Chad (Lago)

    Lago ubicado en el centro-oeste de África, en la región del Sahel, en el punto de confluencia entre Chad, Camerún, Nigeria y Níger. Se encuentra a una altitud de 250 metros y su caudal, de agua dulce, se nutre fundamentalmente de los ríos Chari y Logone, registrando como máximo 7 metros de profundidad. Se trata de una de las superficies lacustres más extensas del continente africano con unos 2.600 kilómetros cuadrados. Originalmente, la depresión que actualmente cubre el lago Chad estuvo ocupada por un antiguo mar de tamaño muy superior, con una extensión de unos 300.000 kilómetros cuadrados y que era denominado Mega-Chad.

    La extensión del lago se está reduciendo paulatinamente como consecuencia de la progresiva desertización de la región, de la gran evaporación y de la edificación de presas.

    La flora y la fauna del entorno también se ven sometidos a una amenaza constante, que ha mermado la variedad de especies. La vegetación consiste sobre todo en papiros, lirios y juncos. Lo más sobresaliente de la vida animal son los cientos de aves que habitan en el lago Chad.

    En sus dominios se asientan algunas comunidades, como los fulani y los hausa, dedicados a la pesca, a una agricultura básica (cultivos de arroz, sorgo y mijo fundamentalmente) y a la cría de ganado. La explotación forestal tiene cierto peso, y Chad y Níger albergan depósitos de petróleo.

    Existen evidencias arqueológicas de que la región del lago Chad ha estado habitada de forma permanente desde el siglo VI a.C. y de que sus orillas fueron la cuna de la antigua cultura sao. Durante el siglo XIX aparecieron referencias escritas por europeos sobre la cuenca del Chad y la zona empezó a ser explorada en los últimos años del siglo XIX. Desde la segunda mitad del siglo XX se han llevado a cabo en la zona varias investigaciones sobre las condiciones climáticas.