Victoria (Lago)

    Es el lago más extenso del continente africano y el segundo depósito natural de agua dulce más grande del mundo después del lago Superior, localizado en América del Norte. Constituye una de las principales fuentes de las que se nutre el cauce del Nilo, a su vez, el río más largo de África.

    El Victoria está ubicado en una amplia y elevada meseta del centro este del territorio africano, a unos 1.134 metros de altura, y cubre una enorme sima gestada durante el periodo terciario, que se encuentra algo separada del gran valle del Rift, donde se concentran los otros grandes lagos de África. En cuanto a sus dimensiones, presenta una longitud de unos 330 kilómetros de norte a sur y cerca de 240 de este a oeste. Sus 68.422 kilómetros cuadrados de superficie están repartidos en parecidas proporciones entre Uganda, que acoge la parte septentrional, y Tanzania, la zona meridional. También Kenia alberga un fragmento del litoral noreste. Entre sus accidentes más destacados, está el golfo Speke, en el sudeste del lago, y el golfo Emin Pasha en el sudoeste. Al norte del primero de ellos emerge Ukerewe, la más grande de la multitud de islas que salpican el Victoria, el cual incluye también bastantes archipiélagos y atolones, entre otros, el archipiélago Sese, compuesto por 62 islotes.

    Los ríos Katonga y Kagera son los principales afluentes del lago, cuya única vía de desagüe es el Nilo Victoria. Éste acoge sus aguas residuales a la altura de la ciudad ugandesa de Jinja y conforma el tramo inicial del extenso río Nilo.

    La abundancia de precipitaciones registradas en la zona hace que el nivel del lago presente súbitas variaciones, aunque el promedio se sitúa en los 90 metros de profundidad.

    El entorno costero que rodea al lago Victoria, un área que ronda los 3.500 kilómetros, es uno de los lugares más poblados del continente africano, fundamentalmente por habitantes de etnia bantú. Su forma de vida se basa en la agricultura que permiten las fértiles tierras situadas en las riberas, así como en la riqueza pesquera, ya que en estas aguas es posible encontrar hasta dos centenares de especies diferentes. La construcción de la presa de las cataratas Owen en 1954, que permite generar energía hidroeléctrica, representa también un soporte económico importante para la región. La precaria red de comunicaciones existente otorga a todo el conjunto del lago Victoria un papel determinante como ruta de transporte. El ferrocarril conecta los puertos de las principales ciudades como Kisumu, en Kenia, Jinja, en Uganda, y Mwanza, en Tanzania, y las enlaza con las áreas litorales del océano Índico.

    El afán de encontrar las fuentes originales del río Nilo llevó al británico John Hanning Speke a ser uno de los pioneros, entre otros europeos, en explorar estas tierras. Tras hallar el lago Victoria en 1858 decidió bautizarle con dicho nombre por la reina Victoria de Inglaterra. Con anterioridad, había sido denominado Ukerewe por los árabes y es conocido también como Victoria Nyanza o, simplemente, Nyanza.