Doctrina Monroe

    Conjunto de principios establecidos en 1823 por el presidente de los Estados Unidos James Monroe referentes a la política exterior de su país con respecto a las actuaciones de potencias extranjeras en el continente americano. Con el paso del tiempo, la doctrina Monroe se ha visto más como la justificación de Estados Unidos para intervenir libremente en los asuntos internos de las naciones latinoamericanas.

    El 2 de diciembre de 1823, en su discurso anual al Congreso, el presidente republicano, James Monroe (1816-1824), dio a conocer una doctrina para el conjunto de América en la que se establecían los siguientes puntos: que las naciones americanas eran independientes y no podían ser colonizadas por ningún país europeo; que el sistema de gobierno más propio para el continente era la república y no la monarquía; que los Estados Unidos era el garante y el protector de las nuevas naciones independientes (la inmensa mayoría ex colonias españolas); y que Estados Unidos no intervendría en los asuntos europeos. Todo esto en un momento en que España intentaba recuperar parte de sus posesiones americanas, que Rusia mantenía una importante presencia en Alaska y que los británicos se encontraban asentados en Canadá.

    En un principio, las ideas de Monroe no contaron con una gran repercusión ni nacional ni internacional, pero con el paso de los años se elevaron a la categoría de principios y pasó a ser conocida como “Doctrina Monroe”. En 1840, el presidente Tyler la esgrimió contra franceses e ingleses que querían impedir la anexión de Texas a Estados Unidos. En 1847, el primer mandatario James Knox Polk la utilizó para justificar la expansión territorial de los Estados Unidos a costa de México. Tras el paréntesis de la guerra civil americana (1861-1865), la Doctrina Monroe se empleó con asiduidad en la década de 1870 y 1880. Un paso más lo dio el presidente Theodore Roosevelt, en 1904, cuando adujo que su país podía inmiscuirse en los asuntos de cualquier nación latinoamericana si actuaba incorrectamente en política interior o exterior. De esta manera, mandatarios como William Howard Taft (1909-1913) y Thomas Woodrow Wilson (1913-1921) actuaron militarmente en países caribeños, como la República Dominicana, y centroamericanos, como Nicaragua.

    Durante la Guerra Fría, la Doctrina Monroe también sirvió para emprender acciones contra el comunismo y apoyar dictaduras y regímenes militares en países como Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Chile, Panamá o Granada, entre otros.