Meteorología

Imagen de satélite usada en meteorología

Se denomina meteorología a la ciencia que estudia los climas, el estado del tiempo y los meteoros. Estos últimos, fenómenos atmosféricos que tienen una tipología muy variada. Algunos son aéreos, como el viento; otros acuosos, como la lluvia o la nieve; luminosos, como el arco iris, o eléctricos, como el rayo. Otro aspecto muy notable de la disciplina de la meteorología es la elaboración de predicciones sobre el tiempo atmosférico.

La importancia de la meteorología es capital en múltiples aspectos de la vida diaria. El comportamiento del tiempo influye de forma decisiva en la agricultura, los transportes y la navegación aérea y marítima, las actividades ligadas al ocio y otros muchos ámbitos. Su importancia se refleja en el continuo seguimiento que en los medios de comunicación (periódicos, información radiofónica o televisiva) se realiza de la predicción del tiempo meteorológico.

Entre sus fines, la meteorología se dedica al estudio de varias propiedades o factores de la atmósfera que condicionan el clima y los fenómenos meteorológicos. La variación de estos elementos es básica para la elaboración del pronóstico del tiempo.

Así, la presión atmosférica es la que ejerce sobre la Tierra la masa gaseosa o atmósfera que la circunda. Su valor se determina con unos aparatos llamados barómetros. En meteorología tiene gran importancia la gráfica constituida por las líneas isobaras de una región, o curvas que unen puntos de igual presión atmosférica. En general, cuando las isobaras están muy apretadas el tiempo atmosférico es turbulento y ventoso; si están más alejadas, lo cual indica un gradiente de presiones pequeño, el tiempo es más bien estable.

Los centros de bajas presiones se llaman ciclones y los de altas presiones, anticiclones. Así pues, en situación anticiclónica y descensos de la presión según las medidas del barómetro, la predicción es de tiempo desapacible. Si esa disminución no es gradual, sino violenta, el fenómeno de descenso de presión puede derivar en un ciclón o huracán.

Por la dinámica de fluidos, cuando el aire está frío se hace más denso y desciende, con lo que aumenta la presión y el tiempo se estabiliza. Aparece entonces un ciclón térmico; ahora bien, si el aire se calienta se produce el fenómeno contrario, generándose el anticiclón o borrasca térmica.

Otra magnitud importante en meteorología es la temperatura, un indicador del calor atmosférico que está ligado a la radiación solar recibida. El valor térmico influye en la presión atmosférica, ya que ésta depende de que el aire esté caliente o frío.

A su vez, los vientos son corrientes de aire provocadas por variaciones de la presión atmosférica. El aire se mueve siempre de zonas de alta a otras de baja presión. El calentamiento atmosférico hace que las capas de aire tengan diferente temperatura. Las más calientes, las más bajas, se dilatan, ascienden y crean un flujo circular. Existen vientos a escala planetaria (viajan por grandes extensiones de la Tierra) y locales (propios de una determinada región). También los hay constantes, como los alisios, y periódicos, de aparición regular, como los monzones.

Por otra parte, la humedadexpresa el contenido de vapor de agua en el aire. Se mide en dos valores complementarios: humedad absoluta y relativa. Cuando la humedad llega a un cierto valor, llamado punto de saturación, aparecen las precipitaciones, las cuales se presentan en forma de lluvia, nieve, granizo, etc.

Latitud, altitud, cercanía al mar y orografía son otros factores determinantes en la meteorología. Se llama latitud a la distancia de un lugar con respecto al ecuador terrestre. En general, la temperatura aumenta en los paralelos más cercanos al ecuador. Asimismo, la altitud es la elevación de la zona sobre el nivel del mar. La temperatura disminuye al aumentar la altitud, a la vez que se reducen también la presión atmosférica y la cantidad de oxígeno.

Océanos y mares son magníficos reguladores de la temperatura, por el elevado calor específico del agua. Las regiones cercanas a ellos tienen temperaturas suaves y sin grandes variaciones. La presencia de montañas también es importante para determinar las precipitaciones, ya que si el aire procedente del mar y, cargado de humedad, choca contra una montaña, descarga con más facilidad el agua que lleva.

Glosario

  • Insolación: interceptación de energía solar por una superficie expuesta a ella.

  • Precipitar, precipitación: término que se usa para designar cualquier forma en que el agua cae desde las nubes a la tierra.

¿Sabías que?

Solo el 40% de la energía emitida por el Sol es recibida en la superficie terrestre.

La furia de los vientos

Seguramente más de una vez has escuchado hablar sobre la fuerza destructiva de un huracán o un tornado. Bueno, su enorme poder radica en la intensidad y velocidad que alcanzan los vientos que los forman.

El huracán o tifón, o ciclón tropical, consiste en una espiral que en su interior contiene vientos y enormes bancos de nubes que provocan las más grandes lluvias conocidas hasta ahora. Lo ocasiona la acción de dos elementos: humedad en grandes cantidades y altas temperaturas. La velocidad de un huracán alcanza hasta 250 km/h.

Los tornados son similares a los huracanes, pero la extensión de estos últimos es de 500 km de diámetro. En cambio, el tornado sólo alcanza una amplitud de 50 metros, aunque sus fuerzas son más o menos las mismas. Incluso, la velocidad de un tornado puede llegar a ser de 500 km/h.