13 artículos

Biodiversidad

La noción de biodiversidad se asocia a la variedad del acervo genético de nuestro planeta, tanto en lo que se refiere a la cantidad de especies que existen, bien a nivel global o bien en áreas o ecosistemas determinados, como en lo que respecta a las diferencias genéticas presentes en una especie concreta. Es sin embargo la primera de estas acepciones la que ha adquirido reconocimiento en el ámbito general de las ciencias ambientales. Como todo concepto ecológico, la biodiversidad presenta múltiples factores que influyen en su ámbito, dado lo elevado del número de interrelaciones que se establecen entre los distintos constituyentes bióticos y abióticos de los ecosistemas. No obstante, cabe reseñar algunos de especial significación. Condiciones ambientales. Las condiciones climáticas son el principal de los condicionantes naturales del nivel de biodiversidad. Los inhóspitos hielos antárticos hacen del continente helado el menos biodiversificado de los entornos, mientras que los...

Biogeoquímica

La biogeoquímica es una disciplina subordinada de la geología a la que corresponde el estudio de los procesos químicos que se desarrollan en la Tierra en correlación con la acción de los seres vivos. También llamada geoquímica orgánica o geoquímica del carbono, esta disciplina trata cuestiones como el origen químico de la vida sobre la Tierra, las alteraciones de la corteza terrestre, la hidrosfera y la atmósfera como consecuencia de los procesos biológicos, así como la incorporación de los materiales de origen orgánico procedentes de seres vivos a los suelos y a las rocas. De hecho, la vida en la Tierra está constituida por una amplísima variedad de moléculas de carbono, fundamentalmente englobadas en grupos como los carbohidratos, los lípidos, las proteínas y los ácidos nucleicos. Por otra parte, el ciclo del carbono determina el flujo de este elemento químico en sus diferentes estados, en forma de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera o bien disuelto en el océano y en las...

Ciclo biogeoquímico

Los ciclos biogeoquímicos comprenden el conjunto de transformaciones que sufren los elementos químicos implicados en los procesos vitales, en su transición del medio inerte, o abiótico, a los seres vivos, el medio biótico, y de ellos de nuevo al entorno carente de actividad biológica. El primero de dichos ciclos es el del carbono, elemento esencial para los procesos vitales, ya que forma parte de los principales grupos de compuestos orgánicos, es decir, constitutivos de la vida: carbohidratos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos. Junto a estos compuestos, el carbono está también presente en la naturaleza formando otras combinaciones, como el dióxido de carbono atmosférico o los carbonatos disueltos en aguas tanto saladas como dulces o existentes en numerosos minerales de la corteza terrestre. El flujo entre estas diversas presencias de este elemento, fundamental para la consecución de los procesos vitales, es el ciclo biogeoquímico del carbono. Transformaciones análogas...

Dinosaurio

Los dinosaurios conforman un grupo de reptiles prehistóricos dominantes en el medio terrestre en la era mesozoica, que se extendió desde hace aproximadamente 225 millones de años hasta hace unos 65 millones de años, tras lo cual se extinguieron. Etimológicamente el término deriva del griego deinos, grande, temible, y sauroi, lagarto, denominación que se aplicó a los dinosaurios por las gigantescas proporciones que alcanzaron algunos de ellos, considerados como los mayores animales terrestres que han existido. Desde el punto de vista taxonómico los dinosaurios forman parte del grupo de reptiles denominado arcosaurios, dentro del cual también se incluyen otras líneas evolutivas de este tipo de animales, como los pterodáctilos, voladores, y los ictiosaurios y plesiosaurios, acuáticos. De hecho, en el imaginario popular estos reptiles también se consideran comúnmente dinosaurios, aunque en el plano sistemático no lo son. Aunque durante mucho tiempo se creyó que los dinosaurios...

