Níger

Níger es un país del noroeste de África situado en la franja subtropical árida, al sur del trópico de Cáncer. La mayor parte de su territorio está ocupado por el desierto del Sahara y la zona árida africana del Sahel, excepto en el extremo sudoeste, donde el curso del río Níger permite una mayor densidad de población. Históricamente Níger ha jugado un papel de entrada al África subsahariana.

Bandera de Níger.

Medio físico

El país, completamente continental y con un área de 1.186.408 kilómetros cuadrados, limita al norte con Argelia y Libia, al este con Chad, al sur con Nigeria y Benín, y al oeste con Burkina Faso y Malí.

El macizo del Aïr, de origen volcánico, es una de las unidades de relieve más significativas del país. Atraviesa el centro de Níger de norte a sur, prolongando el macizo de Ahaggar argelino. Consiste en una serie de elevaciones montañosas separadas unas de otras a cuyos lados se extienden las arenas del Sahara. La más elevada de entre ellas corresponde al monte Bagzane, de 2.022 metros de altura. Al sur del desierto se alza una meseta surcada por valles fósiles de antiguos ríos. Hacia el este, la meseta desciende hasta el lago Chad y hacia el sudoeste hacia el valle del río Níger.

En la actualidad, la única cuenca hidrográfica es la del Níger, que atraviesa el territorio por su extremo sudoeste a lo largo de 730 kilómetros, formando un valle muy fértil para la agricultura. En el este, la cuenca del lago Chad es alimentada por un río estacional, el Komandougou Yobé, que forma parte de la frontera entre Nigeria y Níger.

Antílopes como los de la imagen, avestruces y dromedarios constituyen la fauna predominante de Níger.

El clima es caluroso y seco y con una gran amplitud térmica entre el día y la noche. Las lluvias son escasas en todo el territorio, con una corta estación húmeda entre junio y septiembre.

Flora y fauna

Entre el norte desértico y el sur tropical se extiende una zona de transición donde predominan los pastizales. En los oasis del desierto se cultivan palmeras datileras y en el valle del Níger hay acacias, palmeras y baobabs de distintas variedades. Entre la fauna predominan los avestruces, los antílopes y los dromedarios.

Varón nigerino trabajando en las dunas salinas. El comercio de la sal en Níger se remonta a la época precolonial.

Población

Demografía

En la estructura demográfica de Níger destaca la tasa más alta del mundo del índice de natalidad (46,84 por cada mil habitantes). La población total es de unos 18 millones de habitantes y el índice de crecimiento anual se sitúa en más de tres puntos (3,25 %). La media de edad es de 15 años y el 50 % de la población tiene menos de catorce años. Las tasas de mortalidad general y mortalidad infantil también se encuentran entre las más elevadas del mundo. La esperanza de vida es de 55 años.

La densidad de población del país es baja; sin embargo, la mayoría de ellos se concentran en el valle del río Níger. En esta zona está situada la capital, Niamey, y las principales ciudades como Zinder, Maradi, Yahoua y Agadez.

Numerosos son los grupos étnicos que comparten el territorio de Níger. Al pueblo hausa (53 %) pertenece más de la mitad de la población y están dispersos por una extensa zona del centro y el sur del país. Algo más del 21 % de los habitantes pertenecen al grupo shongai-djerma, y están asentados sobre todo en torno al valle del Níger. En las regiones de Torodi y Wuro Gueladjo habitan los fulani (6,5 %), pastores nómadas y comerciantes que contribuyeron a expandir el islamismo por el oeste de África. Otros grupos mucho más minoritarios son los tuaregs y los bereberes. Minorías no africanas son los árabes y europeos, sobre todo franceses.

Lengua y religión

El francés es el idioma oficial de Níger, aunque las lenguas más extendidas son el hausa y el songhai. También se habla el árabe. Por otra parte, un 80 % de la población practica la religión islámica, el resto tiene creencias indígenas preislámicas y cristianas.

