Francisco Antonio de Zela

    Francisco Antonio de Zela y Arizaga (hacia 1768-hacia 1819), patriota peruano, fue el principal adalid del primer movimiento independentista en el Virreinato del Perú contra el dominio colonial. Tras levantarse en armas en la ciudad de Tacna contra la autoridad española, sus tropas fueron desarticuladas por el poderoso ejército virreinal, siendo apresado y enviado al exilio, donde padeció prisión hasta su muerte. Es considerado precursor de la emancipación de la nación peruana.

    Francisco Antonio de Zela nació en torno a 1768 en Lima (entonces capital del Virreinato del Perú, actual capital de Perú), en el seno de una prestigiosa y acomodada familia criolla. Ya desde su juventud simpatizó con los que comenzaban a ser los círculos proclives a los cambios políticos y a una eventual independencia de los territorios españoles en América.

    En 1810, el éxito del movimiento emancipador en la región del Río de la Plata hizo que la recién constituida Junta de Gobierno de Buenos Aires enviara diversas expediciones militares hacia la zona de los actuales Perú y Bolivia, territorios controlados por el Virreinato y que representaban la más grave amenaza para la insurgencia. En un intento de coordinar la resistencia con el avance argentino, Zela corrió a la ciudad de Tacna, en el Alto Perú, para organizar la rebelión, logrando encontrar allí diversos apoyos entre la población criolla e indígena.

    Tras tomar un acuartelamiento militar, los amotinados liderados por Zela proclamaron la independencia del Perú el 20 de junio de 1811, a la espera de la llegada de las fuerzas rioplatenses, comandadas por Antonio González de Balcarce. Sin embargo, el ejército virreinal se rehizo rápidamente, derrotando ese mismo mes a Balcarce en la batalla de Huaqui e impidiendo que Zela recibiera la ayuda necesaria.

    Aislados y sin apoyo, los rebeldes fueron vencidos y Zela capturado en 1815. Tras ser juzgado e inicialmente condenado a muerte, la sentencia se le conmutó por exilio y prisión por diez años. Conducido a Chagres (Panamá), Zela murió en torno a 1819 sin llegar a recobrar la libertad.