Ecosistema

Unidades integradas en el medio natural por el conjunto de seres vivos que habitan en ellas, los factores bióticos, y por las múltiples manifestaciones de la materia inerte, los factores abióticos, así como la compleja red de interrelaciones que se establece entre todos ellos, constituyen los ecosistemas. Se trata de elementos dinámicos que conforman la base para el estudio de las ciencias ambientales. En una ordenación jerárquica, los ecosistemas que alcanzan una extensión geográfica suficiente a nivel planetario son los biomas, es decir, el conjunto de factores bióticos y abióticos de la pluvisilva, el desierto, el pastizal, la taiga o la tundra, en este caso diferenciados en virtud de criterios predominantemente climáticos. Por su parte el conjunto de los biomas conforma la biosfera, que podría considerarse como el ecosistema global del planeta. Las dimensiones de los ecosistemas varían dentro de amplísimos márgenes. Pueden considerarse como tales tanto un bosque de miles de...

El hombre y la biosfera

El ser humano ha evolucionado durante un lapso de tiempo que los hallazgos paleontológicos sucesivos hacen variar de continuo, ante el descubrimiento de restos fósiles de homínidos de cada vez mayor antigüedad. De cualquier modo, esta evolución se circunscribe a una fase de pocos millones de años, insignificante en comparación con los más de cuatro mil millones en los que se cifra la edad de la Tierra. Durante un largo periodo el hombre vivió en un nivel de equilibrio razonable con el resto de los organismos que componen la biosfera. Los organismos parásitos, las enfermedades y la mayor o menor dificultad para obtener alimentos mantenía a los primitivos humanos en niveles de población que se compensaban con los de los restantes seres vivos. Hace más de diez mil años, el ser humano comenzó a cultivar plantas y a desarrollar estrategias de caza y pastoreo que lo colocarían a la cabeza del sistema de redes tróficas. Pronto comenzó a interferir con el medio en el que habitaba en...

Hipótesis Gaia

Teoría basada en un modelo planetario en virtud del cual la Tierra, en unión de los seres vivos que habitan en ella, conforma un sistema autorregulado en el que es la propia vida la que va modificando y corrigiendo las condiciones ambientales para asegurar su perdurabilidad. El modelo fue creado a finales de la década de 1960 por el químico británico James Lovelock y la bióloga estadounidense Lynn Margulis, que le dieron ese nombre en alusión a la mitológica diosa griega de la Tierra, Gaia o Gea, garante de la continuidad de la vida. La gestación de esta hipótesis obedecía en origen a criterios empleados en cibernética en función de los cuales los elementos vivos que integran la biosfera, es decir, los factores bióticos, interactúan entre sí y también con los inertes, los abióticos, que conforman los medios terrestre, oceánico y atmosférico. Estas interrelaciones definen continuos ciclos de retroalimentación que se orientan en la línea evolutiva para lograr las condiciones óptimas...

La biosfera

Desde su origen, la Tierra ha pasado por diferentes estados físicos. La masa de gases incandescentes inicial pasó a formar un globo rocoso sobre cuya superficie se alternan mares y tierras emergidas. Alrededor se engendró una envoltura de gases, en su mayor parte nitrógeno molecular, gases sulfurados, dióxido de carbono y vapor de agua. En este estado, previo al desarrollo de formas de vida, la Tierra presentaba una conformación y una composición exclusivamente integradas por compuestos inorgánicos. Este concepto se ha dado en llamar geosfera y en él cabe distinguir partes diferenciadas: la litosfera, constituida por los suelos que forman la corteza terrestre; la hidrosfera, que comprende el conjunto de masas acuosas marinas, fluviales y lacustres, y la atmósfera, integrada por los gases que rodean al planeta. En este medio, hace millones de años, la acción continuada de la radiación solar determinó el desarrollo de una serie de procesos químicos y físicos que alentaron el...

Los procesos biogeoquímicos

A lo largo de la evolución de nuestro planeta la química de la superficie terrestre y de las aguas marinas y las capas bajas de la atmósfera ha experimentado importantes cambios. Es en ese entorno en el que se encuadra la biosfera, en la cual se localizan todas las formas de vida existentes en la Tierra. Estos cambios se han producido de manera paulatina, por lo que las distintas formas de vida animal y vegetal se han adaptado con mayor o menor dificultad a los procesos biogeoquímicos asociados. En tiempos recientes, la química terrestre ha experimentado cambios de gran alcance a una gran velocidad, impulsados por el vertiginoso crecimiento demográfico humano y el correspondiente aumento en el consumo de recursos alimentarios y energéticos. En este marco se encuadra la biogeoquímica. Esta disciplina, constituida como rama de la química y la geología a partir de los estudios del ruso Vladímir Vernadsky en la década de 1920, ha adquirido en los últimos años una especial importancia...

