15 artículos

Boratos

Minerales que incluyen en su composición el anión (BO3)3-. Este mismo anión puede asociarse con silicatos para dar lugar a borosilicatos, como las turmalinas. El borato sódico, conocido también como bórax, es el más importante de los boratos. Se presenta como un polvo blanco que, dependiendo de la temperatura, cristaliza en dos modos diferentes. A bajas temperaturas da lugar a bórax prismático o bórax ordinario; mientras que a temperaturas elevadas lo que se genera es bórax octaédrico. El borato sódico fundido posee la propiedad de disolver metales, gracias a la cual se emplea en la fabricación de esmaltes y como medio de análisis químico, puesto que en el proceso de disolución forma perlas de diferentes colores en función del tipo de metal. El borato de calcio es un polvo blanco e insoluble en agua que se obtiene al tratar bórax con cloruro de calcio. Se emplea en medicina como antiséptico y astringente. El borato de plomo es un compuesto denso, de color amarillento, que se...

Carbonatos

Minerales que incluyen en su composición el anión (CO3)2-. Éste es la base alrededor de la que se estructuran los carbonatos y es responsable de buena parte de sus propiedades. Los aniones (CO3)2- poseen forma triangular, con el átomo de carbono en el centro y los tres oxígenos en los vértices de un triángulo equilátero, unidos mediante fuertes enlaces. Los carbonatos se dividen en tres grupos: el de la calcita (carbonato cálcico perteneciente al sistema hexagonal), el del aragonito (carbonato cálcico del sistema rómbico) y el de la dolomita (mezcla de carbonato magnésico y carbonato cálcico). Estos minerales se encuentran en depósitos marinos donde, con el transcurso del tiempo, se han ido acumulado grandes cantidades de restos orgánicos. También aparecen en yacimientos evaporíticos y en regiones kársticas, en las que la progresiva disolución de los carbonatos por el agua, y su posterior precipitación, conduce a la formación de intrincados sistemas de cuevas.

Elemento nativo (mineral)

Minerales compuestos por un único elemento, en cuyo caso la fórmula química se limita al elemento en cuestión: Au (oro), Ag (plata), o C (carbón), por ejemplo. Poco frecuentes, lo común en la naturaleza es que los minerales se compongan de varios elementos asociados. Los elementos que pueden aparecer en forma nativa, o casi nativa, son unos veinte, divididos en tres grupos: metales, semimetales y no metales. Los metales nativos se dividen a su vez en tres grupos: el del oro, formado por el oro, la plata, el cobre y el plomo; el grupo del platino, compuesto por el platino, el paladio, el iridio y el osmio; y por último, el grupo del hierro, integrado por el hierro y el hierro-níquel. Los metales del grupo del oro comparten tanto estructura como propiedades químicas y físicas. Entre estas últimas cabe destacar la baja dureza, la ductilidad, la maleabilidad y, en los casos del oro, la plata y el cobre, las elevadas conductividades eléctrica y térmica. Los elementos del grupo del...

Facies metamórfica

Los minerales que se forman durante los procesos metamórficos suelen constituir asociaciones, dando lugar a las llamadas facies metamórficas. Ejemplos de facies son las zeolitas, las anfibolitas y las granulitos, cada una de ellas característica de las condiciones de presión y temperatura en que los nuevos minerales se mantienen estables. Además, las facies aparecen en forma gradual, a medida que van evolucionando las condiciones físicas y químicas a que se ve sometida la roca original. Por ejemplo, una roca sedimentaria que experimente un incremento leve de temperatura y presión recristalizará para dar lugar a rocas de la facies de las zeolitas. Si la temperatura y la presión aumentan todavía más, se da la facies del esquisto verde. Un nuevo endurecimiento de las condiciones produce rocas de la facies de la epidota-anfibolita; un endurecimiento mayor genera la facies de la anfibolita, y, en condiciones extremas de temperatura y presión, se da la facies de la granulita. Cualquier...

Fosfatos

Minerales formados a partir del ácido fosfórico. Este grupo abarca una gran diversidad de minerales, si bien la mayoría de ellos son bastante raros; los más comunes son los ortofosfatos, que contienen en su composición el anión (PO4)3-. Los fosfatos poseen una notable importancia dado que son la principal fuente de obtención de fósforo. Una de sus principales aplicaciones es la de fertilizantes agrícolas. El fosfato cálcico es uno de los más abundantes en la naturaleza. El más importante es el tricálcico, en su variedad apatito: Ca5(PO4)3. Posee la particularidad de no disolverse en agua, pero mediante absorción de anhídrido carbónico se transforma lentamente en fosfato bicálcico, que las plantas pueden aprovechar, por lo que resulta muy útil como fertilizante. El fosfato amónico aparece en el guano y se emplea a su vez como abono químico. Puede producirse industrialmente mediante la cristalización de fosfato disódico y cloruro amónico. De los tres fosfatos sódicos existentes, el...

