Arata Isozaki

    Dotado de una gran capacidad de trabajo y de asimilación de estilos e influencias enormemente diversos, el japonés Arata Isozaki fue autor de una obra tan polifacética que llegó a ser calificada de antología de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX.

    Arata Isozaki nació el 23 de julio de 1931 en la ciudad de Oita, capital de la prefectura homónima, en la isla de Kyushu, Japón. En su adolescencia, el bombardeo atómico y destrucción de Hiroshima y Nagasaki le imbuyeron el espíritu de la caducidad de los edificios y del vacío y la reconstrucción como medio de expresión arquitectónica. Se graduó en arquitectura e ingeniería por la Universidad de Tokio y se formó en el taller del prestigioso Kenzo Tange.

    En 1963, Isozaki fundó su propio estudio de arquitectura y desarrolló sus primeras obras en su ciudad natal y en Fukuoka. Más tarde, trabajó en proyectos en Osaka y Tokio, las dos principales ciudades japonesas, así como en otras urbes como Los Angeles en los Estados Unidos (Museo de Arte Contemporáneo), Barcelona en España (Palau Sant Jordi), Shenzen en China (Centro Cultural de Shenzen) o Turín en Italia (estadio de hockey sobre hielo para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006). La Torre Allianz en Milán (finalizada en 2014), el Centro Nacional de Convenciones de Qatar (2011) o el Museo Provincial de Hunan (2017) son otras de sus obras más destacadas.

    El arquitecto japonés se ha singularizado asimismo como un notable pensador de la arquitectura contemporánea en escritos que entablan un diálogo entre esta disciplina y la filosofía, la música, el diseño y las artes visuales. De igual modo, ha tendido un puente entre la tradición arquitectónica asiática y las influencias de sus colegas occidentales. Esta voluntad de diálogo es uno de los elementos característicos de sus proyectos arquitectónicos.

    A lo largo de su carrera, Isozaki ha impartido charlas y conferencias en universidades de todo el mundo y su obra ha sido objeto de exposiciones monográficas y estudios críticos. En 2019, cuando contaba 87 años de edad, fue galardonado con el Premio Pritzker de arquitectura.

    © 2008 Tebas