Atlas

    Conjunto de cadenas montañosas y mesetas norteafricanas que forma la espina dorsal de los países del Magreb, Marruecos, Argelia y Túnez. La cordillera del Atlas, dividida en dos ramales que encierran un complejo conjunto de mesetas elevadas por encima de los mil metros, se extiende entre la ciudad marroquí de Agadir hasta la capital de Túnez. Esto supone una longitud de unos 2.000 kilómetros con una dirección predominante sudoeste-nordeste.

    El nombre de la cordillera, que se deriva del gigante mitológico Atlas, parece especialmente apropiado en el sector marroquí, donde se encuentran las mayores alturas de África septentrional. El gran Atlas, situado en el centro de dos ramales menores, el Atlas medio al norte y el Antiatlas al sur, alberga el techo de la cadena, el monte Toubkal, de 4.165 metros. El sector argelino está dividido en dos ramales, el Atlas del Tell al norte y el sahariano al sur, separados por una elevada meseta de mil metros de altitud. Finalmente, el Atlas tunecino está constituido por macizos aislados de menor altura.

    Geológicamente la cordillera del Atlas pertenece a las últimas fases del plegamiento alpino, ocurrido durante la era terciaria. Junto a los Apeninos en Italia y los Alpes dináricos en los Balcanes, es una de las cadenas más jóvenes del planeta. Los múltiples temblores de tierra que tienen lugar en la región demuestran que el levantamiento no ha finalizado.

    En cuanto al clima, el Atlas constituye una gran barrera para las masas de aire frío que llegan desde el norte y las de aire cálido y seco procedentes del Sahara. Esto redunda en una variedad climática entre las cadenas septentrionales, con una cantidad de precipitaciones anuales alrededor de los mil milímetros anuales, y las meridionales, con marcada tendencia a la aridez. La altitud hace descender la temperatura, encontrándose nieve en las cimas más altas del gran Atlas y el Atlas del Tell.

    La red hidrográfica del Atlas está constituida por ríos estacionales en forma de torrentes con gran capacidad erosiva. En las vertientes septentrionales y occidentales, debido a la mayor pluviosidad, existen algunos cursos permanentes como el Oum al-Rebia y el Muluya.

    Los habitantes del Atlas tienen un modo de vida tradicional, se dedican al pastoreo y a pequeños cultivos en los oasis. La principal riqueza del Atlas está constituida por los yacimientos de hierro, cobalto, manganeso, cinc y fosfatos.