Halogenuros

Minerales formados por la asociación de metales con elementos del grupo químico VII o de los halógenos. Los elementos halógenos son el flúor, el cloro, el bromo, el yodo y el astato, presentándose en estos minerales en forma de iones F−, Cl−, Br−, I− y At−. Su nombre proviene de la palabra griega halos, que significa sal, y de hecho, numerosas sales son halogenuros. Algunos de los halogenuros más comunes son la sal común, o sal gema (cloruro sódico); la silvina (cloruro potásico), que al igual que el ejemplo anterior aparece en depósitos sedimentarios; y la fluorita (fluoruro cálcico). Los halogenuros se emplean en la fabricación de las lámparas de descarga de alta intensidad, empleadas para el alumbrado público, y que poseen una mayor eficiencia energética que las de vapor de mercurio.

Hidróxidos

Minerales que incluyen en su composición oxígeno en forma de grupos iónicos hidroxilo: (OH)-. Los átomos de los hidróxidos poseen uniones más débiles que las de los óxidos. Al mismo tiempo, su dureza y densidad son también inferiores. Se forman a bajas temperaturas y en dominios donde existe presencia de agua, como pueden ser vías de circulación de aguas hidrotermales. Ejemplos de hidróxidos son la limonita (hidróxido de hierro), la casiterita (hidróxido de estaño), y la bauxita (hidróxido de aluminio), consistente en una combinación de diásporo, boehmita, gibsita y óxidos de hierro.

Mineral

Como mineral se entiende un compuesto sólido, homogéneo, originado de forma natural a través de diversos procesos geoquímicos. Posee una composición química definida y una estructura atómica ordenada. Dado que tiene una composición definida, es posible representarlo mediante una fórmula química específica. A menudo en diferentes procesos industriales, así como en la joyería, se recurre al uso de minerales sintéticos, o lo que es lo mismo, fabricados por el hombre en el laboratorio o la industria. Aunque el aspecto y propiedades de tales productos sintéticos sean en ocasiones muy próximos a los de los verdaderos minerales, se diferencian de éstos en un aspecto fundamental: no tienen un origen natural, no forman parte de la corteza terrestre y, por tanto, no serán aquí objeto de atención. Es importante aclarar la diferencia existente entre minerales y rocas. Como ya se ha dicho, un mineral es un cuerpo homogéneo, es decir, formado por una única sustancia sólida. Por el contrario,...

Nitratos

Minerales que incluyen en su composición el anión (NO3)-. Este posee una estructura similar a la del anión (CO3)2-, propio de los carbonatos, por lo que ambas familias de minerales comparten características similares, si bien los enlaces del anión (NO3)- son más fuertes que los del (CO3)2-, por lo que, por ejemplo, los nitratos poseen una mayor resistencia al ataque con ácidos que los carbonatos. Los nitratos pueden formarse en la naturaleza mediante descomposición de compuestos nitrogenados, como las proteínas, proceso que da lugar a amoniaco. A continuación éste se oxida, generándose ácido nítrico, el cual es capaz de atacar una base, habitualmente un carbonato, obteniéndose como resultado un nitrato. También sucede que las descargas eléctricas producidas en la atmósfera, los rayos, generan óxidos de nitrógeno, a partir de los gases oxígeno y nitrógeno atmosféricos. Estos óxidos, en contacto con la humedad atmosférica y la lluvia, se transforman en ácido nítrico. Cuando éste se...

Silicatos

Minerales obtenidos por la sustitución parcial o total del hidrógeno de un ácido silícico o polisilícico por otros átomos; los más habituales son el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio, el aluminio y el hierro. La base estructural de los silicatos es el anión (SiO4)4-, el cual posee una estructura de tetraedro, con el átomo de silicio en el centro y los de oxígeno en los vértices. Las diferentes formas en que los tetraedros de silicio se unen entre sí dan lugar a los distintos tipos de silicatos. En los nesosilicatos los tetraedros aparecen de forma independiente, como sucede en el olivino. En los sorosilicatos los tetraedros se agrupan de dos en dos, formando el anión (Si2O7)6− como, por ejemplo, en el epidoto. En los ciclosilicatos los tetraedros se agrupan constituyendo anillos; un ejemplo de esto es la turmalina. En los inosilicatos, aparecen cadenas sencillas de tetraedros, como sucede en el piroxeno, o bien dobles. Los filosolicatos son aquellos en los que los...

