Palau

La República de Palau es un estado insular situado en el océano Pacífico, pocos grados al norte de la línea del ecuador y a 500 kilómetros al sudeste de Filipinas. Las islas Palau (también denominadas Palaos y Belau) forman una de las naciones más jóvenes y menos pobladas del mundo; disfrutan de independencia, aunque se hallan vinculadas a los Estados Unidos por un tratado de libre asociación.

Bandera de la República de Palau (o Palaos).

Medio físico

El territorio de las Palau, formado por 340 islas e islotes de origen volcánico pertenecientes al grupo más occidental de las islas Carolinas, ocupa una superficie total de 458 kilómetros cuadrados. Las cuatro islas más importantes son Angaur, Babelthuap, Koror y Peleliu, las tres últimas de las cuales están rodeadas por un arrecife que forma con ellas una laguna de unos 1.450 kilómetros cuadrados.

Babelthuap, rodeada de un enorme arrecife de coral, es la isla más extensa y la que comprende la mayor parte de las tierras emergidas del país. En ella se alza el pico más alto, Rois Ngerekelehuus, de 242 metros. Al norte de esta isla se encuentran los atolones de Ngaruangel y Kayangel.

Palau disfruta de un clima tropical, con una temperatura media anual de 27 ºC y una humedad constante del 82 %. Las lluvias son muy abundantes, registrándose unos 3.800 milímetros al año.

Flora y fauna

El ecosistema natural de las islas Palau comprende excepcionales playas de arena blanca y frondosas selvas sostenidas por las generosas precipitaciones. La flora común incluye, entre otras especies, múltiples ejemplares de palmeras y helechos.

Las aguas tropicales palauanas constituyen el hogar de una abundante y variada fauna marítima (corales, almejas gigantes, caracoles, erizos de mar, anémonas de mar, medusas y gusanos de pluma…), que hace de este lugar un auténtico paraíso para el buceo.

Población

Demografía

La población de Palau ronda los 21.000 habitantes, de los cuales aproximadamente las dos terceras partes viven en Koror, la antigua capital. En la década de 2000, la inmigración ha crecido considerablemente, de modo que los extranjeros constituyen un cuarto de la población. Este hecho ha contribuido a que la tasa de crecimiento sea positiva.

Desde el punto de vista étnico, el dato más relevante es la considerable mezcla que presentan los habitantes de Palau. El mayor grupo (72 %) lo forman los nativos palauanos (mestizos de micronesios, melanesios y malayos). Polinesios, indoeuropeos, asiáticos (sobre todo filipinos) y europeos figuran entre los grupos minoritarios.

Lengua

En Palau se hablan oficialmente dos idiomas indígenas, a saber, el palauano, que es el del archipiélago principal, y el tobiano-sonsorolés, que es la lengua de las islas sudoccidentales. El inglés, tercer idioma oficial del país, es utilizado por la mayoría de la población; también es la lengua de la administración y del comercio. En el estado de Angaur se habla japonés.

Religión

Alrededor de dos tercios de la población de Palau profesa la religión católica romana. Sin embargo, el Modekngei, un movimiento sincrético que se desarrolló como respuesta a la presión colonial, prevalece como uno de los vestigios de las creencias palauanas ancestrales. También cuenta con adeptos la Iglesia protestante evangélica, los adventistas del séptimo día y los testigos de Jehová.

Economía

El turismo, la agricultura de subsistencia y la pesca constituyen las bases de la economía de Palau. Ésta confía también en la importante ayuda financiera que el país recibe de los Estados Unidos en virtud de su tratado de asociación.

Una de las bases de la economía de Palau es el turismo, atraído en gran medida por la belleza de sus playas.

Las principales plantaciones son las de cítricos, coco y bananas. El aceite de coco, el atún, los tejidos y la copra se destinan a la exportación. Las importaciones incluyen, sobre todo, productos alimentarios y manufacturas.

La incidencia del turismo es todavía reducida, aunque se trata de un sector que ofrece grandes perspectivas de desarrollo debido a la expansión del transporte aéreo en el Pacífico, a la creciente prosperidad de los países líderes del este de Asia y a la voluntad de los extranjeros de financiar las infraestructuras palauanas.

Administración y política

División territorial y forma de gobierno

La República de Palau está dividida en 16 estados, entre los que destacan Koror, Peleliu, Hatobohei y Angaur. Cada uno de ellos tiene su propio Gobierno autónomo, encabezado por un gobernador. La capital, desde 2006, es Ngerulmud (en la isla de Babelthuap).

