Marco Polo

    Marco Polo (h. 1254-1324), comerciante y viajero veneciano que viajó de Europa a Asia entre 1271 y 1295 y que pasó 17 años en China al servicio del emperador mongol Khublai Khan, nieto de Gengis Khan. El relato de sus viajes, narrado en el libro Il milione (Los viajes de Marco Polo), constituye un clásico de la literatura de viajes, si bien no existen fuentes chinas que lo avalen.

    Marco Polo nació hacia 1254 en Venecia (Italia) o en Curzola (actual Korcula, Croacia) en el seno de una familia de comerciantes. Su padre y tíos llegaron a la corte de Khublai Khan o Kubilai Jan (1215-1294), que conquistó durante su reinado el sur de China unificando un inmenso territorio. El emperador los recibió muy amistosamente y al partir les entregó unas cartas para el Papa. Volvieron a Venecia y tras una estancia de dos años decidieron en 1271 regresar a la corte del Gran Khan llevándose al joven Marco Polo, que entonces contaba diecisiete años.

    En la primera escala de su viaje, en el puerto de Acre (hoy Israel), los Polo obtuvieron nuevas credenciales y cartas del legado papal Teobaldo Visconti, que poco después se convertiría en Gregorio X. También cumplieron con el encargo de llevar al emperador aceite de la lámpara del Santo Sepulcro. El itinerario, referido por el propio Marco Polo, es dudoso: al parecer atravesaron la actual Turquía, Armenia, Iraq, Persia, Ormuz, Afganistán y el desierto del Gobi. Tardaron más de tres años en llegar a Shangdu, en el norte de China, donde el emperador Khan tenía su palacio de verano.

    Según relata el libro de Polo, allí se establecieron durante 17 años, en los que realizaron diferentes misiones administrativas y políticas para el emperador. Marco Polo se convertiría en uno de sus emisarios y consejero predilectos y en esta condición viajaría por China, la India y conocería la existencia de Cipango (Japón).

    Tras esa larga estancia y ante la próxima muerte del emperador, los Polo quisieron regresar a Venecia. Lo hicieron como parte de la comitiva de una princesa que iba a casarse con un monarca persa. Atravesaron el océano Índico, bordearon Indochina, Malasia, el golfo arábigo, Persia y, ya solos, pasaron por Armenia y Constantinopla (actual Estambul). Llegaron a Venecia, en 1295, veinticuatro años después de haber salido de ella y sin apenas riquezas, pues habían sido asaltados en el camino.

    El libro de Polo, Il milione, ofrece una información completa sobre la corte del emperador de los tártaros, aunque poca sobre las costumbres de China, cuya lengua debía desconocer. Es probable que hablara alguno de los dialectos del turco y quizá el mongol y el persa. Se centra en descripciones muy someras de ciudades, productos comerciales y prácticas religiosas.

    A su regreso, Marco Polo participó en la guerra entre venecianos y genoveses, en una de cuyas batallas navales fue apresado. En 1298, punto de inicio de su libro, estaba en la cárcel y, al parecer, aquí dictó sus aventuras a un compañero de presidio. Un año después fue liberado y volvió a su ciudad, donde se casó y tuvo varios hijos. Pocas son las noticias sobre su persona en estos años.

    Marco Polo murió el 8 de enero de 1324 en Venecia, conservando algunos de los regalos y ornamentos que había traído de Asia. En su testamento liberó a un esclavo mongol.

    La figura de Marco Polo concentra la imagen del viajero dispuesto a vivir las aventuras que le salgan al paso. Considerado a veces como un mero fabulador o como un observador muy atento, su libro fue conocido por diferentes nombres como Los viajes de Marco Polo o Il milione, y fue lectura de otros grandes viajeros y navegantes como Fernando de Magallanes o Cristóbal Colón.