Micronesia

Micronesia alude a una región etnogeográfica que incluye varios estados independientes del Pacífico Sur, entre los que se encuentran los Estados Federados de Micronesia, denominación oficial que designa cuatro estados (Yap, Chuuk, Pohnpei y Kosrae) unidos bajo una misma Administración y cuya característica más destacada es la diversidad y variedad de sus gentes y culturas.

Bandera de los Estados Federados de Micronesia.

Medio físico

En la zona más occidental de Oceanía, perteneciente geográficamente al archipiélago de las Carolinas, más de seiscientas minúsculas islas forman Micronesia. Setecientos kilómetros cuadrados de tierra, distribuidos en varios grupos de islas (Yap, Uluthi, Faraulop, Ifalik, Pulap, Chuuk, Pohnpei, antiguamente llamada Ponape, y Kusaie).

Pueden distinguirse en los archipiélagos dos tipos de islas, en atención a su formación geológica. Las volcánicas son de orografía accidentada, con costas escarpadas y elevados picos de hasta setecientos metros de altitud. Las islas de formación coralina, por el contrario, son planas, adoptando la forma de arrecifes de coral de barrera (bordeando la costa) y atolones (rodeando un lago interior).

Micronesia presenta altas y estables temperaturas durante todo el año, en torno a los 29 ºC, con precipitaciones elevadas. La isla de Yap, al noroeste del archipiélago, se ve ocasionalmente afectada por los monzones.

El archipiélago micronesio está formado por más de medio millar de pequeñas islas. En la imagen, vista aérea de algunas de ellas.

Fauna y flora

La diferente configuración de islas volcánicas y coralinas da lugar a dos tipos de ecosistemas. En las primeras, la vegetación es variada: manglares y pantanos en las orillas, praderas y matorrales en el interior, y bosque tropical en las zonas montañosas. Los atolones, por el contrario, ven crecer a duras penas cocoteros y árboles del pan.

En las islas habitan animales de pequeño tamaño: serpientes, lagartos, roedores..., además de numerosas aves y todo tipo de fauna marina.

Población

Demografía

La federación tiene un total de 105.000 habitantes. El grupo etnográfico micronesio presenta características comunes, pero a la vez claras especificidades, con sus vecinos polinesios, melanesios e indonesios. Dentro del país, la población micronesia revela como rasgo más acusado la diversidad, presentando hasta nueve grupos étnicos diferenciados.

La población se distribuye de manera irregular, concentrándose en los núcleos urbanos del estado de Chuuk, y en menor medida en Pohnpei. Geográficamente, la ocupación poblacional se ha realizado en las zonas costeras de las islas montañosas, mientras que en los atolones se agrupa en las orillas de los lagos.

Lengua

Ocho lenguas autóctonas diferentes, más varios dialectos, dan prueba de la diversidad cultural de Micronesia. Todas las lenguas son del grupo australásico y, aunque similares en su estructura, el vocabulario presenta variaciones a veces ininteligibles. La otra lengua oficial es el inglés.

Religión

La gran mayoría de los micronesios son cristianos, con igual proporción de católicos y protestantes.

Economía y comunicación

Datos económicos

La producción agrícola, aunque abundante, es de mera subsistencia, requiriendo importaciones para cubrir el consumo. La cría de ganado y la pesca son también actividades frecuentes pero poco productivas.

La industria es incipiente y modesta, dedicada sobre todo al procesamiento de alimentos, la artesanía y la construcción. Micronesia posee escasos recursos minerales, y los marítimos se encuentran aún por explotar, al igual que una tímida industria turística.

La principal aportación a las arcas del Estado proviene de los Estados Unidos, cuyas ayudas suponen hasta el 70 % del producto interno (interior) bruto (PIB). Gran parte del sector económico se encuentra en manos del Estado, inmerso en un lento proceso de liberalización económica.