Economía y comunicación

Datos económicos

Níger es uno de los países más pobres de la tierra, figurando entre los últimos puestos del índice de desarrollo humano que elabora el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La inestabilidad política de las últimas décadas, las sequías cíclicas que afectan a la zona del Sahel africano, el rápido crecimiento de la población y el declive de la demanda mundial de uranio, son algunas de las circunstancias que han colapsado la economía del país.

Sólo el 13 % del terreno es cultivable, aunque el 90 % de la población se dedica a la agricultura. La cría de ganado (ovejas, cabras, camellos, burros) es la actividad principal en gran parte del centro del país. En pequeñas explotaciones situadas a lo largo del valle del Níger se cultiva algodón, cacahuetes, guisantes, mijo, sorgo, cebollas y arroz.

Las reservas de uranio nigerinas se encuentran entre las más importantes del mundo, pero el desarme nuclear mundial iniciado en la década de 1980 hizo caer su importancia económica. Otros recursos mineros de Níger son el oro, la casierita, la caliza, la sal, obtenida de las dunas salinas, y el yeso.

La industria está muy poco desarrollada y se concentra básicamente en Niamey. Ocupa sólo al 6 % de la población y se limita a la fabricación de cemento, jabón, productos químicos, ladrillos y bebidas.

El sector servicios supone el 45 % del producto interno (interior) bruto, pero sólo emplea al 4 % de la población. Níger exporta sobre todo uranio, ganado, guisantes y cebollas, e importa comestibles, maquinaria, vehículos y repuestos, petróleo y cereales.

La red de transporte es deficiente, no existen ferrocarriles y la mayoría de las carreteras están sin asfaltar. Las vías principales enlazan la capital con los puertos más cercanos, Cotonou en Benín y Lagos en Nigeria.

Comunicación

El Estado ejerce un fuerte control sobre los medios de comunicación, pero pese a ello han proliferado muchas emisoras de radio independientes. Éste es el medio más importante en un país donde sólo el 16 % de la población sabe leer y escribir.

En la actualidad existen tres cadenas de televisión, la estatal Tele-Sahel, una privada gratuita (Tenere TV) y otra de pago (Telestar).

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Níger es una república unitaria dividida administrativamente en siete provincias y un distrito capital (Niamey).

La República de Níger se rige por una democracia multipartidista y unicameral. El presidente de la república es a la vez jefe del Estado y del Gobierno. Éste designa a los miembros del gabinete de ministros y al primer ministro, con el que comparte sus responsabilidades ejecutivas. El presidente es elegido por voto popular directo. El sufragio es universal desde los 18 años y las elecciones se celebran cada cinco años.

La única cámara legislativa es la Asamblea Nacional, que tiene 113 escaños. Los parlamentarios son elegidos por voto popular directo cada cinco años.

El sistema legal está basado en el derecho civil francés y en el derecho consuetudinario. Los tribunales superiores son el supremo y el de apelaciones.

Los principales partidos políticos son el Movimiento Nacional para el Desarrollo, el Partido Democrático y Social de Níger y la Convención Democrática y Social.

Servicios del Estado

Los servicios estatales de salud y educación son insuficientes e inadecuados. La escasez de presupuestos y la carencia de personal cualificado son los principales escollos para mejorar esta situación.

Níger tiene el índice de analfabetismo más elevado de África occidental. Aunque la enseñanza primaria es gratuita, muy pocos niños asisten regularmente a la escuela.

Los servicios sanitarios son prácticamente inexistentes en las áreas rurales y se reducen a algunas campañas de vacunación contra la meningitis, la enfermedad del sueño, la viruela y el sarampión. Enfermedades como la malaria, la tuberculosis o la lepra son endémicas.

Historia

La historia precolonial de Níger gira en torno a los distintos grupos étnicos que dominaron el comercio transahariano (oro, sal) desarrollando estados fuertes y prósperos.

