Platón

    Estatua medieval con la efigie de Platón

    Platón (hacia 428 a.C.-hacia 348 a.C.), filósofo griego, discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles, fue uno de los pensadores más influyentes de la historia, tanto por su concepción del mundo (donde distinguió entre un plano sensitivo y uno racional) como por sus ideas políticas, en las que propugnaba que fueran los sabios los dirigentes de la sociedad.

    Datos biográficos

    Nacido hacia el año 428 a.C. en Atenas (Grecia) y procedente de una familia acomodada, pronto se convirtió en discípulo de Sócrates, quien se oponía a los pensadores sofistas de la época. Tras la condena y muerte de aquél en el año 399 a.C., Platón abandonó Atenas y se dedicó a viajar por Grecia, Egipto y Asia, trabando conocimiento con otros pensadores.

    Cuando volvió a Atenas hacia el año 387 a.C. se dedicó a enseñar su doctrina en la Academia a filósofos célebres como Aristóteles, su alumno más insigne. Aunque intentó poner en práctica el sistema político que ideó en sus Diálogos en la ciudad de Siracusa, sin embargo, fracasó estrepitosamente. Murió en Atenas entre los años 348 y 347 a.C., y fue enterrado en su Academia, donde era muy estimado por su discípulos.

    Principales obras

    La obra de Platón constituye uno de hitos más importantes dentro de la historia de la filosofía, hasta el punto de que no se podría concebir la historia de Occidente sin ella. Su estructura, basada en el diálogo, también se convirtió rápidamente en un importante referente.

    En sus libros, Platón suele presentar a varios personajes famosos de la época, a pensadores que dialogan contrastando posturas. Entre los personajes que aparecen en las obras de Platón destaca muy especialmente Sócrates, quien representa las ideas del propio Platón.

    Sus diálogos más destacables son: Apología de Sócrates, que es el único que no presenta una estructura exclusivamente dialogada; Protágoras, Critón, Hippias, El banquete, La República, Fedón y Fedro, que son los diálogos más importantes al tratar la llamada teoría de las ideas; Parménides, El sofista y Las leyes, que son las obras de madurez.

    Pensamiento

    El pensamiento de Platón discurre a lo largo de cuatro ámbitos fundamentales: la metafísica, la política, la ética y la teoría del conocimiento. Estas cuatro instancias aparecen perfectamente relacionadas gracias a una idea metafísica elemental que funciona como estructura fundamental: la teoría de las ideas.

    La teoría de las ideas de Platón comprende una descripción del mundo en la que se separa lo que ofrecen los sentidos de lo que aparece en la razón como idea. Los sentidos son engañosos y ofrecen una imagen sombría de la realidad. Están sometidos al cambio perpetuo y no se puede obtener de ellos ninguna clase de certeza. Sin embargo, además de aquellos objetos que se perciben a través de los sentidos, se encuentran las ideas, como las matemáticas, que son eternas y no aparecen de forma pura en la realidad. Así pues, se pueden distinguir dos mundos, el de las ideas y el de los sentidos o la materia. En el mundo de las ideas éstas aparecen jerarquizadas, ordenadas según su valor y pureza, brillando por encima de todas ellas la del bien supremo.

    En el mundo de los sentidos, mientras tanto, el hombre vive confundido por su cuerpo, por sus sentidos, de los que no se puede obtener verdad alguna, sino tan sólo opiniones. En este contexto, el filósofo es el sabio, el elegido que debe abandonar la caverna oscura de los sentidos para viajar hasta el mundo de las ideas y descubrir la verdad. Ahora bien, después de viajar hasta el mundo de las ideas debe volver al mundo de los sentidos, para enseñarles a los hombres cuál es el verdadero sentido de la existencia.

    El sabio, el filósofo, es el elegido para gobernar en la república de Platón, ya que es el único capaz de entender el mundo gracias al uso de la dialéctica, que consiste en la oposición de ideas contrarias que van demostrando la validez de una y la falsedad de otra.

    El pensamiento y la obra de Platón han marcado el devenir de toda la historia de la filosofía, y no existe un solo pensador que no haya tenido que referirse en alguna ocasión a la obra del filósofo ateniense.