Gran Colombia

    Mapa de la Gran Colombia.

    Entidad política creada por Simón Bolívar en 1819 y que llegó a abarcar las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá. El nuevo país creció bajo el signo de la inestabilidad, pues a la guerra que se mantenía contra España se unieron las luchas internas por el poder y los diferentes proyectos políticos de sus principales líderes militares. Finalmente, la Gran Colombia se desintegró en 1830.

    El 7 de agosto de 1819, las tropas de Simón Bolívar derrotaban a las españolas en la batalla de Bocayá, lo que decidió el curso de la guerra en el virreinato de Nueva Granada y permitió a Bolívar entrar triunfalmente en Santa Fe de Bogotá. En diciembre de ese año, el Libertador proclamó la República de la Gran Colombia, siendo él mismo designado presidente, y su subordinado, Francisco de Paula Santander, vicepresidente. Pero la guerra continuaba y las tropas de Bolívar se dirigieron hacia Venezuela, donde derrotaron a los españoles en la batalla de Carabobo (24 junio de 1821). De esta manera, el territorio venezolano quedó asegurado, aunque algunas plazas resistieron en manos españolas hasta 1823.

    En septiembre de 1821, la naciente República adoptó una constitución, de corte unitario, centralista y presidencialista, que provocó innumerables problemas y tensiones entre los distintos territorios de la Gran Colombia. Entre tanto, Bolívar envió al sur al general Antonio José de Sucre para asegurar el dominio de Ecuador. El enfrentamiento definitivo tuvo lugar en la batalla de Pichincha (24 mayo de 1822) que significó una nueva derrota española y la integración de la antigua Audiencia de Quito en la Gran Colombia. Al conocer este triunfo, Bolívar viajó hasta Guayaquil donde se entrevistó con el general San Martín, al que prometió su ayuda militar para acabar con la presencia española en el virreinato peruano. Así, en septiembre de 1823, Bolívar desembarcó en el puerto de El Callao y entró poco después en Lima. Al frente del ejército y acompañado de Sucre, venció a las tropas españolas en la batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824), lo que significó el derrumbe total de la presencia española en América del Sur. Bolívar permaneció en Perú hasta 1826 intentando fundar un gran sueño: la Confederación de los Andes, que uniría la Gran Colombia, Perú y Bolivia.

    Paralelamente, en Colombia se reunió el primer congreso legislativo (abril de 1823) para reorganizar la naciente República, sumida en la ruina económica por el esfuerzo bélico y las deudas. Pero las tensiones políticas se dejaron sentir muy pronto, pues los representantes de Caracas comenzaron a protestar por el centralismo bogotano. Así, en 1825, estalló una primera rebelión venezolana canalizada por el general José Antonio Páez. Este hecho obligó a Bolívar a emprender el regreso a Colombia (noviembre de 1826), reasumió la presidencia y sometió a Páez. Poco después, presentó su proyecto de Confederación de los Andes, que fue rechazado, al mismo tiempo que sus diferencias políticas con el vicepresidente Francisco de Paula Santander aumentaban cada vez más.

    En 1827, crecieron las tensiones en la Gran Colombia por los intentos peruanos de conquistar el sur del territorio (Quito y Guayaquil) y la convocatoria de una convención, celebrada en abril de 1828, donde quedaron patentes las discrepancias políticas entre los partidarios de Santander (liberales) y los bolivarianos (centralistas). El fracaso de la convención fue absoluto, por lo que Bolívar asumió el poder ejecutivo y legislativo por medio del llamado Decreto orgánico (agosto de 1828), lo que provocó la rebelión de los liberales. Los más exaltados intentaron asesinar al Libertador, aunque fracasaron, lo que ocasionó que varios militares y civiles fueran condenados a muerte, incluido el propio Santander, aunque luego se le obligó a marchar al exilio. Poco después, los problemas con Perú desembocaron en una guerra entre ambas naciones. La derrota peruana en Portete de Tarqui (febrero de 1829) permitió la firma del tratado (septiembre de 1829) que fijaba la frontera sur entre la Gran Colombia y Perú.

    El año 1830 significó el fin de la Gran Colombia. El Consejo de Gobierno comenzó a elaborar un proyecto que establecía la instauración de la monarquía como forma de gobierno, con Bolívar como presidente vitalicio hasta su muerte, momento en el que le sustituiría un príncipe europeo. Sin embargo, este plan ocasionó la inmediata sublevación de varios generales y territorios contrarios a este plan. Caracas negó toda autoridad del gobierno colombiano y convocó un congreso, únicamente venezolano, inaugurado en mayo de 1830. En julio, José Antonio Páez era designado presidente del nuevo estado.

    Por su parte, Bolívar regresó a Bogotá (procedente de Guayaquil tras firmar la paz con Perú) y convocó un congreso constituyente (enero de 1830) para evitar la desintegración de la Gran Colombia. En abril, se aprobó una nueva constitución, se eligió presidente a Joaquín Mariano Mosquera, y Bolívar anunció su intención de abandonar el país. Pero estas medidas no evitaron que el general Juan José Flores se sublevara en Quito y se convocara un congreso constituyente, que aprobó una constitución ecuatoriana en septiembre de 1830. Entonces, en Colombia se sucedieron numerosos levantamientos a favor de Bolívar, pero el Libertador tenía su salud muy deteriorada y murió el 17 de noviembre de 1830.

    En 1831, se reunió una nueva convención en Bogotá que proclamó el nacimiento de la República de Nueva Granada. Un año más tarde, se aprobó otra carta magna, ocupando la presidencia Francisco de Paula Santander.