Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón (1895-1974), político y militar argentino, creador de la corriente denominada “justicialismo”, fue una de las personas más influyentes en la vida pública del país, tanto en los años que ocupó la presidencia del gobierno (1945-1955, 1973-1974) como en los que permaneció en el exilio, debido al eco popular que tuvieron su ideas.

Formación

Nacido en la localidad de Lobos, en la provincia de Buenos Aires (Argentina), el 8 de octubre de 1895, Juan Domingo Perón inició a los 16 años su carrera castrense en el Colegio Militar de la Nación. Ascendido a capitán en 1924, terminó su formación en la Escuela Superior de Guerra en 1929.

Un año más tarde participó en el pronunciamiento militar que derrocó al entonces presidente, Hipólito Yrigoyen. Durante los siguientes seis años trabajó como profesor en la misma Escuela Superior de Guerra donde había estudiado.

Entre 1939 y 1941 realizó varios viajes fuera de su país desempeñando cargos diplomáticos y realizando cursos de formación. Uno de estos viajes lo llevó a Italia, donde entró en contacto con el fascismo de Benito Mussolini, de cuya ideología adoptaría algunos elementos. A su regreso a Buenos Aires, en 1941, consiguió el ascenso a coronel.

Entrada en política

El estallido de la Segunda Guerra Mundial en Europa desencadenó la creación de una facción militar que apoyaba a los países del Eje y que pedía la intervención de la Argentina en el conflicto mundial. Como consecuencia de ello se creó, en 1943, el Grupo de Oficiales Unidos (GOU). Ese mismo año, tras el pronunciamiento militar que derrocó del gobierno a Ramón Castillo, Perón fue nombrado secretario de Trabajo y Providencia, cargo desde el cual comenzó a poner en marcha las medidas populistas que caracterizarían en adelante su modelo de política.

En 1944, bajo la presidencia del general Edelmiro Farrell, ocupó el cargo de vicepresidente, convirtiéndose en una de las figuras más populares del país. Aunque un año más tarde fue confinado a la isla de Martín García debido a su política obrerista, apenas pasó unos meses en ella, al conseguir la liberación con la ayuda de las campañas de movilización popular que encabezó su esposa, María Eva Duarte, Evita.

Presidencia

Gracias al apoyo social que suscitaba su política, fue elegido presidente de la república en las elecciones de febrero de 1945. Durante esta primera etapa de gobierno, Perón desarrolló un programa político conocido como “justicialismo”, combinación entre un control estatal riguroso sobre la sociedad en todos los ámbitos y el intento de crear un estado de bienestar social que garantizase la cobertura de las necesidades básicas de todos los ciudadanos. Además de medidas sociales y populistas, también adoptó otras de tipo autoritario, como la supresión de la libertad de prensa, lo que le llevó a importantes enfrentamientos con la Corte Suprema argentina.

A pesar de que en las elecciones de 1951 fue reelegido presidente, no llegó a concluir su mandato, ya que sus enfrentamientos con la Iglesia y con el ejército dieron lugar en 1955 a un pronunciamiento militar encabezado por el general Eduardo Lonardi.

Exilio y nueva presidencia

Perón en su tercera Presidencia

Ese mismo año, Perón abandonó la Argentina y, después de pasar por varios países de América Latina, llegó finalmente a España, donde permaneció la mayor parte de su exilio. Su actividad política continuó activa, aunque en la clandestinidad, ya que siguió dirigiendo el Partido Justicialista desde Madrid.

En 1972, gracias a la intervención de su nueva esposa, María Estela Martínez de Perón (Evita había fallecido de cáncer en 1952), consiguió regresar a Buenos Aires y, tras presentar su candidatura a las elecciones de 1973, fue elegido presidente del gobierno por mayoría.

Un año más tarde, el 1 de julio de 1974, falleció en Buenos Aires. Su cargo en la presidencia pasó a su viuda, María Estela.