El presidente nigerino Mamadou Tandja, durante su visita en 2005 al entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush.

La presencia del pueblo tuareg en el Sahara nigerino data del Neolítico. En el siglo XIV controlaron el reino de Takkeda en el oeste del macizo del Aïr y posteriormente fundaron el sultanato de Agadez. El grupo étnico hausa es el más numeroso del Sahel africano. Desde el siglo IX hasta el XIX sus ciudades-estado dominaron el centro del país. Los fulani, que se habían extendido por el territorio hausa, declararon la guerra santa contra éstos a principios del siglo XIX. El jefe Usman dan Fodio los derrotó y fundó el Imperio de Sokoro en su territorio.

La presencia colonial europea comenzó con los primeros exploradores (Friederich Hornemann, Mungo Park) y se desarrolló desde 1890, a partir del reparto del centro de África entre Francia (oeste del lago Chad) y Gran Bretaña (este del lago Chad). En 1898 los franceses tuvieron que sofocar la sublevación de los tuaregs, que finalizó en 1904 con la conquista de Agadez. Níger fue colonia dependiente de su metrópoli desde 1922 hasta 1960, fecha de la independencia.

La historia de las últimas cuatro décadas del siglo XX ha estado dominada por los golpes de Estado (1974 y 1996), el asesinato del presidente Ibrahim Barré Mainasara (1999) y una revuelta armada iniciada por los tuaregs y extendida al resto de la población que abarcó gran parte de la década de 1990. En 1999 se aprobó mayoritariamente una nueva Constitución y se celebraron elecciones multipartidistas que ganó el presidente Mamadou Tandja, siendo reelegido en los comicios de 2004.

Níger, uno de los países más pobres del mundo, ha sufrido tensiones políticas y sociales internas, en parte alimentadas por la insurrección de los rebeldes tuaregs. Este conflicto étnico vivió un cierto apaciguamiento durante 2009 a raíz de la firma de un acuerdo de alto el fuego entre los rebeldes y el Gobierno suscrito en Libia en abril. En este año, el presidente Tandja impulsó cambios constitucionales para poder perpetuarse en el poder. Tales iniciativas suscitaron recelo en las instancias del Ejército, y el mandatario fue depuesto por un pronunciamiento militar en febrero de 2010.

El principal dirigente del pronunciamiento, el coronel Salou Djibo, prometió iniciar un proceso democratizador en Níger. Para ello, la Junta Militar designó un Gobierno encabezado por un civil, Mahamadou Danda, y convocó elecciones presidenciales. Asimismo, impulsó la redacción de un nuevo texto constitucional, que fue aprobado en referéndum en octubre de 2010.

En los comicios presidenciales, celebrados en marzo de 2011, obtuvo la victoria Mahamadou Issoufou. El nuevo mandatario hubo de hacer frente a la crisis humanitaria desatada tras los combates en el país vecino de Malí. Varios miles de personas cruzaron las fronteras hacia Níger huyendo del conflicto.

En los inicios de 2015 Níger se convirtió en uno de los países africanos que formaron una fuerza de intervención conjunta para hacer frente a la amenaza del expansionismo islamista radical desde el norte de Nigeria. En este territorio estaba activa la organización islamista Boko Haram, cuyas acciones armadas habían hostigado a poblaciones fronterizas entre Níger y Nigeria. El país nigerino, que estaba lastrado por el peor índice de desarrollo económico del mundo, era también el de mayor natalidad, con una media superior a los siete hijos por mujer.

Sociedad y cultura

En la rica tradición cultural de la región del Sahara y el Sahel se manifiesta el pasado de la región como intermediaria entre el África del norte y el África subsahariana. En la elaborada arquitectura tradicional, así como en la danza y la música, se pone en evidencia el sustrato cultural preislámico. Es destacable la literatura hausa, que utilizó los caracteres arábigos para dejar por escrito sus tradiciones orales en su lengua.