Gregor Johann Mendel

Gregor Johann Mendel (1822-1884), botánico, meteorólogo, biólogo y religioso austriaco, famoso por el descubrimiento de las leyes que regulan la transmisión de las características hereditarias, siendo considerado por ello el padre de la genética.

Nacido el 22 de julio de 1822 en Heinzendorf (Austria), Mendel era hijo de Antón Mendel, granjero y militar, y Rosine Schwirtlich, procedente de una familia de larga tradición de jardineros. Familiarizado con el ambiente rural, desde muy pequeño mostró curiosidad por las ciencias naturales, obteniendo durante sus años de bachillerato la calificación de primae classis cum eminentia en muchas de las asignaturas.

Tras estudiar dos años en el instituto de Filosofía de Olmütz (actual Olomuc, República Checa) y debido principalmente a necesidades económicas más que a una verdadera vocación, ingresó en el monasterio de los agustinos de Brünn (Moravia, actual Brno, República Checa), donde terminó siendo ordenado sacerdote en 1847, momento en el cual cambió su nombre de pila por el de Gregor.

En 1851 acudió a la Universidad de Viena para estudiar física, zoología, matemáticas y botánica y desde 1854, de nuevo en Brünn, comenzó a ejercer como profesor de física e historia natural, tarea en la que permaneció hasta 1868. Fue en el jardín del monasterio donde, en 1856, inició los estudios que le llevaron al descubrimiento de los principios básicos de las leyes de la herencia, lo que supuso el nacimiento de la genética como tal. Respetado por su sensatez y erudición, fue elegido abad del monasterio en 1883, compatibilizando en ese último año de vida su dedicación a los asuntos eclesiásticos con sus estudios y experimentos botánicos.

De salud frágil, Mendel sufrió continuos problemas que le obligaron en varias ocasiones a detener sus experimentos y que finalmente causaron su muerte el 6 de enero de 1884, momento en el que la comunidad científica de la época no podía aún valorar en su justa medida la importancia y magnitud de sus aportaciones.

Relevancia de sus estudios: las Leyes de Mendel

Sin duda alguna Mendel pasó a la historia de las ciencias naturales por sus trabajos sobre hibridación artificial (obtención de nuevas variedades de animales y plantas gracias a la manipulación humana) y por la enunciación de las tres leyes fundamentales de la genética (conocidas como las tres leyes de Mendel).

Llevó a cabo sus investigaciones realizando cruces con guisantes durante generaciones sucesivas y observando determinadas características externas de éstos, como la rugosidad de la piel, la forma de la semilla, el color, la forma de la vaina o las diferencias en la localización de las flores, entre otras.

La primera ley de Mendel, o ley de la uniformidad de la primera generación filial, determina que cuando se cruzan dos líneas puras (parentales o P), que se diferencian en un carácter, los híbridos de la primera generación (denominada F1) son uniformes o iguales. Así, el carácter de uno de los progenitores, definido como dominante, se manifiesta en toda la descendencia, mientras que el del otro, llamado recesivo, permanece oculto para surgir en generaciones posteriores. También puede darse el caso de la codominancia, en la cual las características de ambos parentales tienen una importancia genética idéntica.

La segunda ley de Mendel, o de la segregación de los genes antagónicos, anuncia que los genes que se han formado en una generación F1 se separan en el momento en el cual los individuos de dicha generación elaboran las células reproductoras. Además demuestra cómo los caracteres recesivos, latentes en F1, reaparecen en la segunda generación (F2) en la siguiente proporción: 3 dominantes por 1 recesivo.

En su tercera ley, también conocida como la de la transmisión independiente de los genes, indica que cada uno de los caracteres hereditarios se transmite a la descendencia con absoluta independencia de los demás.

Sin embargo y a pesar de la importancia de sus descubrimientos, éstos permanecieron en el olvido hasta ser recuperados, ya en el siglo XX, por los botánicos Carl Erich Correns, Hugo de Vries y Eric Tschermak.