CIENCIAS NATURALES
CIENCIAS SOCIALES
ECONOMÍA
EDUCACIÓN FÍSICA
5 artículos

La creencia religiosa

La religión tiene su origen en la necesidad por parte del ser humano de dar un sentido último a su existencia. Es la respuesta del hombre a un mundo misterioso, imposible de entender lógica o científicamente, que se le presenta como un enigma. Parafraseando a Paul Ricoeur en su Simbólica del mal, el hombre se encuentra a medio camino entre la finitud de su cuerpo, de sus experiencias, y la infinitud de su sentimiento, su imaginación o sus expectativas. La muerte, entendida como el mal radical, como el límite definitivo, es para muchos pensadores aquello que incita al ser humano a buscar el sentido de su existencia en las religiones. Sin embargo, a partir del siglo XIX los avances científicos y tecnológicos produjeron una serie de corrientes del pensamiento que consideraban que la religión había muerto. Se llegó a pensar que ésta ya no era necesaria, puesto que la ciencia venía a ofrecer una explicación válida de la realidad que mostraba su eficacia a través de la tecnología. Pero...

La razón y la fe

El hombre de las civilizaciones industrializadas vive cómodamente asentado sobre los productos de sus fábricas, junto a sus coches, frente a sus televisores, con la certeza de que las ciencias y la tecnología le ofrecen todas las soluciones prácticas que cree necesarias. Hasta que un hecho inesperado viene a sacarlo de su confianza en el progreso. La ciencia ha asegurado hasta cierto punto su bienestar cotidiano, pero no puede protegerlo de situaciones límite como una catástrofe natural o la desaparición de un ser querido. Cuando se producen estas situaciones, el hombre se ve sumido en una sensación de inseguridad, de desamparo; siente que no es apenas nada, y que debe existir necesariamente algo superior a él, una realidad que no es capaz de entender, que le da y le arrebata su vida y todo cuanto posee y ama. A pesar de los avances científicos, el hombre actual necesita alguna explicación que supere las soluciones temporales que le ofrece la ciencia. Estas explicaciones deben...

Las críticas a la religión

La filosofía no puede permanecer ajena a las implicaciones que se siguen de la posible existencia de Dios. Desde los orígenes del pensamiento, la razón ha puesto en duda lo que para la fe estaba claro. Donde el creyente ve un camino de salvación y un Dios que garantiza la posibilidad de otra vida más allá de la terrenal, el pensador aprecia un conjunto de interrogantes que debe despejar para encontrar el camino hacia la verdad. La filosofía parte del asombro ante lo que existe. Mientras en la actitud natural del hombre que vive lo que le ofrece su tiempo no hay un cuestionamiento radical de lo existente, en la postura crítica del pensador es necesario replantear cada fenómeno de la realidad, hay que alejarse del mundo para entenderlo con mayor objetividad. Dentro de todos los cuestionamientos filosóficos, el más trascendental, aquel en el que se produce un enfrentamiento directo con el sentir y el vivir de millones de seres humanos, es el de la religión. El hecho de que Dios...

Religión y política

La religión siempre se ha caracterizado por apuntar a soluciones existenciales de carácter radical, a la búsqueda de respuestas a cuestiones tan sustanciales como la vida y la muerte; sin embargo, no por ello ha dejado de suponer una forma de poder completamente determinante. Alrededor de las distintas formas de credo se han articulado los gobiernos y las sociedades, además de las formas de comportamiento y las morales. No en vano, la mayor parte de las guerras han tenido su origen en el enfrentamiento entre diversas maneras de entender el mundo, que no sólo se basan en motivos económicos o geográficos, sino también, y sobre todo, en motivos derivados de la religión. Así, por ejemplo, las cruzadas de la Iglesia católica barrieron mediante diversas contiendas todo el continente europeo, la Inquisición española mantenía defender a Dios al eliminar a todos sus enemigos políticos o, en la actualidad, los movimientos fundamentalistas islámicos dicen basar su actividad en la doctrina...

Religión y ética

La religión consiste en la relación ritual del ser humano con lo trascendente, con lo divino, con aquello que da sentido a su existencia. El hombre, incapaz de dar cuenta racionalmente de su propia vida, busca en lo desconocido, en lo irracional, en lo sobrehumano, un modelo comprensivo que le facilite el acceso a su propio ser, que esclarezca su identidad. Así, a pesar de que la religión también sea una explicación del entorno en el que vive el ser humano, ofrece sobre todo una forma de comprender el interior de la conciencia, de comprenderse a sí mismo a través de un ser que es infinitamente sabio y bueno. Si la religión ordena el mundo humano, no puede hacerlo sino a través de la normativa del comportamiento del hombre, ya que éste se define gracias a la acción, expresa lo que es y lo que vale actuando sobre la realidad. Ahora bien, ¿qué valores son los que hacen que un acto sea bueno o malo? ¿Qué es lo que sirve como base valorativa? La religión es, sin duda, la primera...