Hawaii (Archipiélago de)

    Situado a 3.800 kilómetros al oeste de la costa de California, en el cuadrante nordeste del océano Pacífico, el archipiélago de Hawaii es, desde 1959, un estado de pleno derecho de los Estados Unidos de América. El estado tiene un área total de 10.438 kilómetros cuadrados y está formado por ocho islas de origen volcánico (Hawaii, Niihau, Lanai, Maui, Kahoolawe, Oahu, Molokai y kauai), por lo que su relieve es muy heterogéneo. El volcán más alto es el Mauna Loa, situado en la isla de Hawaii, cuya cúspide se eleva hasta los 4.169 metros sobre el nivel del mar; sin embargo, el volcán que mantiene mayor actividad es el de Kilauea.

    El clima del archipiélago es de tipo tropical, por lo que las temperaturas oscilan entre los 26 y los 22 ºC a lo largo de todo el año, en tanto que las lluvias sobrepasan los 600 milímetros cúbicos anuales y, en algunos puntos como el monte Waialeale, llegan a sobrepasar los 10.000. La vegetación autóctona es poco variada y está conformada principalmente por helechos y orquídeas. La fauna ha seguido una evolución singular, por lo que se encuentran especies únicas como el ganso hawaiano. Junto a estas especies conviven otras muchas introducidas por el ser humano.

    La población indígena del archipiélago es de origen polinesio, pero su número disminuyó considerablemente desde el siglo XIX. Aunque se producen diversos tipos de frutos tropicales, lo cierto es que tanto el turismo como el mantenimiento de la base aérea norteamericana que en ella reside son los principales pilares de la economía hawaiiana. Ello ha motivado la construcción de diversas infraestructuras como puentes, carreteras, hoteles de lujo y aeropuertos. Para la protección del medio ambiente, el gobierno ha creado el Parque Nacional de los Volcanes, el cual ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.