Sistema cristalino

Todos los minerales cuentan con una forma elemental, de las cuales sólo existen siete y todas ellas son paralelepípedos. Estas formas determinan los llamados siete sistemas cristalinos: cúbico, tetragonal, hexagonal, romboédrico (en realidad un subtipo de hexagonal), ortorrómbico, monoclínico y triclínico. Los átomos que componen los minerales pueden situarse en los vértices de estas formas elementales, en su centro o en el centro de sus caras. Una forma cristalina elemental repetida, prolongada en las tres dimensiones, define una red cristalina, la cual da lugar al aspecto final, macroscópico, del mineral. Cada sistema cristalino puede generar redes cristalinas diferentes, dependiendo del modo en que se dispongan los átomos dentro de la forma elemental. Por ejemplo, en el sistema cúbico la forma elemental es un cubo. Dentro de este cubo los átomos se sitúan de tres posibles modos, con lo que generan tres redes distintas: simple, centrada y centrada en las caras. En la red cúbica...

Sulfatos

Minerales que incluyen en su composición el anión (SO4)2-. Se forman por combinación de ácido sulfúrico con un radical metálico u orgánico. Se dividen en dos clases: los sulfatos anhidros y los básicos o hidratados, entre las cuales abarcan más de 130 especies diferentes. El sulfato de calcio es uno de los más habituales en la naturaleza. Cuando aparece puro es conocido como anhidrita, pero lo más frecuente es que se dé combinado con dos moléculas de agua, recibiendo, en ese caso, el nombre de yeso o alabastro, cuando éste se presenta en grandes masas compactas de fractura granulosa. El yeso posee aplicación en el ámbito de la construcción. El sulfato de bario, también conocido como baritina, es otro de los sulfatos más importantes. Cuando se obtiene de modo sintético, a partir de una sal soluble de bario y ácido sulfúrico, recibe el nombre de blanco fijo. Se utiliza en la fabricación de pigmentos, en combinación con sulfato de plomo, puesto que su color blanco no se ennegrece en...

Sulfuros

Minerales constituidos por azufre asociado con algún elemento metálico. Revisten enorme importancia dado que gran cantidad de las menas metálicas se presentan como sulfuros, por lo que estos minerales constituyen una notable fuente de obtención de metales. La inhalación o ingestión de sulfuros resulta tóxica, en especial cuando los iones metálicos que contienen lo son a su vez. En contacto con ácidos, muchos de ellos desprenden sulfuro de hidrógeno. Generalmente son opacos y poseen colores característicos, tanto en su forma sólida y compacta como en polvo. Ciertas variedades, como el cinabrio y el rejalgar, tienen altos índices de refracción. Atendiendo a su estructura, son pocos los rasgos en común que comparten todos los sulfuros. Pueden encontrarse en ellos tanto enlaces iónicos como covalentes, además de algunos de tipo metálico, de los que son evidencia las propiedades metálicas de estos minerales. Ejemplos notables de sulfuros son la pirita, un bisulfuro de hierro; la...

Sustancia orgánica (mineral)

Minerales derivados de sustancias de origen orgánico en cuyo desarrollo intervienen procesos geológicos. Se incluyen en este grupo oxalatos, citratos, cianatos, acetatos e hidrocarburos, entre otros. Un ejemplo de mineral orgánico lo constituye el ámbar, una resina vegetal proveniente de coníferas y que tras un proceso de fosilización se transforma en una sustancia dura, liviana y quebradiza que se clasifica como piedra preciosa.

Óxidos

Minerales caracterizados por incluir oxígeno en su composición, combinado con uno o varios metales, en función de lo cual pueden dividirse en dos grupos: los simples y los múltiples, respectivamente. Las proporciones en que el metal y el oxígeno pueden aparecer son diversas y quedan plasmadas en la fórmula química del mineral. Si O representa al oxígeno y X a un metal genérico, se pueden dar las combinaciones XO, X2O, X2O3, etc. En el caso de los óxidos múltiples, con, por ejemplo, los metales X e Y, la fórmula que adoptan es del tipo XY2O4. Los átomos de los óxidos se hallan unidos mediante enlaces iónicos, por lo que sus uniones son fuertes. Entre sus propiedades destacan una dureza y densidad altas. Acostumbran a aparecer en la naturaleza en pequeñas acumulaciones en rocas tanto ígneas como metamórficas. También pueden hallarse en rocas sedimentarias, en forma de granos antiguos de formación anterior a la de las rocas. Ejemplos de óxidos son la magnetita (óxido férrico); el...