Chari

    Río localizado en el centro de África, que inicia su curso en la República Centroafricana y vierte sus aguas, tras hacer un itinerario próximo a los 1.400 kilómetros de longitud, en el lago Chad, siendo la fuente más importante que alimenta este lago. Su cuenca hidrográfica ocupa una superficie aproximada de 650.000 kilómetros cuadrados y cuenta entre sus tributarios con los ríos Logone, el más importante, Bahr Salamat, Bahr Sarh, Bahr Aouk y Bahr Keita.

    En su curso alto, el Chari se nutre fundamentalmente de los ríos Bamingui, su cabecera, Gribingui y Ouham. A ellos se les suman el Bahr Aouk, el Bahr Keita y el Bahr Salamat, que acaban confluyendo en una gran llanura irrigada. El Bahr Salamat parte de la ciudad sudanesa de Darfur, y en su trecho central recoge las aportaciones del lago Iro, separándose en una serie de ramales que se dispersan en un delta y que finalmente van a parar al Chari. El Bahr Aouk también se origina en Darfur y actúa de límite fronterizo entre Chad y la República Centroafricana. Da lugar a un amplio delta cuando derrama sus aguas en el Chari. Después de atravesar los rápidos Gay, su curso bajo presenta un conjunto de canales, y hacia el oeste recibe al Logone y discurre hasta su destino final en el lago Chad.

    Un porcentaje considerable de los habitantes de Chad, entre ellos los de ciudades como Sahr y la capital Yamena, se asientan en los márgenes del Chari.

    El río es transitado por barcos de vapor durante la época de lluvias y alberga una gran diversidad de peces, siendo el más apreciado la perca del Nilo. Esta riqueza ha propiciado el desarrollo de la industria pesquera local.

    Los europeos tuvieron referencias del Chari a partir del hallazgo en 1823 del lago Chad por parte de los exploradores británicos Dixon Denham, Hugo Clapperton y Walter Oudney.