Rotación terrestre

    Cuando gira alrededor de su propio eje, una línea imaginaria inclinada entre los polos norte y sur, la Tierra describe un movimiento de rotación. Se trata de un movimiento continuo en sentido contrario a las agujas del reloj (de oeste a este), que tiene como consecuencia la sucesión del día y la noche. Los rayos del Sol no alcanzan a iluminar toda la superficie cuando la Tierra gira, al ser ésta una esfera, por lo que mientras sus rayos inciden sobre una zona, la opuesta permanece a oscuras.

    Para completar un giro se necesitan 23 horas, 56 minutos y 4 segundos, aproximadamente. Este periodo de tiempo se llama día. Sin embargo, la duración de los días (entendidos aquí como horas de luz solar) y las noches no es igual en todas las zonas. En el ecuador la sucesión día-noche se produce cada 12 horas, mientras que en los polos se da cada 6 meses. La velocidad media de rotación en el ecuador es de 1.670 kilómetros por hora.