Primer Ciclo - Nivel Primario

EL TIEMPO

Todas las cosas en el mundo en el que vivimos van cambiando a medida que pasa el tiempo.

Los seres vivos nacemos y desaparecemos y suceden cosas en determinados momentos que, cuando terminan, se convierten en pasado. Otras sucederán, es el futuro.

Poder conocer y prever esos cambios permanentes, es decir, medir el tiempo, ha sido una de las preocupaciones más antiguas del ser humano.

¿Para qué medimos el tiempo?

La medida del tiempo nos permite organizar la vida diaria y planificarnos. También conocer cuándo han sucedido cosas pasadas.

Medimos el tiempo, por ejemplo, para conocer cuánto tardamos en realizar un trabajo, cuánto dura un proceso (por ejemplo, lo que tarda en secarse una pintura o en madurar unas semillas en el campo) o para saber cuántos días faltan para poder disfrutar de unas vacaciones.

La medida del tiempo nos permite establecer fechas (por ejemplo el día de nuestro cumpleaños), diferenciar las estaciones de año, componer y tocar música, controlar juegos (¡y experimentos científicos!), saber cuánto hace desde que fuimos al cine la última vez, y muchas otras cosas más.

¿Cómo se mide el tiempo?

Desde tiempos muy antiguos, la medida del tiempo se realiza sobre la base de los movimientos de la Tierra.

La Tierra gira sobre sí misma y también lo hace alrededor del Sol.

Lo que tarda nuestro planeta en dar una vuelta sobre sí mismo es un día.

Cada día consta de 24 periodos de tiempo más cortos, que son las horas.

Si este círculo fuera un día, cada una de las 24 partes de colores en que se divide sería una hora.

Pero para saber, por ejemplo, cuánto dura una canción (o un estornudo, que dura menos aún), las horas son unidades de tiempo demasiado grandes. Por eso, para poder medir mejor tiempos pequeños, cada hora se ha dividido en 60 periodosmás cortos, que son los minutos. Y cada minuto, a su vez, en otras 60 unidades más pequeñas, que son los segundos.

Pero también necesitamos medir tiempos grandes. Por ejemplo, cuánto dura el curso escolar o cuánto falta hasta que llegue Navidad. O mucho más grandes, como, por ejemplo, cuánto hace que desaparecieron de la Tierra los dinosaurios.

Para encontrar una unidad grande de medida del tiempo nos basamos en el que tarda la Tierra en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Tarda 365 días (y algunas pocas horas más). Pues bien, a este periodo de tiempo le llamamos año.

Un año es igual a 365 días

Cada año está dividido en 12 periodos más cortos, de 30 o 31 días, que son los meses (salvo febrero que tiene 28 días). Y los meses en periodos más cortos, de 7 días, que son las semanas.

Cada 100 años hacen un siglo, y cada 1000 años, un milenio, que sirven para establecer el registro de los hechos históricos que han sucedido en el pasado más lejano.

ATENCIÓN

La medida del tiempo puede organizarse en pequeñas piezas, que están contenidas en otras más grandes. Fíjate:

Con estas referencias, podemos medir el tiempo en diferentes plazos:

  • Para cosas que suceden rápido, usamos los segundos, los minutos, las horas:

Tardo unos pocos minutos en desayunar.

La clase de gimnasia dura una hora y media.

  • También podemos medir sucesos que duran más tiempo:

Estuvimos una semana de vacaciones.

Faltan dos meses para mi cumpleaños.

  • Los sucesos de la vida de las personas son un poco más largos:

Tengo 8 años y medio.

Mis padres se conocieron hace 15 años.

  • Y para las cosas que han ocurrido a lo largo de la Historia, tenemos otras medidas más largas, que son los años, los siglos, e incluso los milenios.

La Primera Guerra mundial duró 4 años.

El descubrimiento de América ocurrió hace 7 siglos.

Hace muchos milenios que los dinosaurios desaparecieron de la Tierra.

COMPARA

Existen diferentes instrumentos para medir el tiempo, dependiendo del tiempo que queramos medir.

Para tiempos muy cortos, segundo: el CRONÓMETRO.

Para tiempos más largos, como minutos u horas: el RELOJ.

Para tiempos aún más largos, como días, semanas, meses y años: el CALENDARIO

Repasa

Practica

¿Un minuto es mucho o poco tiempo?

Para poder sentir lo que es el tiempo, tenemos que llenarlo de cosas, de actividades, de acciones, de movimientos… Y, para este caso, no hacer nada también es una acción. Fíjate.

Vamos a experimentar con una unidad de tiempo, por ejemplo, un minuto. Verás que esa misma unidad se puede vivir de formas muy diferentes. Puede resultar muy corto o larguísimo, según lo que estés haciendo.

Toma un cronómetro y prográmalo para que suene pasado un minuto (vale por ejemplo que programes 1 minuto en la alarma de un celular). Durante este periodo de tiempo intenta hacer, en diferentes veces, cosas distintas. Por ejemplo:

• No hagas nada, simplemente espera a que pase el minuto.

• Contén la respiración.

• Corre.

• Lee un fragmento de tu cuento favorito.

• Habla con tus padres o un amigo.

• Da palmadas o salta sobre un pie.

El tiempo pasa de forma diferente según lo que estemos haciendo, ¿verdad?