Francisco de Miranda

    Francisco de Miranda (1750-1816), militar venezolano, considerado precursor de la independencia de su país, participó de los movimientos revolucionarios e independentistas que marcaron su época, siendo además el creador de la bandera de Venezuela.

    Nacido el 28 de marzo de 1750 en Caracas (Virreinato de Nueva Granada, actual capital de Venezuela) de padre español y madre caraqueña, tras estudiar filosofía en su país viajó a España donde completó sus estudios. Entró en el ejército español con el grado de capitán, siendo enviado a Cuba y tomando parte después en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. Acusado por las autoridades de malversación de fondos, en 1883 escapó a Estados Unidos, donde pudo seguir de cerca el proceso revolucionario y elaborar sus ideas para liberar Suramérica de los colonizadores españoles, creando un imperio que uniera todo el continente bajo el poder de un emperador heredero de los incas.

    De regreso en Europa, viajó por varios países, manteniendo contactos con gobernantes, y uniéndose al ejército revolucionario francés en 1792, donde consiguió varios triunfos militares que le valieron el nombramiento de general. Acusado de traición, fue encarcelado y finalmente declarado inocente.

    Intentando conseguir apoyos para sus planes independentistas, viajó a Londres y a Nueva York, desde donde inició una expedición a Venezuela en la que, enarbolando por primera vez lo que luego sería la bandera venezolana, trató de desembarcar frente a Ocumare de la Costa en 1806. La misión fue rechazada por los españoles y fracasó, lo que motivó su regreso a Londres, donde entró en contacto con Simón Bolívar.

    Formando parte del grupo revolucionario, ya en Venezuela, en 1811 presidió el Congreso Constituyente y fue uno de los firmantes el Acta de Independencia. Nombrado General en Jefe, dirigió las tropas independentistas hasta que, ante el contraataque de los realistas, firmó la capitulación de Monteverde (1812). Bolívar consideró la capitulación como una traición y Miranda fue hecho prisionero, primero de los patriotas y luego de los españoles, siendo trasladado por éstos últimos a Cádiz (España) donde murió, en prisión, el 14 de julio de 1816.