardo da Vinci

1452 – Nace Leonardo en Vinci, un pueblo de la Toscana cercano a Florencia.

1460 – Se traslada a Florencia con su familia.

1466 – Entra como aprendiz en el taller del pintor y escultor Andrea Verrocchio.

1470 – Ayuda a Verrocchio en el Bautismo de Cristo.

1472 – Se convierte enmiembro del gremio de pintores de Florencia o Compagnia di San Luca.

1482 – Se traslada a Milán.

1483-1485Virgen con Santa Ana y El Niño o Virgen de las rocas.

14851490 Hombre de Vitrubio.

14951497 La última cena.

1502 – Se instala en Venecia al servicio de César Borgia, Duque de Romagna.

1503 – Regresa a Florencia.

1503-1506La Gioconda.

1506 – Vuelve a Milán. Luis XII de Francia lo nombra pintor de la corte.

1514 – Se traslada a Roma.

1516San Juan Bautista.

1517 – Viaja a Francia invitado por el rey Francisco I.

1517 – Fallece en Francia.

Esquema de Leonardo da Vinci

Pintor, escritor, arquitecto, escultor, ingeniero, científico e inventor italiano. Polifacético y genial, es uno de los artistas más completos del Renacimiento italiano, donde destaca especialmente su pintura, y un adelantado a su tiempo en lo que a innovación científica y tecnológica se refiere.

Obras importantes: La Virgen de las rocas, Gioconda, La Última Cena.