Antártico

    Ejemplares de pingüinos en el océano glacial antártico

    En el extremo sur del planeta, rodeando al continente helado de la Antártida, se hallan las aguas del océano Glacial Antártico.

    El océano Glacial Antártico, también llamado océano Antártico, se ubica al sur de los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. Representa realmente la prolongación meridional de dichos océanos hasta el litoral de la Antártida. Su límite septentrional está establecido convencionalmente en el paralelo 55º, lo que hace que su extensión sea de más de treinta millones de kilómetros cuadrados. La parte más estrecha del océano se corresponde con el paso de Drake, entre el cabo sudamericano de Hornos y las islas de la península Antártica. Desde la península Antártica, en el sentido horario, se suceden las diversas secciones litorales del océano Glacial Antártico: el mar de Weddell, el de Davis, el de Dumont d’Urville, el de Ross, el de Amundsen y el de Bellingshausen.

    Un sector del océano permanece cubierto por la banquisa que rodea al continente helado de la Antártida. La extensión de la banquisa se multiplica por más de siete en el invierno austral. Más allá de la plataforma continental antártica, las aguas son profundas. Muchos icebergs surcan el océano Glacial Antártico. Su fondo marino se encuentra dividido en tres grandes cuencas (la Atlántico-Antártica, la Índico-Antártica y la Pacífico-Antártica), separadas por fosas de hasta cinco mil metros de profundidad.

    La temperatura de las aguas superficiales antárticas oscila entre los 0 y -1 ºC. En los fondos marinos se mantiene dicha temperatura. En la Corriente Antártica Circumpolar o Convergencia Antártica, la mayor y más profunda corriente marina del planeta, se mezclan las aguas del Atlántico, el Pacífico, el Índico y el océano Glacial Antártico. Hacia el norte, ya más allá del océano Antártico, las aguas son bastante menos frías.

    Las aguas del océano Glacial Antártico son muy ricas en krill, pequeño crustáceo que representa la base alimenticia de las ballenas que pueblan estos mares. La fauna oceánica comprende otros cetáceos (rorcuales, cachalotes, calderones, etc.), elefantes marinos, focas, peces, etc. Dentro de los peces, muchos de ellos endémicos, cabe señalar las poblaciones de bacalao del Antártico.

    El navegante español Gabriel de Castilla avistó en 1603 las islas Shetland del Sur, al norte de la península Antártica. Un siglo más tarde, en 1722, el francés Yves-Joseph de Kerguélen descubrió las que serían conocidas como islas Kerguelen, al sur del Índico. En la década de 1770, el capitán británico James Cook fue el primero en atravesar la línea del círculo polar. No sería hasta el siglo XX cuando se iniciasen las exploraciones geológicas de los fondos oceánicos antárticos. Un tratado internacional prohibió en 1988 la pesca de ballenas en estas aguas.