Primer Ciclo - Nivel Primario

EL CLIMA

El clima es un estado meteorológico variable en las distintas zonas de nuestro planeta y en las diferentes épocas del año. La ciencia que estudia sus variaciones se llama Climatología.

El conjunto de condiciones de la atmósfera que determinan los climas son:

  • La temperatura.

  • La humedad.

  • La presión atmosférica.

  • La fuerza y la dirección del viento.

  • Las precipitaciones, que pueden ser de lluvia, nieve o granizo.

  • La nubosidad.

  • La abundancia de heladas.

Los climas de la Tierra

Los científicos han definido muchas clasificaciones de climas. Una de las más habituales es la que distingue cinco zonas climáticas en nuestro planeta, relacionadas con las temperaturas medias o el nivel de precipitaciones: tropicales, secas, templadas, frías y polares.

  • Los climas tropicales son de temperaturas altas y lluvias abundantes, y se dan, entre otros lugares, en la región amazónica, en centro de África, el sur de Asia y el norte de Australia.

La ciudad de Río de Janeiro, en Brasil, disfruta de un clima tropical.

  • Los climas secos, propios de desiertos y áreas más o menos áridas, son los del centro de Norteamérica, la mitad norte de África y las zonas centrales de Asia y Australia.

En el norte de África el clima es seco.

  • Los climas templados se dan en las zonas más o menos cercanas al mar de los Estados Unidos y el Cono Sur de Sudamérica, así como en el sur y centro de Europa.

Paisaje propio de un clima templado.

  • Los climas fríos son habituales en el norte de América, Europa y Asia.

Paisaje típico de un clima frío en invierno.

  • Los climas polares son los propios de los círculos polares Ártico y Antártico y sus cercanías.

Transporte en trineo tirado por perros, característico de las regiones polares.

¿De qué dependen los distintos tipos de clima?

El clima depende de diversos factores. Entre los más importantes destacan los siguientes:

  • La latitud, es decir, la posición del lugar dentro del planeta, más o menos cercana a la línea del ecuador, los trópicos o las regiones polares.

  • La altitud con respecto al nivel del mar. Normalmente, los lugares más altos tienen climas más frescos o fríos.

  • La situación del lugar, ya sea en las costas o en el interior de los continentes.

  • La dirección e intensidad de los vientos y de la humedad.

  • Las corrientes marinas y la mayor o menor cercanía de grandes extensiones de bosques.

  • Los distintos tipos de precipitaciones (lluvia, granizo, nieve).

Sabías que

Los mares se calientan y se enfrían más despacio que las masas terrestres. Por eso, las zonas próximas al litoral suelen gozar de un clima más benigno, con temperaturas menos extremas.

ATENCIÓN

No debe confundirse clima con tiempo meteorológico. El clima define las características generales de las condiciones atmosféricas en una zona. Se habla de tiempo, y no de clima, cuando el estudio de las condiciones meteorológicas se realiza observando un periodo de tiempo corto (días, semanas o meses).

Repasa

EL CLIMA

  • El clima es el conjunto de condiciones de la atmósfera que determinan la temperatura, la humedad, la presión atmosférica, la fuerza y dirección del viento, las precipitaciones, la abundancia de heladas y la nubosidad de una determinada zona terrestre. No debe confundirse con el tiempo meteorológico.

  • La ciencia que estudia el clima se llama Climatología.

  • En la Tierra se han definido cinco grandes zonas climáticas:

tropicales, secas, templadas, frías y polares.

  • El clima depende de diversos factores: la latitud, la altitud, la situación del lugar, la dirección de los vientos, la humedad, las corrientes oceánicas, los bosques, etc.

Practica

El cambio climatico

Según las observaciones de los científicos, en la actualidad la Tierra está experimentando un cambio climático global. La velocidad con la que está cambiando el clima preocupa por varios motivos:

  • La temperatura media de la Tierra está aumentando, con lo que probablemente se derretirá parte de los casquetes polares y subirá el nivel medio de las aguas de los océanos. Esto supone mayor riesgo de huracanes, inundaciones y otras catástrofes naturales.

  • Las corrientes marinas pueden verse afectadas, lo que tendría graves consecuencias para el clima de las zonas del planeta que dependen de ellas.

  • Se producirán cambios en las precipitaciones. Regiones templadas pueden convertirse en secas (“desertificarse”) y será preciso modificar los cultivos y las técnicas de la agricultura.

En parte, el cambio climático que vivimos tiene un origen natural. Sin embargo, también el ser humano ha intervenido en él desde la Prehistoria, aunque en las últimas décadas su influencia parece haberse acentuado.

En la siguiente tabla se recogen algunas de las actividades humanas que favorecen cambios en el clima. Busca información en Internet o en una enciclopedia y rellena las columnas que faltan: Definición y Consecuencias.