Paolo Veronese (Veronés)

    “Jesús ante los doctores”, obra de Paolo Veronese (Museo del Prado, Madrid)

    Paolo Veronese (1528-1588) pintor italiano renacentista, fue uno de los representantes más destacados de la Escuela Veneciana del siglo XVI. En sus obras, generalmente de gran tamaño y plagadas de personajes bíblicos, históricos y de alegorías en escenarios de arquitectura clásica, destacan el uso magistral del color y la técnica para ampliar el marco de visión más allá de los límites del cuadro.

    Paolo Caliari, conocido como El Veronés, nació en 1528 en Verona (República de Venecia, Italia), y se formó en el taller de Antonio Badile, exponente de la pintura de Verona entre 1510 y 1540, caracterizada por el gusto de las líneas geométricas y el contraste en el empleo del color; elementos que, junto con Coreggio, Tiziano y Tintoretto, influyeron de manera decisiva en la obra del pintor.

    En Mantua inició su carrera artística con trabajos como Las tentaciones de San Antonio (1552), su primer cuadro de importancia. En sus comienzos destacó el movimiento de las figuras representadas en escorzo, de clara influencia manierista, y el contraste de colores.

    En Las bodas de Caná, Veronese dibujó la Venecia renacentista utilizando una temática religiosa.

    Pese a que antes había trabajado en el Palacio Ducal, fue en la década de los cincuenta del siglo XVI cuando se asentó definitivamente en Venecia. Durante su etapa veneciana trabajó para la iglesia de San Sebastián, y entre 1560 y 1580 alcanzó su madurez artística, en la que simplificó los recursos expresivos, se inclinó hacia el clasicismo y matizó las tonalidades, dando lugar a un uso de la luz y del color que ampliaba el espacio pictórico fuera del cuadro. De esta época son obras como Las bodas de Caná (1562-1563), donde plasmó la vida terrenal veneciana bajo la apariencia de una pintura de índole religiosa, Jesús y el centurión (h. 1560), Crucifixión (h. 1572), y el fresco El triunfo de Venecia.

    El artista italiano abarcó con sus composiciones diversas temáticas y géneros: el retrato, el tema religioso, telas de contenido histórico-mitológico, composiciones dramáticas y representaciones de la ciudad ideal.

    El Veronés fundamentó su pintura en el color mostrado con luminosidad y uniformidad para componer obras de apariencia serena y equilibrada. Su estilo sirvió de inspiración en el Barroco a pintores como Pedro Pablo Rubens.

    Paolo Veronese el 9 de abril de 1588 en Venecia.