Artur Ramos

    Artur de Araújo Pereira Ramos (1903-1949), que dedicó su vida al estudio de las culturas afroamericanas, fue una de las principales figuras de las ciencias sociales brasileñas.

    Artur Ramos nació en Pilar, en el estado brasileño de Alagoas, el 7 de julio de 1903. Tras formarse en la facultad de medicina de Salvador de Bahía, se especializó en psiquiatría y criminología. Sus estudios sobre psicología se plasmaron en una tesis doctoral sobre la locura, publicada en 1926, en cuyas bases teóricas realizaba una crítica a los postulados de Sigmund Freud y la función primordial para la psique humana que éste otorgaba al sexo. Pese a estas críticas, Ramos fue uno de los introductores del psicoanálisis en Brasil.

    En 1935 comenzó a ejercer la docencia en psicología social en la Universidad de Río de Janeiro, al tiempo que su interés fue derivando paulatinamente hacia la antropología y el estudio de las comunidades negras brasileñas. Fruto de su investigación fueron publicaciones como O folclore negro do Brasil o A aculturaçao negra do Brasil, en las que realizó un profundo análisis antropológico de las culturas afroamericanas brasileñas. Con la publicación, en 1937, de As culturas negras do Novo Mundo amplió sus investigaciones a todo el continente americano.

    Los trabajos de Ramos causaron sensación por su enfoque novedoso y su solidez empírica. Su originalidad consistió en invertir los términos del análisis tradicional de las culturas afroamericanas: en vez de utilizar para su estudio los modelos culturales presentes en África, Ramos advirtió que era más útil estudiar las culturas negras en su contexto y desarrollo americanos para, desde aquí, rastrear sus posibles modelos originales en África. Los trabajos de Ramos fueron de gran interés y utilidad científica, en especial sus estudios sobre la religión (y, más en particular, de manifestaciones como la macumba), lo que le permitió determinar la existencia de un sincretismo religioso muy presente y activo entre las poblaciones negras, mezcla de elementos coloniales y africanos.

    Otro de los grandes ejes del trabajo de Ramos fue su visión de Brasil como un mosaico formado por múltiples culturas, interconectadas y de recíproca influencia. La brillantez científica de Ramos le hizo ser llamado a París para formar parte de un gran proyecto investigador patrocinado por la UNESCO, con el cargo de director del departamento de ciencias sociales. Desgraciadamente, todo el proyecto y la carrera científica de Ramos se vieron truncados por su muerte prematura a los 46 años de edad, ocurrida en París el 31 de octubre de 1949.