Andorra

El Principado de Andorra es el único estado independiente del mundo cuya lengua oficial es el catalán. Este pequeño país pirenaico, a caballo entre España y Francia, es un importante centro turístico de invierno.

Bandera de Andorra.

Medio físico

Andorra se alza en la zona oriental de la cordillera de los Pirineos, entre Francia y España. Se extiende sobre una superficie de 468 kilómetros cuadrados. El relieve andorrano se caracteriza por una sucesión de montañas y valles. La altura media del país es de unos 2.000 metros. El pico más elevado es el Coma Pedrosa (2.946 metros). El Valira es el principal curso fluvial de Andorra. Este río, que posee varios afluentes, recibe tres denominaciones a lo largo de su recorrido: Valira del Norte, Valira de Oriente y Gran Valira. Hay asimismo varios lagos de montaña. El clima del Principado es típicamente pirenaico: los inviernos son muy fríos y los veranos suaves.

Andorra es un pequeño país ubicado entre Francia y España, en los Pirineos orientales. En la imagen, casas andorranas típicamente pirenaicas.

Flora y fauna

En Andorra hay bosques de pinos, hayas, abedules, robles, abetos, álamos, etc. Abundan las plantas de montaña, entre las cuales puede señalarse una especie floral, la grandalla o narciso de montaña, convertida en uno de los símbolos del país. En cuanto a la fauna terrestre, son numerosos los rebecos, jabalíes, zorros y ardillas. Por lo que respecta a las aves, hay que apuntar la presencia de cucos, urogallos y distintas especies de rapaces (águilas, buitres, halcones). Por último, truchas y nutrias son los animales más representativos del medio acuático.

Población

Demografía

La población del Principado es de unas 85.000 personas, de las que sólo algo más de un tercio goza de la nacionalidad andorrana. Los grupos de extranjeros más numerosos son los conformados por españoles (24 %), portugueses (14 %) y franceses (4 %). La población andorrana es mayoritariamente urbana. Las principales ciudades son Andorra la Vella (capital), Les Escaldes-Engordany y La Massana. La esperanza de vida es de 80 años para los hombres y de 85 para las mujeres.

Lengua

La lengua oficial de Andorra es el catalán. En el Principado también se habla el español (lengua que dominan todos los andorranos) y, en menor medida, el portugués y el francés.

Religión

La religión mayoritaria en Andorra es la católica.

Economía y comunicación

Datos económicos

Sólo un 2 % de la superficie andorrana es cultivable. El sector ganadero es eminentemente ovino. La escasa industria está centrada principalmente en la producción de cigarrillos y muebles. El turismo es el sector más importante de la economía andorrana, representando el

80 % de su producto interno (interior) bruto (PIB). El sector comercial y el financiero son los siguientes en importancia. El Principado cuenta con un régimen tributario muy atractivo para los capitales extranjeros, por lo que tiene la consideración de paraíso fiscal.

La práctica de los deportes de invierno, en especial, el esquí, es uno de los factores que fomentan el turismo, el motor de la economía andorrana.

Los principales socios comerciales de Andorra son España y Francia. Aunque el Principado no forma parte de la Unión Europea (UE), su moneda corriente es desde 2002 el euro. A diferencia de otros microestados que no están en la UE pero sí tienen el euro como moneda oficial (Vaticano, Mónaco y San Marino), Andorra no emite monedas de euro propias.

En Andorra no hay ferrocarril ni aeropuerto. Existen cerca de trescientos kilómetros de carreteras, la mayor parte de los cuales están pavimentados. El túnel de Envalira comunica por carretera el principado con Francia.

Comunicación

El país cuenta con un prefijo telefónico propio. El servicio postal dentro del Principado es gratuito. En Andorra pueden sintonizarse las cadenas televisivas de las vecinas España y Francia. A ello hay que añadir las emisiones de la Radio y Televisión de Andorra (RTVA). El Periòdic d'Andorra y el Diari d'Andorra son los medios de comunicación escritos más importantes del Principado. Existen en el territorio más de 24.000 usuarios de Internet, lo que representa una tasa de penetración del 35 %.

Administración y política

División territorial

Andorra se divide administrativamente en siete parroquias: Canillo, Encamp, Ordino, La Massana, Andorra la Vella, Sant Julià de Lòria y Les Escaldes-Engordany. Las Comunas (comuns) son los órganos administrativos encargados de la gestión de las parroquias, algunas de las cuales se dividen a su vez en quarts (caso de Ordino, La Massana y Sant Julià de Lòria) y veïnats (caso de Canillo).

Vista panorámica de Andorra la Vella (Andorra la Vieja en español), la capital del país.

Forma de gobierno y partidos políticos

Andorra es un principado parlamentario en el que dos copríncipes ostentan la jefatura del Estado: el obispo de la vecina localidad española de la Seo de Urgel y el presidente de la República Francesa. Los poderes de los copríncipes son meramente simbólicos. El Consell General de les Valls (Consejo General de los Valles) representa al poder legislativo: se trata de un Parlamento unicameral integrado por 28 diputados elegidos cada cuatro años. El Gobierno, con un primer ministro al frente, emana del Parlamento. La defensa militar del país está encomendada a Francia y a España. La Constitución andorrana data de 1993. Antes de esa fecha, Andorra no era un país democrático. El Consejo Superior de la Justicia es el órgano judicial supremo del Principado.

