Primer Ciclo - Nivel Primario

EL PASADO

El tiempo tiene una característica esencial: nunca se detiene, siempre sigue adelante, sin parar.

Según en qué momento del tiempo estemos, podemos hablar de pasado, presente y futuro.

Lo que queda atrás cuando el tiempo avanza se llama pasado. El pasado es lo que ya fue, lo que ocurrió antes, y que ya nunca volverá.

En el pasado fui un bebé adorable.

El presente es lo que ocurre ahora, ahora mismo. En cuanto termina, ya deja de ser presente y se convierte en pasado.

Ahora mismo estoy leyendo.

El futuro es lo que va a ocurrir, lo que aún no ha sucedido.

Cuando sea mayor, me gustaría ser astronauta o profesora.

Nuestra historia y la Historia

Todos tenemos un pasado. La vida de todas las personas comienza cuando nacen, y todos podemos contar una historia de lo que nos ha ocurrido en el tiempo hasta llegar al momento actual, es decir, de nuestro pasado.

La Humanidad también tiene un pasado. Al pasado de la Humanidad, lo llamamos Historia.

La Historia es el conjunto de los acontecimientos protagonizados por personas, pueblos, grupos… que vivieron en el pasado.

Los que estudian estos acontecimientos y el entorno en el que se produjeron se llaman historiadores. Los historiadores se ocupan de conocer lo que ha ocurrido antes de nosotros y de contárnoslo.

¿Y para qué sirve conocer el pasado?

Conocer el pasado sirve para entender el presente, y para preparar el futuro.

Vamos a ver un ejemplo de la vida cotidiana.

Juan llega a casa completamente sucio de barro, de la cabeza a los pies. Su mamá le mira de arriba abajo, sorprendida, y le pregunta:

-¿Pero qué te ha pasado Juan?

Según lo que haya pasado antes, el presente y el futuro serán diferentes:

OPCION 1

OPCION 2

En este ejemplo, conocer el pasado ayuda a la mamá de Juan a comprender a su hijo y a tratarle de forma diferente según el caso.

En la Historia, conocer lo que ocurrió con nuestros antepasados es importante porque nos ayuda a saber de dónde venimos, el porqué de que las cosas hayan ocurrido de esta o de otra manera, cómo se desarrollaron los acontecimientos…

Conocer el pasado de nuestra localidad, nuestro país y de los seres humanos en su conjunto nos ayuda a saber más de nosotros mismos y a entender mejor lo que ocurre en el presente.

Repasa

Practica

La línea de la vida

Una línea del tiempo sirve para conocer lo que ha ocurrido antes de ahora. La línea de tu vida te ayudará a conocer lo que te sucedió cuando eras tan bebé que no te acuerdas, y a recordar otras cosas que te ocurrieron cuando eras más pequeño.

Traza una línea y pon los años correspondientes:

Coloca en el lugar correspondiente los sucesos interesantes que te han ocurrido en cada momento:

Por ejemplo:

Cuando naciste, claro.

Cuando te salió el primer diente o dijiste tu primera palabra.

Cuando empezaste a ir al cole.

Cuando nació tu hermanito.

Cuando aprendiste a nadar.

Cuando te fuiste por primera vez de campamento.

Y todos los momentos importantes de tu vida que se te ocurran.

Pide ayuda en casa para colocar los sucesos que no recuerdes. Puedes pegar fotos, documentos u otras pruebas que ayuden a reconstruir tu vida.

Y recuerda dejar sitio para lo que vendrá después, para el futuro.

Tus antepasados

¿Quieres saber de dónde vienes?

Una forma muy entretenida de conseguirlo es que investigues quiénes han sido tus antepasados, hasta donde puedas llegar.

¡Conviértete en el historiador de tu familia!

Elabora una tabla similar a la que se incluye abajo y comienza a rellenarla con los datos más elementales: los nombres.

Después puedes continuar tu investigación averiguando dónde vivía cada uno, a qué se dedicaba y todo lo que te gustaría saber.

Pregunta a tus papás lo que no sepas. Seguro que a ellos también les divierte esta actividad.