Almanzor

Almanzor (h. 940-1002), caudillo musulmán del califato de Córdoba que acaparó el poder militar y político durante el reinado de Hisham II (976-1009). Las numerosas batallas contra los reinos cristianos le dieron extraordinaria fama. Su nombre castellanizado es una traslación del árabe al-Mansur, “el victorioso”.

Muhammad ibn Abi Amir nació hacia el año 940, y según informan las crónicas realizó estudios en diversas materias y llegó ser un erudito en el Corán. Su matrimonio en 977 con la hija de un poderoso militar de la corte de al-Hakam II y sus primeras campañas para recuperar las posiciones que iban ganando los cristianos en las fronteras del Duero le situaron en buenas condiciones para participar en las intrigas palaciegas acaecidas a la muerte del rey.

Califato

Almanzor tuvo la habilidad de deshacerse de sus rivales, y durante la minoría de edad de Hisham II, ejerció el cargo de primer ministro y el poder absoluto en el califato de Córdoba. El éxito de su política expansiva le asentó en el poder.

En 981 comenzó una serie de incursiones en el norte peninsular. Logró controlar los puntos estratégicos de Gormaz y Medinaceli (Soria); tomó Zaragoza (982), Zamora y Astorga (984), Barcelona (985), Coimbra (987), Atienza, Osma (989), Santiago de Compostela (997), entre otras muchas poblaciones. Además intervino en la política de los reinos cristianos alimentando las disensiones internas.

Durante ese tiempo también tuvo que enfrentarse a conspiraciones, incluso en el propio núcleo familiar. Su posición se fue debilitando en los últimos años, y aunque trató de que la gloria militar le devolviera el poder absoluto, las alianzas entre los jefes cristianos habían fortalecido sus ejércitos.

Según las crónicas cristianas Almanzor fue derrotado en la batalla en Calatañazor (Soria), pero las crónicas árabes aseguran que murió en Medinaceli, el 6 de agosto de 1002, cuando regresaba enfermo de una de sus campañas. Su hijo Abd al-Malik intentó continuar la dinastía que Almanzor había intentado fundar.