Los principales partidos políticos de Andorra son el Liberal y el Socialdemócrata.

Servicios del Estado

En Andorra coexisten tres tipos de escuelas con sistemas educativos diferentes: la escuela española, la francesa y la andorrana. La enseñanza es obligatoria hasta los 16 años. En 1997 se fundó la Universidad de Andorra, cuya oferta de estudios se limita a dos carreras: enfermería e informática. Andorra cuenta en su territorio con varios hospitales de calidad.

Historia

Según la leyenda, el rey franco Carlomagno concedió a los andorranos una carta de privilegios a cambio del apoyo prestado en la lucha contra las tropas invasoras musulmanas. El dominio de esa zona pirenaica pasó a manos del conde de Urgel y, posteriormente, a las del obispo de dicha diócesis catalana. En 1278 se puso fin a la disputa del territorio andorrano entre sus vecinos del sur y el norte: ello fue posible merced a un acuerdo que fijó un estatus de soberanía compartida entre el conde francés de Foix y el obispo catalán de la Seo de Urgel. El reino de Navarra heredó del condado de Foix el derecho de cosoberanía sobre Andorra. Ya en el siglo XVII, cuando el rey Enrique de Navarra se convirtió en Enrique IV de Francia, estableció que el derecho de cosoberanía pasase a la Corona francesa (en la actualidad, como ya se ha señalado, la titularidad de ese derecho corresponde a la presidencia de la República Francesa).

En 1812, las tropas de Napoleón invadieron el Principado, que fue anexionado a Francia como parte del distrito catalán de Puigcerdà. El pequeño país pirenaico recobró su independencia dos años más tarde, tras la derrota napoleónica en Europa. Francia volvió a ocupar Andorra en 1933 para apaciguar el fuerte clima de tensión social que se había apoderado del país. Un año después, el aventurero ruso Boris Skossyreff se autoproclamó príncipe soberano de Andorra con el nombre de Boris I, al tiempo que declaró la guerra al obispado de Urgel. Skossyreff fue detenido por las autoridades españolas y expulsado de la península. Entre 1936 y 1940 permaneció afincado en territorio andorrano un destacamento militar francés. La misión de este contingente armado era evitar la extensión al principado de la Guerra Civil española. Andorra fue neutral durante la Segunda Guerra Mundial. En este periodo, el Principado se convirtió en un activo centro de contrabando entre la España franquista y el régimen francés de Vichy (colaboracionista con la Alemania nazi).

Andorra se dotó en 1993 de una Constitución de carácter democrático que fue ratificada por sus ciudadanos en referéndum. Ese mismo año, el país pirenaico ingresó como miembro de pleno derecho de las Naciones Unidas. Óscar Ribas, elegido primer ministro en 1993, dimitió en 1994 tras perder una moción de confianza parlamentaria. Fue sustituido por el liberal Marc Forné. También en 1994, Andorra ingresó en el Consejo de Europa. Forné revalidó su cargo en los comicios de 1997 y 2001. Albert Pintat, compañero de partido de Forné, se convirtió en primer ministro tras la nueva victoria liberal en las elecciones de 2005.

Ante las presiones de la comunidad internacional, Andorra promovió iniciativas para levantar parcialmente el secreto bancario en sus entidades financieras. De esta forma, el Gobierno andorrano pretendía eludir la amenaza de sanciones por promoción de la opacidad fiscal. En las elecciones generales celebradas en abril de 2009 resultó vencedor el Partido Socialdemócrata. Su principal dirigente, Jaume Bartumeu, hubo de recabar apoyos fuera de su partido para ser nombrado primer ministro, en junio de ese año.

En abril de 2011, la coalición opositora de centroderecha Demócratas por Andorra venció en las elecciones generales celebradas en este país. Antoni Martí fue investido como primer ministro. El mandatario situó como una de sus máximas prioridades profundizar en las relaciones comerciales y económicas con la Unión Europea (UE), que se habían visto deterioradas a raíz de las acusaciones de las instituciones continentales contra Andorra de favorecer la evasión fiscal. En este marco el Gobierno andorrano estableció en junio de 2013 la entrada en vigor de un impuesto sobre la renta que permitiría a las autoridades reforzar el control fiscal sobre las actividades económicas en el país pirenaico.

Sociedad y cultura

Las iglesias románicas del principado representan lo mejor de su patrimonio monumental. Es asimismo digna de mención la casa palaciega de Areny-Plandolit, en Ordino, fechada en el siglo XVII y convertida en la actualidad en un museo. El Museo Postal, también ubicado en Ordino, es otro centro museístico de importancia. Pese a su reducido tamaño, Andorra cuenta con una interesante agenda cultural en la que destacan los eventos relacionados con el teatro, la danza y la música. Cada año se celebra en Les Escaldes-Engordany un festival internacional de jazz. Existe una Orquesta Nacional de Cámara de Andorra.

El esquí, el rugby y el fútbol son los deportes más populares en Andorra. El país posee excelentes estaciones de esquí, muy frecuentadas por ciudadanos españoles y franceses. La selección andorrana de fútbol debutó en competiciones internacionales en 1996. Nueve años antes comenzó a competir internacionalmente la selección de rugby del Principado (ésta, mucho más competitiva que la de fútbol, figura entre las sesenta mejores del mundo).