Palau es un estado constitucional libremente asociado a los Estados Unidos. La Carta Magna palauana, aprobada en 1981, establece un modelo presidencial a cuya cabeza se halla el presidente de la república, que es a la vez jefe de Estado y de Gobierno. El presidente y el vicepresidente, ambos elegidos por sufragio popular para un periodo de cuatro años, ostentan el poder ejecutivo. Existe un Consejo de Ministros que actúa como cuerpo asesor presidencial.

El poder legislativo reside en un Parlamento bicameral, denominado Olbiil Era Kelulau. Los miembros de ambas cámaras son elegidos por el pueblo: 9 integran el Senado y 16, uno por cada estado, la Cámara de Delegados. Por su parte, el poder judicial está formado por el Tribunal Supremo, el Tribunal Nacional y el Tribunal de Asuntos Civiles. En Palau no existen partidos políticos.

Servicios del Estado

La educación es obligatoria entre los 5 y los 17 años. Cada uno de los estados rurales cuenta con una escuela primaria. En el país existen varias escuelas de enseñanza secundaria, unas dirigidas por instituciones religiosas y otras de carácter público. Desde 1969 Koror dispone de un centro de estudios superiores: el Micronesian Occupational College.

La atención sanitaria se proporciona en el hospital de Koror y en los dispensarios habilitados en cada estado.

Historia

Descubiertas por elnavegante español Ruy López de Villalobos en 1543, las Palau formaron parte del Imperio español hasta que en 1899 fueron vendidas a Alemania.

Japón ocupó el archipiélago durante la Primera Guerra Mundial y lo gobernó bajo mandato de la Sociedad de Naciones. Los Estados Unidos conquistaron las islas durante la Segunda Guerra Mundial, y desde 1947 éstas quedaron sometidas oficialmente a la administración estadounidense como parte del Territorio de Fideicomiso de las Islas del Pacífico.

Tras rechazar en 1979 su inclusión en los Estados Federados de Micronesia, los palauanos aprobaron su independencia en 1981. Dos años después, Palau firmó un tratado de libre asociación con los Estados Unidos, según el cual la nación norteamericana se responsabilizaba de la defensa del archipiélago y mantenía allí bases militares. El posterior periodo de transición dio paso, finalmente, a la declaración oficial de independencia en 1994. Ese mismo año, Palau pasó a ser un nuevo miembro de las Naciones Unidas.

En las elecciones presidenciales de 2000 resultó vencedor Tommy Remengesau, quien fue reelegido en los comicios de noviembre de 2004. En octubre de 2006, las instituciones gubernamentales iniciaron su traslado a la nueva capital de Ngerulmud, a escasos kilómetros de la ciudad de Melekeok donde se halla el palacio del gobierno. Tras su victoria electoral en noviembre de 2008, Johnson Toribiong accedió en enero de 2009 a la presidencia del país.

Edificio del palacio del Gobierno de Palau, en la ciudad de Melekeok, muy próxima a la nueva capital de la nación, Ngerulmud.

En septiembre de 2009, Palau instituyó en sus aguas el primer santuario mundial de protección de especies de tiburones. En el plano político, el presidente Toribiong perdió en las elecciones presidenciales de noviembre de 2012. Su rival, Thomas Esang Remengesau Jr., fue investido como nuevo presidente de Palau en febrero de 2013. En el curso de su Gobierno, Remengesau anunció que prohibiría la pesca comercial en todas sus aguas. El auge del turismo y el incremento de las actividades de ocio comerciales, cifrados en torno al 13 % anual a lo largo de la década de 2010, sustentaron una reorientación de la política industrial de Palau hacia el sector de servicios y la puesta en marcha de proyectos de desarrollo de infraestructuras y de transporte tanto aéreo como marítimo.

Sociedad y cultura

Numerosas ruinas de piedra, monolitos en Babelthuap y otras reliquias del arte micronesio muestran la evidencia de una cultura ancestral que prosperó en las islas Palau antes del contacto con los exploradores europeos. Las costumbres occidentales impuestas con posterioridad por las potencias coloniales nunca consiguieron eliminar la cultura tradicional. Hoy día, música y danza son los principales elementos que recuerdan la vigencia de las manifestaciones artísticas del pasado.