Camilo Torres

    Camilo Torres (1766-1816), abogado y político colombiano, presidente del Congreso de las Provincias Unidas de Nueva Granada de 1812 a 1814 y presidente de las Provincias Unidas (1815-1816). Torres defendió el derecho a la independencia de los países americanos con respecto a España en su obra Memorial de agravios.

    Camilo Torres nació el 22 de noviembre de 1766 en Popayán (Nueva Granada, actual Colombia). Estudió Jurisprudencia en el Colegio del Rosario y Abogacía en la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá. Fue conciliario, catedrático y vicerrector del Colegio Mayor (1792), así como abogado de la Real Audiencia y asesor del cabildo santafesino.

    Camilo Torres destacó por convertirse en precursor de las ideas emancipadoras que reclamaban la igualdad de las provincias americanas con respecto a las provincias de la península ibérica. Fue partidario de un modelo de estado de carácter federalista en detrimento del modelo centralista que en aquella época defendía el militar y político Antonio Nariño.

    La mayor demostración de sus convicciones fue la publicación el 20 de noviembre de 1809 (cuando se estaba librando la Guerra de la Independencia) del escrito Representación del Cabildo de Santa Fe a la Junta Central en España, más conocido como Memorial de agravios, donde Torres exponía las preocupaciones de la sociedad de Nueva Granada y criticaba la política colonialista que ejercía la autoridad española sobre los criollos.

    Camilo Torres presidió el Congreso de las Provincias Unidas (1812-1814), donde defendió el derecho de independencia y de los cabildos autónomos, considerando que las provincias debían ejercer su soberanía. El arresto de Antonio Nariño, presidente del ejecutivo, permitió que Torres le sustituyera en el cargo (1815), si bien sólo pudo conservarlo hasta marzo de 1816, año en el que tuvo que dimitir a causa de los conflictos entre los sublevados. Aunque el líder independentista se refugió en su ciudad natal, Torres fue capturado por los realistas y condenado a muerte por un consejo de guerra. Fue fusilado el 5 de octubre de 1816 en Santa Fe de Bogotá.