Primer Ciclo - Nivel Primario

LOS ROMANOS

En Italia, unos ocho siglos antes de que naciese Jesucristo, se fundó la ciudad de Roma. Allí nació uno de los grandes imperios de la Antigüedad, que conquistó todos los territorios alrededor del mar Mediterráneo y parte del centro de Europa: el Imperio romano.

<SQ:UN0169_SQ01.docx>

¿Cómo conquistaron tanto?

Los antiguos romanos eran ambiciosos y, además, contaban con un ejército muy poderoso y muy bien organizado, formado por legiones. Esta organización les dio ventaja sobre sus enemigos.

Además, para facilitar el paso de las tropas de un lugar a otro construyeron una importante red de calzadas (carreteras). De este modo podían acudir con relativa rapidez a cualquier parte del imperio donde se las necesitara.

<SQ:UN0169_SQ02.docx>

¿Quién mandaba en Roma?

Al principio mandaban reyes. Más tarde los romanos cambiaron la forma de gobierno y establecieron una república, que funcionaba de forma similar a la de las democracias actuales. Los ciudadanos más importantes de Roma formaban parte del Senado; los senadores dictaban las leyes para que fuesen aprobadas o rechazadas por los ciudadanos. Además, nombraban a dos cónsules (gobernantes) que se encargaban de poner en práctica las leyes.

Escena que representa un debate en el Senado romano.

COMPARA

La república es una forma de organización política en la que el máximo mandatario, el presidente, es elegido por los ciudadanos. Su mandato dura un tiempo determinado, y su poder está limitado por las leyes.

Se distingue de otras formas de gobierno, sobre todo de la monarquía, en la que el máximo representante del Estado, el rey o la reina, obtiene su puesto por pertenecer a la familia real, es decir, por herencia, sin que el pueblo participe en su elección.

Hubo muchas luchas entre los senadores y el resto de los ciudadanos por cuestiones políticas. Entonces estallaron guerras civiles en las que destacaron personajes como Julio César, Pompeyo y Marco Antonio.

Con la llegada de Octavio Augusto, que se proclamó emperador, se inició un largo periodo de paz (la denominada Pax Augusta) y la república desapareció.

A partir de este momento, aunque los emperadores respetaron al Senado, los senadores dejaron de tener poder político.

Estatua que representa al emperador Augusto.

¿Qué nos aportaron los romanos?

Los romanos adoptaron y asimilaron muchas de las aportaciones artísticas y culturales de los pueblos que iban conquistando, especialmente de los griegos.

Sin embargo, realizaron grandes aportaciones en el ámbito de la construcción de edificios (por ejemplo, el uso de la cúpula) y de las obras públicas (calzadas, redes de alcantarillado, puentes, acueductos...). Muchas de estas construcciones aún existen, como el Coliseo de Roma (Italia) o el acueducto de Segovia (España).

Además fundaron numerosas ciudades en los territorios que iban conquistando.

Muchas de sus leyes, lo que se conoce como Derecho Romano, han servido de base para las actuales.

El acueducto romano (Segovia, España).

El Panteón de Roma (Italia), templo cilíndrico cubierto con una cúpula.

Los romanos hablaban latín, del cual proceden muchas lenguas modernas, como el español, el francés, el portugués, el italiano o el rumano.

Muchas otras lenguas también han tomado palabras del latín; por ejemplo, los términos ingleses republic o civil son de origen latino.

Sabías que

Durante la época del imperio nació Jesucristo, en un territorio dominado por Roma. Aunque los romanos al principio persiguieron a los cristianos, terminaron por adoptar esta religión.

Repasa

Practica

¡Están locos estos romanos!

Si quieres conocer un poco más el mundo de los antiguos romanos, de forma muy divertida, te proponemos que sigas las aventuras de Astérix y Obélix, dos personajes galos (nombre que daban los romanos a los pobladores de la Galia, provincia del imperio que ocupaba el territorio de lo que hoy es Francia, Bélgica y parte de Suiza).

Estos dos personajes son los protagonistas de una serie de cómics (y de películas basadas en los cómics) creada por René Goscinny (guion) y Albert Uderzo (dibujo).

La serie narra las peripecias de estos dos personajes y sus compañeros, una tribu de simpáticos e intrépidos galos, en lucha permanente contra la invasión romana.

Aunque no cuenta exactamente lo que ocurrió, porque no es un libro de historia, si acompañas a Astérix y a Obélix en sus viajes, podrás hacerte una idea de cómo vivían los pueblos dominados por el Imperio romano, cómo se organizaban las legiones, cómo vestían y se comportaban muchos pueblos de la Antigüedad…

Están constantemente peleando con las legiones romanas y Obélix, que siempre les gana, termina las luchas diciendo: “¡Están locos estos romanos!”

Con Astérix y Obélix aprenderás cosas muy interesantes sobre el Imperio romano y su época.

Y seguro, seguro, que te divertirás un montón.