Primer Ciclo - Nivel Primario

LOS ANFIBIOS

Los anfibios son animales que pasan una parte de su vida en el agua y otra en tierra.

El primer anfibio que se conoce vivió hace por lo menos 400 millones de años.

En esa época hubo grandes cambios en nuestro planeta, y uno de ellos fue que las aguas de los mares bajaron de nivel. Esto hizo que muchos animales que antes eran acuáticos salieran del agua y se convirtieran en anfibios. Se adaptaron a vivir en tierra, pero siguieron dependiendo del agua para muchas cosas, por ejemplo, para poner sus huevos y tener a sus crías.

Los anfibios pasan la primera etapa de su vida en el agua. Durante esa etapa, su aspecto y sus órganos son muy diferentes de los que tendrán de adultos. En ese momento inicial de su desarrollo reciben el nombre de larvas o renacuajos.

Las crías de los anfibios se llaman larvas o renacuajos.

¿Cómo son los anfibios?

Los anfibios son animales vertebrados de sangre fría.

Su piel es casi siempre desnuda, suave y húmeda. Además, posee muchas glándulas mucosas que, a veces, son venenosas.

Los anfibios macho y hembra se diferencian, por lo general, en su tamaño y su color. Las hembras son más pequeñas que los machos y tienen colores menos llamativos.

Los anfibios son animales vertebrados.

Los anfibios son animales vertebrados.

A algunos anfibios, como las salamandras, que tienen el cuerpo alargado y cola, es fácil confundirlos con los reptiles (lagartos, lagartijas…). Sin embargo, al contrario que los reptiles, los anfibios no tienen escamas y deben permanecer cerca del agua para sobrevivir.

La mayoría de los anfibios vive en regiones cálidas y húmedas.

¿Qué significa tener la sangre fría?

Todos los anfibios tienen la sangre fría, es decir, que la temperatura de su cuerpo no es constante, como la de las aves o los mamíferos, sino que cambia según si en el ambiente hace calor o frío.

Esto tiene ventajas y desventajas. La ventaja es que no necesitan quemar nada de su alimento para mantener la temperatura del cuerpo, y entonces pueden vivir con menos comida que las aves y los mamíferos de su mismo tamaño.

La desventaja es que, si hace demasiado calor, pueden morir porque su cuerpo no cuenta con mecanismos para bajar su temperatura.

Los anfibios son de sangre fría. No regulan su temperatura corporal.

¿De qué se alimentan?

Los anfibios adultos son carnívoros y se alimentan sobre todo de insectos, babosas y gusanos; los renacuajos, en cambio, son herbívoros.

La lengua de los anfibios secreta una sustancia pegajosa. Para cazar su comida, solo tienen que extender la lengua y la presa se queda pegada a ella.

Los anfibios atrapan a sus presas con la lengua.

¿Cuántos tipos de anfibios hay?

En la actualidad existen más de 4.000 especies de anfibios, que se dividen en 3 grupos:

Los que tienen cola, como los tritones y las salamandras.

Los que no tienen cola y dan saltos, como los sapos y las ranas.

Los que perdieron las patas para adaptarse a su ambiente, como la cecilia, un anfibio que parece una lombriz.

La cecilia es un anfibio que parece una lombriz.

¿Sabías que?

Hay anfibios de los más diversos tamaños: la ranita antillana, por ejemplo, es más pequeña que un caramelo, mientras que la salamandra gigante puede ser tan larga como un caimán.

Ejemplos de anfibios

LA SALAMANDRA

La salamandra es un animal parecido al lagarto, de color negro con manchas amarillas repartidas por todo el cuerpo.

Vive en zonas húmedas y arboladas de Europa, Asia y el norte de África.

Rara vez se deja ver, porque permanece bajo tierra o en pozos pequeños, buscando babosas, arañas y gusanos para comer.

La salamandra vive en zonas húmedas.

Lo más curioso de este anfibio es que es capaz de regenerar sus extremidades si las pierde, es decir, que cuando por accidente se queda sin una pata o sin su cola, al poco tiempo le aparece una nueva.

En general, las salamandras no son muy grandes pero hay un tipo, la gigante, que mide casi como un cocodrilo.

LA RANA

La rana es un anfibio, normalmente de color verdoso o pardo, aunque las hay también con manchas y de vivos colores.

Tiene las patas de atrás mucho más largas que las de delante. Con ellas da grandes saltos.

La rana es una gran saltadora.

Come insectos, que atrapa con su lengua larga y pegajosa.

Las ranas habitan en todo el mundo, cerca del agua. Algunas, como muchas especies de Centroamérica y Sudamérica, son muy venenosas.

ATENCIÓN

Si alguna vez ves una rana de colores o un sapo, no intentes atraparlos. Además de molestarlos innecesariamente, pueden ser venenosos.

Hay ranas que son venenosas, como las de las fotos.

Hay ranas que son venenosas, como las de las fotos.

¿Sabías que?

Esta bonita rana duerme casi todo el día, camuflada entre las hojas gracias a su color verde. Cuando se siente en peligro, abre sus ojos rojos y muestra sus patas amarillas para asustar a sus cazadores.

EL SAPO

El sapo es un anfibio parecido a la rana, aunque más gordo, y con la piel rugosa y con verrugas. También se distingue de la rana en que salta menos, ya que sus patas traseras no son tan largas.

El sapo tiene la piel rugosa y las patas de atrás más cortas que la rana.

Se alimenta de insectos que atrapa con su lengua. Algunos excavan la tierra en busca de termitas.

Los machos son algo más pequeños que las hembras.

Los sapos tienen unas glándulas que segregan una sustancia venenosa para combatir a sus enemigos.

¿Sabías que?

Los sapos, cuando se asustan ante la presencia de posibles enemigos, inflan su cuerpo como un globo.

ATENCIÓN

El sapo no es el macho de la rana. Son especies distintas. No te confundas.

Repasa

Practica

¿Qué animales son Dorada, Pipo y Kity?

¿Qué características tiene cada uno?

¿En qué se parecen y en qué se diferencian?

Reflexiona sobre lo que sabes de los anfibios, recuerda a qué tipo pertenece cada uno y anota sus características de forma ordenada, por ejemplo, en una tabla parecida a esta, en la que te damos algunas pistas.

Completa tú el resto con todo lo que se te ocurra.