Tanganica

    Situado en el este de África, en la gran depresión formada por el gran valle del Rift, el Tanganica es el segundo, en extensión, de los grandes lagos africanos y el de mayor volumen de agua. Además, ostenta el récord de ser el segundo lago de agua dulce más profundo del mundo (1.435 metros de profundidad máxima), después del lago Baikal, en Rusia.

    Presenta una silueta alargada y angosta, con una longitud de 660 kilómetros de norte a sur y una anchura que oscila entre los 15 y los 80 kilómetros. Sus aguas colman una gran fisura que poco a poco está hendiendo el centro del continente africano y que se corresponde con un área cercana a los 32.900 kilómetros cuadrados. El lago Tanganica es compartido por la República Democrática del Congo, Tanzania, Zambia y Burundi y constituye el límite natural entre los dos primeros países. La elevación que presentan sus márgenes hace que sus aguas aparezcan atrapadas dentro del valle del Rift. Los ríos Malagarasi, Ruzizi y Kalambo contribuyen con sus aportaciones al caudal del lago. El Kalambo cuenta con una de las cataratas más espectaculares del mundo por la altura desde la que se precipita el agua, unos 215 metros. El río Lukoga, por su parte, perteneciente al sistema del Congo, se nutre de la corriente sobrante procedente del lago Tanganica.

    El clima predominante en esta región lacustre se caracteriza por temperaturas altas, dándose escasas precipitaciones. La palmera de aceite es una de las especies vegetales, típica de África occidental, que predomina en el entorno del lago. La vida animal se compone fundamentalmente de hipopótamos, cocodrilos y un amplio abanico de especies de aves.

    La población mayoritaria que habita la zona del lago Tanganica es de etnia bantú. Los recursos económicos básicos con los que cuentan incluyen los cultivos de maíz y la pesca. Los puertos marítimos de mayor importancia están localizados en las ciudades de Bujumbura, en Burundi, Kalemi, en la República Democrática del Congo, y Kigoma, en Tanzania. Todos ellos registran un considerable volumen de circulación de personas y artículos.

    El interés por descubrir las fuentes originales del río Nilo llevó a los británicos sir Richard Burton y John Hanning Speke a recorrer esta zona del lago Tanganica en 1858. En 1871, la villa de Ujiji, en Tanzania, fue el escenario del famoso encuentro entre Morton Stanley y David Livingstone.