20 artículos

Empleo de la letra b

En la lengua española se escriben con la letra b:. El empleo de las letras b o v permite distinguir palabras –homófonas–. Por ejemplo, baca (`portaequipajes de un automóvil´) y vaca (`hembra del toro´).

Empleo de la letra c

En la lengua española la letra c representa dos fonemas distintos: oclusivo velar sordo y fricativo interdental sordo. El primero se halla en posición final de sílaba o palabra; ante las vocales a, o, u; y ante consonante. Por ejemplo, pacto, cama, cosa, cuna, recto, clima. El segundo está presente ante las vocales e, i. Por ejemplo, pecera, cielo. Como la letra z, en caso de seseo representa al sonido correspondiente a la s. Se escriben con la letra c:.

Empleo de la letra g

En la lengua española la letra g representa a dos fonemas distintos: velar sonoro, ante consonante y ante las vocales a, o, u; y velar sordo, ante las vocales e, i. Este último fonema también es representado por la letra j. En general, se escriben con la letra g:.

Empleo de la letra h

En la lengua española se escriben con la letra h:. Así, se distinguen palabras homófonas. Por ejemplo, hecho (verbo hacer) y echo (verbo echar); ha (verbo hacer) y a (preposición); aya (sustantivo), y haya (verbo haber) y halla (verbo hallar).

Empleo de la letra j

En la lengua española la letra j representa el fonema fricativo velar sordo, ante vocal o en final de palabra. Por ejemplo, jamón, jersey, jirafa, jota, julio, reloj. En general, se escriben con la letra j:.

Empleo de la letra k

En la lengua española la letra k representa el fonema oclusivo velar sordo, presente, por ejemplo, en kilómetro. Se escriben con la letra k las palabras procedentes de otros idiomas en las que se ha procurado respetar la ortografía originaria. Por ejemplo, kiwi, kurdo. Muchos de estos vocablos se pueden escribir también con qu o c. Por ejemplo, curdo.

Empleo de la letra m

En la lengua española se escribe con la letra m:.

Empleo de la letra q

En la lengua española la letra q representa el fonema oclusivo velar sordo, agrupada con la letra u (que no se pronuncia). Por ejemplo, quinqué. Se escribe con qu:.

Empleo de la letra r

En la lengua española la letra r representa dos fonemas diferentes: vibrante simple y vibrante múltiple. El primero está presente en final de sílaba, en posición intervocálica y en los grupos consonánticos br, cr, dr, fr, gr, kr, pr y tr; mientras que el segundo se halla después de una consonante perteneciente a otra sílaba y en posición inicial de palabra. En la lengua española se escriben con la letra r:.

Empleo de la letra v

En la lengua española se escriben con la letra v:. El empleo de las letras v o b permite distinguir palabras –homófonas–. Por ejemplo, votar (`emitir un voto´) y botar (`dar saltos´).

Empleo de la letra x

En la lengua española se escriben con la letra x:.

Empleo de la letra y

En la lengua española la letra y representa el fonema vocálico i –por ejemplo, muy– y el fonema consonántico palatal sonoro –por ejemplo, aya–. El empleo del dígrafo ll o de la letra y permite distinguir palabras –homófonas–. Por ejemplo, cayado (`bastón´) y callado (verbo callar). Se escriben con la letra y:. Sin embargo, existen excepciones, como bonsái, saharaui. Cuando la siguiente palabra comienza por el fonema vocálico i, la conjunción y se convierte en e, excepto cuando dicho fonema forma parte de un diptongo. Por ejemplo, monasterios e iglesias, padre e hija. Sin embargo, agua y hielo.

Empleo de la letra z

En la lengua española la letra z representa el fonema fricativo interdental sordo, aunque también el sonido correspondiente a la letra s (en caso de seseo). Se escribe la letra z:.

Empleo de las letras mayúsculas

En la lengua española se escriben con letra mayúscula:. Por ejemplo: Ana, Platero; García, los Borbones; La Habana, Italia, Sierra Madre, Danubio, Ciudad de Buenos Aires; el planeta Tierra, la Osa Mayor, el Sol; Géminis; Día de la Constitución, Navidad; Dios, Apolo; Carmelitas Descalzas; Citroen. En cambio, por ejemplo: un picasso, un jerez, la cordillera de Los Andes, era tierra de secano, los rayos del sol apenas calentaban. En cambio, al aludir a la dirección u orientación correspondiente a estos puntos, se escriben con letra inicial minúscula. Por ejemplo: el sur de la localidad. En cambio, es recomendable escribir en minúscula la letra inicial de los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año. Por ejemplo: viernes, junio, primavera. En la lengua española las letras mayúsculas deben llevar tilde si así lo exigen las reglas de acentuación. Además, en las palabras que comienzan con un dígrafo (ll, ch, gu y qu ante e, i) solo se escribe con...

