Balcanes

    Balcanes

    Región de Europa situada en el centro y norte de la península Balcánica, al sur del continente. La región balcánica, de relieve montañoso y compartimentado, constituye un mosaico étnico y político, cuya inestabilidad ha sido el origen de importantes conflictos bélicos.

    Los límites geográficos de la región están definidos por el sur en la frontera con Grecia; por el norte, el río Danubio es aceptado comúnmente como el límite de los Balcanes. Los países que conforman la región, de unos 666.000 kilómetros cuadrados, son Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro, Macedonia, Bulgaria, Albania y Rumania, este último a pesar de que la mayor parte de su territorio está más al norte de la línea del Danubio.

    La región está bañada al oeste por el mar Adriático y el Jónico, al este por el mar Negro, y limita al norte con Italia, Austria, Hungría y Ucrania y al sur con Grecia y Turquía.

    A excepción de las grandes llanuras del norte, bañadas por el Danubio y su afluente, el Sava, el territorio balcánico está constituido por intrincados sistemas montañosos que han originado la fragmentación y aislamiento característicos de la región. Las principales cadenas montañosas son los Balcanes y Ródope en Bulgaria, los Cárpatos en Rumania y los Alpes Dináricos, que se extienden por Croacia, Serbia, Montenegro y Albania. Los principales ríos son el Danubio y sus afluentes el Sava y el Morava, el Neretva en Bosnia, el Maritsa en Bulgaria y el Drin en Albania.

    Uno de los rasgos más característicos de la región es la diversidad étnica. Esta fragmentación en pequeños grupos étnicos conocida como “balcanización” se deriva en parte del complejo relieve de la zona que favorece el aislamiento. Uno de los grupos más numerosos es el de los eslavos meridionales, con diversos subgrupos de carácter lingüístico como el serbocroata (utilizado con diversos dialectos en Croacia, Serbia, Albania, Bosnia-Herzegovina y Montenegro), el esloveno, el búlgaro y el macedonio. Las religiones predominantes son la cristiana ortodoxa y la musulmana. La población del área ronda los sesenta millones de habitantes.

    Numerosos yacimientos arqueológicos pertenecientes al Neolítico demuestran que la agricultura se extendió pronto por las fértiles llanuras del Danubio y sus afluentes. La influencia de la civilización griega se dejó sentir a partir del siglo IV a.C., favoreciendo la formación de estados centralizados, como el macedonio, cuna de Alejandro Magno (356-323). Durante el siglo II a.C. los romanos comenzaron la penetración en los Balcanes por el litoral del Adriático. La Dacia (actual Rumania) fue sometida por el emperador Trajanoen el siglo II de la era cristiana. La romanización fue intensa en este país, que tiene una lengua de origen latino en un entorno de lenguas eslavas.

    Tras la división del imperio romano por el emperador Teodosio a finales del siglo IV, la mayor parte de la región balcánica quedó bajo el dominio del imperio bizantino o imperio romano de oriente. La influencia de la cultura bizantina es notable excepto en Croacia y Eslovenia, que quedaron en la parte occidental del imperio. La desintegración del poder centralizado favoreció la penetración de distintos pueblos eslavos que desarrollaron estados más o menos independientes de Bizancio a partir del siglo VI. La cristianización es la característica más destacada de estos pueblos durante la alta Edad Media.

    El siglo XV marcó un nuevo punto de inflexión en la historia de los Balcanes, al quedar toda la península en poder de los turcos otomanos. Durante más de cuatro siglos se produjo un proceso de islamización de muchos de los pueblos eslavos balcánicos. Durante la segunda mitad del siglo XVIII se hizo patente el anquilosamiento del imperio otomano frente a las potencias europeas que tenían intereses en la zona balcánica, reavivándose un sentimiento nacionalista antiturco en los pueblos sometidos. Sin embargo, su liberación durante el siglo XIX puso de manifiesto conflictos territoriales, étnicos y religiosos, agravados por la intervención de Austria y Rusia, con intereses estratégicos en la zona.

    Tras la guerra de los Balcanes (1913), por la que Turquía perdió definitivamente sus antiguas posesiones en la región, el asesinato del archiduque Fernando Francisco de Austria en Sarajevo en 1914 significó el estallido de la Primera Guerra Mundial. Tras la Segunda Guerra Mundial, la región balcánica quedó bajo la esfera de influencia soviética, pero el desmantelamiento del bloque comunista, a partir de la década de 1990, puso de manifiesto los conflictos territoriales latentes en el sangriento proceso de desmembramiento de la ex Yugoslavia. La guerra civil entre serbios, croatas y musulmanes en Bosnia, que duró hasta 1995, y la guerra de Kosovo, provincia serbia de mayoría albanesa musulmana en 1998, fueron cruentos ejemplos de la tensión histórica presente en los Balcanes.