Aragón

Palacio de la Aljafería de Zaragoza, sede de las Cortes de Aragón

Comunidad autónoma española emplazada en la zona noreste del país. Limita al norte con Francia; al este, con las comunidades de Cataluña y Valencia; al sur, con las de Valencia y Castilla-La Mancha; y al oeste, con las de Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y Navarra. Se compone de tres provincias: Zaragoza, Huesca y Teruel. Su Estatuto de Autonomía fue aprobado el 10 de agosto de 1982.

Medio físico

La superficie de la comunidad es de 47.720 kilómetros cuadrados. El territorio se divide en tres zonas claramente diferenciadas. La parte norte de la comunidad se halla recorrida por el sector central de la cordillera de los Pirineos. Es aquí donde se sitúan las cumbres más elevadas: el pico de Aneto (3.404 metros), Posets (3.371 metros), Monte Perdido (3.355 metros), la Maladeta 3.312 (metros), y Vignemale (3.298 metros). Más al sur, en el sector prepirenaico, destacan las sierras de la Peña y de Guara. La segunda zona, emplazada en el centro de la comunidad, abarca la depresión del río Ebro. Se caracteriza por su terreno llano, surcado por los valles formados por los afluentes del Ebro. Por último, al sur aparece una zona nuevamente montañosa, recorrida por el sistema Ibérico, donde sobresalen las sierras del Moncayo, Gúdar, Javalambre y Albarracín.

El Ebro es el más importante de los ríos que transitan por Aragón y el más caudaloso de España. Atraviesa la comunidad en dirección noroeste sureste. Sus afluentes pirenaicos, con nacimiento en esta cordillera, son cortos y caudalosos. Entre ellos destacan el Aragón, el Gállego y el Segre. Los afluentes de la vertiente opuesta poseen menor caudal. Los más importantes son el Jalón, el Huerva, el Martín y el Guadalope. En la zona sur de la comunidad nacen dos ríos de la vertiente mediterránea: el Mijares y el Turia.

El clima en la zona pirenaica se caracteriza por las temperaturas bajas, frescas en verano, y las abundantes precipitaciones, entre 1.000 y 2.000 milímetros cúbicos anuales. En la depresión del Ebro el clima es mediterráneo continentalizado; las diferencias térmicas son muy acusadas entre los meses fríos y los cálidos, y las precipitaciones escasean. Durante el invierno predomina el viento conocido como cierzo, que sopla desde el noroeste. En el sur de la comunidad el clima se torna más frío y las precipitaciones varían entre 400 y 800 milímetros cúbicos.

Población

La población aragonesa asciende a 1.277.471 habitantes, según estimaciones de 2006, con una densidad de 26 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que la sitúa, en este aspecto, en penúltimo lugar entre las comunidades españolas. De las tres provincias que componen Aragón, Zaragoza concentra el 80% de la población. La capital es Zaragoza, ubicada en la provincia homónima, y constituye una de las mayores ciudades del país. Otras poblaciones destacadas son Huesca y Teruel, ambas con más de 30.000 habitantes, así como Calatayud, Ejea de los Caballeros, Monzón y Barbastro. Las zonas montañosas experimentan un despoblamiento continuado.

Economía

Los canales de irrigación que parten de los afluentes del Ebro permiten la existencia de importantes cultivos de hortalizas, frutales, forrajes y cereales. Por otro lado, entre los cultivos de secano destacan la vid, el olivo y los cereales. En el sector ganadero, destaca la cabaña ovina, siendo Aragón el segundo productor nacional de lana.

La industria aragonesa se concentra en el valle del Ebro y en especial en los alrededores de Zaragoza. Con la salvedad de la producción de maquinaria y de productos agroalimentarios, la mayor parte de la industria es de reducidas proporciones, y en algunos casos de carácter artesanal.

Los recursos mineros resultan escasos, destacando tan sólo los de lignito en la provincia de Teruel.

El sector servicios ocupa a cerca del 60% de la población activa. El turismo es una actividad en crecimiento, en particular en la zona pirenaica.

Historia

La presencia romana en el territorio de Aragón se centró en las poblaciones de Caesar Augusta (Zaragoza), Osca (Huesca) y Bílbilis Augusta (Calatayud). Por el contrario, los musulmanes ocuparon toda la región en el siglo VIII. Con la caída del poder califal, el territorio se dividió en reinos de Taifas, de los que el de Zaragoza fue el de mayor relevancia en el siglo XI.

Los francos penetraron en el siglo VIII por el norte y formaron el condado de Aragón. Posteriormente, en el siglo X, éste pasó a formar parte del reino de Navarra. Aragón se constituyó como reino independiente con el rey Ramiro I, quien, junto con sus descendientes, extendió el territorio hasta que en el siglo XII alcanzó prácticamente sus límites actuales.

La boda de la hija de Ramiro II con Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, condujo al nacimiento de la corona de Aragón, que abarcaba las actuales comunidades autónoma de Aragón, Cataluña, Valenciana y Baleares. Alfonso V de Aragón conquistó en 1443 el Reino de Nápoles controlado hasta entonces por la dinastía Angevina. A Alfonso V le sucedió su hijo Fernando I quien sería sólo rey de Sicilia. El reino de Aragón se unificó con el de Castilla en 1479, fruto de la boda de Fernando II con Isabel I, más conocidos como los Reyes Católicos. En 1504, Fernando II, siendo ya rey de Aragón, Sicilia y Castilla, integró el Reino de Nápoles y de Sicilia al reino de Aragón y posteriormente a la recién nacida España. En 1713, después de la Guerra de Sucesión española (1700-1713), Felipe V tuvo que ceder los Reinos de Nápoles y Sicilia a los Habsburgos de Austria.

Tras el final de la dictadura franquista, Aragón vio aprobado su Estatuto de Autonomía el 10 de agosto de 1982.