Primer Ciclo - Nivel Primario

EL VIENTO

El viento es el movimiento del aire en la Tierra, que puede desplazarse a diferentes velocidades: suave en las brisas y muy rápido en las tormentas y huracanes.

El viento causa erosión y, por tanto, es responsable de las formas del relieve, como las montañas y los valles. También produce las olas del mar e interviene en la polinización: transporta las semillas de algunas plantas que luego crecerán y formarán otras nuevas.

El viento origina las olas del mar.

¿Para qué usa el viento el ser humano?

El ser humano ha utilizado el viento para muchas cosas, como, por ejemplo:

  • Para el transporte, ya que impulsa las velas de los barcos.

  • Para moler el grano y extraer agua con los molinos de viento.

  • Para conseguir electricidad, con los generadores de energía eólica.

Desde tiempos antiguos, los barcos aprovechan la fuerza del viento para navegar.

Molinos de una central eólica.

Sabías que

El dios Eolo era el gobernante de los vientos en la mitología griega. Eolo tenía los vientos encadenados en una gruta profunda, desde donde los dominaba, encerrándolos o liberándolos a su antojo.

Tipos de vientos

En el planeta hay muchos tipos de vientos, varios de los cuales han recibido un nombre específico. Seguidamente veremos algunos de los más importantes.

  • El monzón es un viento que en verano sopla de sur a norte, cargado de lluvias. En invierno, sopla del interior y viene seco y frío.

Los monzones se producen porque las masas terrestres se calientan y enfrían más deprisa que los océanos. Ocurren sobre todo en las costas asiáticas del océano Índico.

Las lluvias monzónicas provocan inundaciones recurrentes en distintos países de Asia.

Sabías que

La agricultura de muchos países asiáticos, como la India, depende de los monzones y de las lluvias torrenciales que los acompañan. Un monzón débil o su retraso provocan enormes pérdidas en las cosechas.

  • Los vientos alisios soplan en las zonas tropicales de los océanos Atlántico y Pacífico. En el hemisferio norte son más intensos en verano. La dirección en que soplan es del nordeste en el hemisferio norte y del sudeste en el hemisferio sur. Transportan el calor desde las zonas ecuatoriales hasta las subtropicales reemplazando el aire caliente por aire más frío.

  • El siroco es un viento del sudeste que sopla en las zonas del Mediterráneo, sobre todo en otoño y primavera. Viene desde el desierto del Sáhara y alcanza altas velocidades en el norte de África y el sur de Europa. Es frecuente que provoque tormentas y fuertes lluvias, y arrastra polvo rojo del Sáhara.

  • El pampero es un viento frío que sopla desde el sur o el sudoeste de las pampas de la Argentina y Uruguay. Proviene de la Antártida y a menudo se acompaña de tormentas y de un brusco descenso de la temperatura. Es frío, fresco o templado según la estación del año, aunque siempre es seco y sopla a ráfagas. Puede producir lluvias (pampero húmedo), tormentas de polvo (pampero sucio) o precipitaciones que despejan la atmósfera (pampero limpio).

El viento y la erosión

La acción del viento es un factor importante en la erosión del terreno. Al soplar, levanta partículas finas (arena) del suelo y las transporta a alta velocidad. El choque de estas partículas con las rocas las desgasta y sirve para modelar los rasgos del paisaje.

Muchas zonas pedregosas batidas por el viento pierden la base arenosa y adquieren una alta sequedad. Además, la acción del viento modela formas curiosas en las rocas, a veces muy espectaculares.

El viento erosiona las rocas dándoles formas curiosas.

Además de erosionar las rocas, el viento y el agua mueven la arena de un lado a otro, de manera que se depositan en lugares distantes en forma de sedimentos. Un caso especialmente llamativo es el de los desiertos, donde la arena se acumula en grandes dunas, o pequeñas colinas de arena en forma de media luna, que se mueven lentamente.

El viento en exceso provoca sequedad y empobrece el suelo. Para combatir sus efectos pueden plantarse especies vegetales adecuadas, que frenan el efecto destructivo del aire a alta velocidad.

Sabías que

La forma de media luna de las dunas de los desiertos permite saber la dirección en que sopla el viento: este procede de la zona donde la pendiente es más suave; la zona empinada está contra el viento.

Los huracanes

Un huracán es una tempestad muy violenta con vientos que giran en torno a un núcleo central y superan los 120 kilómetros por hora.

El centro del huracán se denomina ojo. En las zonas cálidas a veces se produce un fenómeno de aire frío. Este aire frío empuja hacia arriba al aire caliente, que se condensa y forma el ojo del huracán. Entonces los vientos comienzan a girar alrededor del ojo.

Los huracanes se originan en el mar pero no se quedan quietos, sino que avanzan sobre la superficie terrestre, arrasando con todo lo que encuentran a su paso. Cuando avanzan tierra adentro se van debilitando.

Producen fuertes vientos y lluvias y son peligrosos para el ser humano, ya que destruyen edificios, arrancan árboles y causan graves inundaciones.

En las costas del Caribe y el Atlántico occidental se producen muchos huracanes.

Sabías que

Los huracanes más fuertes pueden producir vientos que alcanzan los 250 kilómetros por hora.

Repasa

EL VIENTO

El viento es el movimiento del aire en la Tierra.

Practica

Volar una cometa

El viento es muy útil para el aprovechamiento humano, por ejemplo, en los molinos y las centrales de generación de energía eólica. También puede utilizarse en deportes, como la vela y el windsurf, y en juegos divertidos, como volar cometas.

Volar una cometa no es tan sencillo como parece, aunque la técnica se puede dominar si se aprenden algunos pasos esenciales:

  1. Colócate de espaldas al viento: si no sabes en qué dirección sopla, tira hacia arriba al aire una hoja o un poco de hierba y observa hacia dónde la desplaza el aire.

  2. Aléjate poco a poco de la cometa: si sopla viento suficiente, la cometa se elevará sola y empezará a moverse.

  3. Controla la cometa y juega con sus movimientos, tirando de ella con las cuerdas y dejándola ir en caso necesario. Si la manejas bien, se elevará cada vez más.

  4. Cuando hayas controlado la técnica, disfruta con maniobras, giros y piruetas más arriesgados.

Como precaución, asegúrate de que el viento no sea excesivamente fuerte. Si soplara con demasiada velocidad, podría romper la cometa o cortar los hilos que la sujetan.

Es importante que elijas un espacio abierto y despejado. Un terreno con árboles será un impedimento, y tal vez la cometa se quede enganchada en las ramas. Si hay personas cerca, podrías molestarlas. Un lugar ideal para este juego es una playa no demasiado concurrida.