Empleo del dígrafo ll

En la lengua española se escriben con el dígrafo ll, representante del fonema lateral palatal, presente, por ejemplo, en la palabra calle:. El empleo del dígrafo ll o de la letra y permite distinguir palabras –homófonas–. Por ejemplo, rallar (`desmenuzar un alimento´) y rayar (`pintar una raya o línea´).

Empleo del dígrafo rr

En la lengua española se escriben con el dígrafo rr, representante del fonema vibrante múltiple presente en palabras como parra o cerro:.

La ortografía

La primera Ortographia de la lengua castellana se publicó en 1741 por la Real Academia Española. Se trataba de un compendio de propuestas y consejos ortográficos que el pueblo aceptó y asimiló. Casi un siglo después, en 1844, se oficializaron las normas de la Academia, a partir de un Real Decreto de la reina Isabel II, llegándolas a imponer como materia en las escuelas. Con el tiempo, esta normativa fue aceptándose fuera de España y poco a poco en América se asumieron las normas ortográficas que se proponían desde las tierras ibéricas. Se universalizó así el mismo sistema normativo ortográfico para todos los hispanohablantes. El modelo ideal de ortografía sería aquel que contemplara una sola letra para cada fonema. Sin embargo, por motivos históricos, dialectales o de otra índole, esto no sucede en casi ninguna lengua, aunque el español es la que más fidelidad guarda entre grafías y fonemas. La intención de la Academia es unificar criterios básicos y elementales que aportan a la...

Problemas de ortografía

La ortografía es la rama de la gramática que establece las normas para la correcta escritura de la lengua. En el caso del español, la Real Academia Española (RAE) es la institución encargada de establecer dichas reglas: acentuación, puntuación, el uso de letras mayúsculas, abreviaturas y el empleo de diversas grafías, por ejemplo, las que se corresponden con un mismo fonema, entre otras. Su importancia radica en que permite escribir correctamente la lengua, además de posibilitar, entre otros aspectos, comprender el significado y el sentido de los textos, y distinguir palabras. Aunque generalmente no es necesario aprenderse de memoria las reglas ortográficas, es conveniente conocer los problemas más habituales para evitar una incorrecta utilización de la lengua y los equívocos que de ello resultarían. Éstas son algunas de las reglas ortográficas más importantes de la lengua española y algunas de las que mayores problemas dan:.

Reglas de acentuación

En la lengua española todas las palabras se acentúan –acento prosódico–, es decir, al pronunciar, el mayor golpe de voz siempre recae sobre una de sus sílabas (sílaba tónica); las demás, son átonas. Sin embargo, no todas llevan tilde o acento ortográfico. La acentuación es importante, porque permite distinguir palabras. Por ejemplo, célebre, celebre, celebré. Un diptongo es la unión de dos vocales dentro de una misma sílaba. Pueden ser dos vocales cerradas o débiles (i, u) o una vocal abierta o fuerte (a, e, o) y una débil, o al revés; en cualquier caso, siempre debe existir, al menos, una vocal débil. Los diptongos siguen las reglas generales de acentuación. Por ejemplo, camión lleva tilde porque es aguda acabada en -n; mientras que piano no la lleva porque es llana terminada en vocal. Un triptongo es la unión de tres vocales (combinación de una vocal abierta, situada en el centro, y dos cerradas, ubicadas en los extremos) dentro de una misma sílaba. Siguen las reglas generales...

Reglas de puntuación

La puntuación de los textos escritos es la reproducción de la entonación de la lengua oral. Es importante porque determina la correcta expresión de dichos mensajes, facilita su comprensión, permite su adecuada interpretación, evita la ambigüedad de los mismos y organiza los distintos elementos del discurso. En la lengua española existen distintos signos de puntuación: coma, punto, punto y coma, dos puntos, puntos suspensivos, signos de interrogación, signos de exclamación, paréntesis, corchetes, raya y comillas. Reglas generales de puntuación:. La coma (,) expresa una pausa breve en el discurso y se emplea en los siguientes casos:. Por ejemplo: Descubrieron una escultura de Minerva, diosa de la sabiduría. Nuestra expedición, que partió ayer, llegará a América dentro de dos semanas. Por ejemplo: Estaba muy nublado, sin embargo, no llovió. En cambio, hizo frío. GÓMEZ, José María. Escritorio, elementos de. Es incorrecto el empleo de la coma si separa el sujeto del predicado del...