Alfred Nobel

    Alfred Nobel (1833-1896), químico sueco, inventor de la dinamita y creador de los premios Nobel, máximo galardón mundial en la lucha por la paz y en diversas ciencias y artes.

    Alfred Bernhard Nobel nació el 21 de octubre en Estocolmo. A los nueve años se trasladó con su familia a San Petersburgo, ciudad en la que su padre, ingeniero, había emprendido prósperos negocios con los que abastecía al ejército ruso. Nobel recibió una sólida formación multidisciplinar y pronto dominó cinco idiomas. A instancias de su padre, que quería que completase sus conocimientos científicos, el joven Nobel viajó a Suecia, Estados Unidos y Francia, donde conoció al inventor de la nitroglicerina, el químico italiano Ascanio Sobrero. Regresó a San Petersburgo para incorporarse a la empresa de su familia, hasta que ésta quebró y tuvo que establecerse de nuevo en Estocolmo en 1863.

    La desgraciada explosión de la fábrica familiar, en la que falleció su hermano Emil, hizo que Nobel se centrara en investigar un modo más seguro de manipular la nitroglicerina, sustancia altamente inestable. En 1866 lo consiguió mezclándola con sílice en forma de pequeñas barras, combinación que patentó con el nombre de dinamita.

    El invento gozó pronto de una gran demanda por parte de las empresas de ingeniería y de minería, así como en el campo militar, lo cual proporcionó a Nobel unas enormes ganancias. Convertido en un hombre rico, se estableció en París, aunque abrió laboratorios en numerosos países y viajó frecuentemente por todo el mundo. De forma paralela, siguió investigando hasta desarrollar otros tipos de explosivos comerciales, como la gelatina explosiva (1876) y la balistita o pólvora sin humo (1888).

    De espíritu pacifista, Alfred Nobel intentó contrarrestar los usos bélicos de sus inventos, lo que le llevó a disponer en su testamento que su inmensa fortuna se dedicase a la creación de unos premios internacionales de espíritu filantrópico. Con ellos se galardonaría a personalidades que promoviesen la paz en el mundo, además de reconocer a quienes hubiesen hecho algún descubrimiento fundamental en el campo de la física, la química y la medicina, o hubiesen desarrollado una obra de especial valor literario.

    Murió de una hemorragia cerebral en San Remo el 10 de diciembre de 1896.