Paul Jackson Pollock

    Paul Jackson Pollock (1912-1956), pintor estadounidense, seguidor del expresionismo abstracto y concretamente de la corriente del action painting (pintura de acción), del que fue uno de sus máximos exponentes. En sus pinturas puso en práctica las técnicas más vanguardistas del siglo XX.

    Nacido el 28 de enero de 1912 en el estado de Wyoming (Estados Unidos), en una familia rural de origen irlando-escocés, desarrolló toda su carrera artística en su país natal, aunque viajando por diferentes estados. Esto permitió que se convirtiera en uno de los pintores más famosos de Estados Unidos como representante del expresionismo abstracto.

    Personalmente su vida estuvo marcada por la adicción al alcohol y por sus depresiones, crisis que le acarrearon largos tratamientos psiquiátricos, así como una fuerte inestabilidad emocional.

    Falleció el 11 de agosto de 1956 en East Hampton, Nueva York (Estados Unidos), en un accidente de automóvil.

    Estudió en la Art Students League de Nueva York bajo las directrices del pintor Thomas Benton, cuya influencia quedó plasmada en los primeros trabajos de Pollock, en los que se representan escenas cotidianas de un modo naturalista. En los primeros años de su trayectoria, Pollock pudo desarrollar este oficio gracias a las ayudas federales que le concedieron.

    En esta década de los años 30 del siglo XX, Pollock se acercó a la corriente muralista de los artistas mexicanos, de los que copió la producción sobre grandes lienzos y la experimentación con nuevos materiales.

    Entre 1943 y 1947 el acercamiento del pintor estadounidense al surrealismo y al cubismo, a través de dos exposiciones en el Museo de Arte Moderno neoyorquino, le condujo a componer cuadros más abstractos como La loba y Masculino y femenino.

    A partir de 1945 Pollock maduró su estilo, empezando a recurrir a la técnica del dripping o el goteo: con el pincel o con el propio bote de pintura extiende gotas de colores sobre el lienzo tumbado en el suelo. Es una nueva concepción del arte basado en el inconsciente y en la espontaneidad.

    Por último, en 1950 volvió a las composiciones neofigurativas, principalmente en blanco y negro (Ocean Greyness, Eastern and Totem), aunque sin gozar de la aprobación de los críticos artísticos.