Sinecología

Rama de las ciencias ambientales que se encarga del estudio de las comunidades de organismos vivos y de las relaciones que se establecen en su seno. También se conoce como biocenología, ecología de comunidades o biosociología. En primera instancia los trabajos sinecológicos, iniciados a principios del siglo XX, se fundamentaron sobre criterios esencialmente descriptivos, con especificación de cuáles eran los integrantes de cada comunidad ecológica, cuál era su abundancia, su distribución, etc. La sinecología resultó, pues, determinante para la distinción de las peculiaridades biológicas de los diferentes biomas terrestres y acuáticos, como desiertos, sabanas, selvas, lagos, ríos u océanos. En una etapa posterior de su evolución como disciplina integrada en el marco de la ecología se fueron incorporando elementos de análisis dinámico, que se centraban más en el conocimiento de las relaciones instauradas entre los diferentes organismos vegetales o animales, y entre ellos y los...

Taxonomía

La taxonomía, también designada como sistemática, es la ciencia biológica de la clasificación. Su ámbito de acción se centra en el establecimiento de unidades que definen grupos ordenados jerárquicamente, a los que se denomina taxones o taxa, cada uno de los cuales comprende varios grupos de rango inferior. En el marco genérico de la taxonomía quedan englobadas ramas que pueden considerarse subordinadas como la nomenclatura, específicamente destinada a la asignación de un nombre exacto e inconfundible a cada especie; y la filogenia, o filogénesis, que se ocupa de que la clasificación de los seres vivos se ajuste a las líneas marcadas por la evolución. La progresión de las ciencias biológicas ha determinado la utilización de diversos criterios para la ordenación sistemática de los seres vivos. En primera instancia tales criterios eran más o menos arbitrarios y se limitaban a diferenciar grupos de especies animales y vegetales en función de sus formas externas, por ejemplo, los de...

Vegetales y animales en la biosfera

A pesar de su enorme diversidad, los organismos vivos presentan una serie de rasgos identificativos que los distinguen de los objetos inanimados. Entre ellos se cuentan un determinado tipo de organización estructural, el metabolismo autorregulado, la capacidad de crecimiento y de desplazamiento, la de reaccionar a los estímulos externos y la de reproducirse. Todos estos rasgos definen una ingente diversidad de especies que en su globalidad forman, junto con el entorno en el que habitan, la biosfera. En la ordenación sistemática de los seres vivos, los biólogos diferencian una serie de grandes grupos a los que se aplica la categoría de reinos. Aunque las clasificaciones varían según los casos y existen varias diferenciaciones de reinos en las distintas corrientes que se dedican al estudio de la biología, a grandes rasgos los organismos vivos se diferencian en bacterias, protistas, hongos, plantas y animales. Los tres primeros se establecen en virtud de ciertas peculiaridades...

Zoogeografía

La zoogeografía es la ciencia que estudia la distribución geográfica de las especies animales sobre la Tierra. Los biólogos de esta especialidad establecen las distintas regiones basándose en criterios geográficos, climáticos y geológicos, así como en el estudio de la historia evolutiva de los animales y de las relaciones entre ellos. En este contexto, la presencia de un animal en un determinado lugar de la Tierra responde a causas históricas, ecológicas y de genética de poblaciones. Los zoogeógrafos definen siete dominios o regiones faunísticas terrestres, la mayor parte de los cuales coinciden con masas continentales separadas de otras regiones por barreras climáticas y topográficas, esto es, océanos, cadenas montañosas o desiertos, si bien, en muchos casos, existen entre unas y otras amplias zonas de transición. Hoy día se acepta universalmente la subdivisión de los continentes en las siguientes regiones:. Neoártica. Norteamérica y Groenlandia. Paleártica. Europa, norte de...