Comunicación

Cuatro puertos marítimos y varios aeropuertos cubren el escaso transporte internacional. Las comunicaciones regionales son competencia de cada estado, a través de buenas carreteras en las islas de cierto tamaño.

Sin prensa diaria, tanto el Gobierno federal como los estatales editan publicaciones periódicas. La televisión por cable es accesible en algunos estados.

Administración y política

División territorial

Micronesia se divide, por razones históricas, culturales y lingüísticas, en cuatro estados: Yap, Chuuk (antes Truk), Pohnpei (antiguamente Ponape) y Kosrae. Cada uno dispone de su propia capital, contando además con Palikir, la capital federal.

Forma de gobierno

Los Estados Federados de Micronesia constituyen un Gobierno constitucional cuya política se rige por la Constitución de 1979, así como por el Tratado de Libre Asociación firmado con Estados Unidos por el que someten su política exterior a cambio de apoyo económico y militar.

Micronesia disfruta de un alto grado de autogobierno, a través de un presidente de Estado y Gobierno, y un sistema unicameral elegido por sufragio universal. Los estados poseen Asamblea Legislativa propia.

Servicios del Estado

El acceso al sistema educativo está garantizado con escuelas primarias en todas las islas y al menos una secundaria en cada estado. La educación universitaria corre a cargo del Community College of Micronesia y de universidades estadounidenses en la modalidad a distancia.

También los hospitales y clínicas están presentes en todos los rincones habitados del país. Como complemento de la medicina científica pueden aún encontrarse curanderos practicantes de la medicina tradicional.

Historia

Habitada desde tiempos inmemoriales, existió en Micronesia un próspero imperio cuya caída se produjo hacia el año 1500.

En el siglo XVI, portugueses primero y españoles después se acercaron a sus costas. El nombre del archipiélago, Islas Carolinas, se lo dieron los españoles en honor a su rey Carlos II. En 1896 el Imperio español se apropió de las islas, para venderlas poco después a los alemanes.

Durante la Primera Guerra Mundial, Japón invadió el archipiélago, manteniendo su dominio posteriormente, ya con el beneplácito de la Sociedad de Naciones. Allí, el Ejército nipón situó sus tropas durante la Segunda Guerra Mundial. En 1944, la isla de Truk fue escenario de la Operación Hailstone, decisiva para la derrota japonesa.

En 1947, Micronesia pasó a formar parte, junto con las Islas Marshall y las Marianas, del Protectorado de las Naciones Unidas sobre las Islas del Pacífico, y quedó bajo dominio estadounidense.

En la década de 1970 se inició el proceso independentista, que culminó en 1986 con la firma de un Tratado de Libre Asociación con los Estados Unidos. Se sancionó así la condición de Micronesia como nación independiente.

En 1991, los Estados Federados de Micronesia reforzaron su situación internacional al entrar a formar parte de Naciones Unidas. El acuerdo de libre asociación con su protector fue ratificado en 2004. En abril de ese mismo año, el territorio nacional fue devastado por el tifón Sudel, que destruyó o dañó seriamente sus infraestructuras. En 2007, Emanuel Mori fue elegido como el séptimo presidente del país. Reelegido para el cargo durante un segundo mandato, Mori fue relevado en la presidencia de la Nación por Peter Christian en mayo de 2015.

Sociedad y cultura

A pesar de la intensa influencia extranjera a la que han sido expuestos, los micronesios han conseguido mantener viva la cultura tradicional a salvo de influencias occidentales.

De esta forma, no sólo la artesanía, las danzas o las ceremonias tradicionales son fácilmente visibles, sino que la cultura y costumbres ancestrales se mantienen presentes en la vida cotidiana. La preparación de la comida sigue sus ritos antiguos, así como la construcción de casas y canoas, la gran especialidad de estos pueblos. Incluso los vestidos, en ciertas zonas rurales, permanecen inalterables desde antaño: taparrabos para los hombres y faldas de paja o lavalavas para las mujeres.