Primer Ciclo - Nivel Primario

PUNTOS CARDINALES

Se llama puntos cardinales a las direcciones establecidas por el ser humano que, a partir de la rotación de la Tierra, sirven para orientarse en un mapa o en la superficie terrestre.

Los puntos cardinales son cuatro: Norte, Sur, Este y Oeste.

Si se mira un mapa de frente, el Norte (símbolo N) se encuentra arriba; el Sur (símbolo S), que es el punto opuesto al Norte, se encuentra abajo; el Este (símbolo E), a la derecha, y el Oeste (símbolo O), a la izquierda.

El Este es el lugar por donde sale el Sol; se llama también oriente y levante. El Oeste es el lugar por donde se pone el Sol (ocaso). También se llama occidente y poniente. Es el punto opuesto al Este.

ATENCIÓN

En muchas brújulas y otros instrumentos de orientación, el símbolo O de Oeste se sustituye por W (del inglés, west). Así se pretende evitar que la O se confunda con el número 0.

Los puntos cardinales describen una forma de cruz, con cuatro ángulos de 90º. Si se divide cada uno de esos ángulos por la mitad se obtienen los cuatro puntos cardinales intermedios: Nordeste (símbolo NE), Noroeste (símbolo NO, o NW en inglés), Sudoeste (símbolo SO, o SW en inglés) y Sudeste (símbolo SE).

Representación de los puntos cardinales.

Sabías que

El término punto cardinal tiene su origen en la palabra latina cardo, que hace referencia a la avenida que se trazaba en las ciudades de la antigua Roma, siempre de Norte a Sur.

La orientación

Desde la Prehistoria, el hombre ha aprendido a orientarse sobre el terreno para saber desplazarse por la superficie terrestre. En los tiempos antiguos, la “desorientación” podía tener consecuencias fatales para aquellas comunidades.

Existen dispositivos muy precisos que ayudan a orientarse. Uno de ellos es la brújula, que se basa en la propiedad de algunos metales, como el hierro, de alinearse con el campo magnético terrestre.

La aguja de una brújula siempre apunta al Norte.

La Tierra actúa como si fuera un imán gigantesco. Así, si se toma una pequeña aguja de hierro y se deja girar libremente sobre una superficie, la aguja terminará por apuntar al Polo Norte. Esta propiedad permite fabricar brújulas y otros instrumentos semejantes, que sirven para desplazarse en la dirección correcta.

Actualmente se utiliza un dispositivo más sofisticado para orientarse: el GPS, un sistema de posicionamiento global que se basa en el uso de satélites artificiales en órbita alrededor de la Tierra. Aviones, barcos e incluso los automóviles llevan hoy este tipo de dispositivos.

Con los GPS nos podemos orientar en cualquier lugar.

Sabías que

Orientación viene de la palabra “Oriente”, ya que describe la búsqueda del Este para ubicarse sobre el terreno.

Métodos tradicionales de orientación

Una forma relativamente sencilla de orientarse consiste en seguir la posición del Sol.

Si se colocan los brazos extendidos, y se señala con la mano derecha el Este, en la dirección del punto por el que sale el Sol, y con la mano izquierda el Oeste, el lugar que queda frente a nosotros es el Norte, y el que queda a nuestra espalda, el Sur.

ATENCIÓN

Aunque esta forma sirve para orientarse, la orientación que se obtiene es aproximada. Solamente es exacta en días muy concretos del año: el 21 de marzo y el 23 de septiembre.

En noches despejadas, la Luna puede servir también como fuente de orientación. Sale por el Este. Cuando está en fase creciente (en forma de “C”), las puntas señalan hacia el Este; en fase menguante (en forma de “D”), dichas puntas señalan hacia el Oeste.

Las estrellas también pueden ayudar. Para ello, hay que localizar una constelación llamada Cruz del Sur, que tiene forma de cruz, de rombo o de cometa, según se mire. Si se prolonga cuatro veces la longitud del eje principal de la cruz, el punto que se encuentra señala hacia el Sur.

La constelación Cruz del Sur ayuda a orientarse.

Sabías que

En el hemisferio norte, no se ven las mismas constelaciones que en el hemisferio sur, pero también hay una forma de orientarse mirando al cielo. Hay una estrella, llamada Polar, que indica exactamente el norte del lugar.

Repasa

PUNTOS CARDINALES

Direcciones establecidas por el ser humano para orientarse en un mapa o en la superficie terrestre. Son cuatro: Norte, Sur, Este y Oeste.

  • Los puntos cardinales describen una forma de cruz, con cuatro ángulos de 90º. Si se divide cada uno de esos ángulos por la mitad, se obtienen los cuatro puntos cardinales intermedios:

  • Nordeste (símbolo NE),

  • Noroeste (símbolo NO, o NW en inglés),

  • Sudoeste (símbolo SO, o SW en inglés) y

  • Sudeste (símbolo SE).

  • En los mapas:

  • el Norte está arriba,

  • el Sur, abajo,

  • el Este, a la derecha,

  • el Oeste, a la izquierda.

  • Para orientarse puede utilizarse una brújula, cuya aguja imantada siempre apunta al Norte; también distintos procedimientos basados en la posición del Sol, la Luna y las estrellas.

Practica

Orientación con el reloj

Cuando el Sol está visible en el cielo, en las zonas templadas del planeta es posible encontrar dónde están los puntos cardinales mediante un sencillo procedimiento con un reloj de manecillas. Aprende a usarlo.

Toma el reloj y colócalo en posición horizontal. Lo primero que habrás de hacer es poner en el reloj la hora “solar”, que a veces es diferente de la hora oficial. Tal vez tengas que atrasar el reloj una o dos horas. Pregúntale a un adulto o a tu profesor cuál es la hora solar en tu localidad en la fecha en la que hagas el ejercicio.

Una vez marcada la hora solar en el reloj de manecillas, puedes empezar. Si vives en el hemisferio sur, deberás colocar el reloj de manera que el número 12 de la esfera apunte hacia la posición del Sol. Entonces, a media distancia entre las 12 y la manecilla de las horas (la más corta) estará el Norte.

Orientación por el reloj en el hemisferio sur.

Si te encuentras en el hemisferio norte, el procedimiento es algo diferente. Debes colocar la manecilla de las horas apuntando a la posición del Sol. Entonces, a media distancia entre esta manecilla y el 12 del reloj estará el Sur.

Orientación por el reloj en el hemisferio norte.

Atención:

Este método no funciona bien en puntos geográficos de latitudes altas (las más cercanas a los polos).